Ensamble Pacífico: “Rosas y espinas” es la chirimia a favor de la mujer

El grupo musical Ensamble Pacífico comprometidos con el cambio social alrededor de No más violencia contra las mujeres, desarrolló un trabajo en asocio con los estudiantes de la Universidad Nacional, y lograron una campaña de alto impacto para socializar a partir de diferentes focos de comunicación.

Defiinitivamente los índices de violencia e intolereancia de género cada vez son mayores y no parece haber soluciones radicales. Por eso se ha trabajado en una campaña distinta y en donde se ha invitado a los jovenes a plasmar sus ideas en esta canción.

Los estudiantes de diplomado en comunicación de género de la Universidad Nacional de Colombia, decidió hacer todo su trabajo de investigación alrededor del tema y entrega, este jueves, el resultado de lo que será una campaña social que influya en el común denominador de hombres y mujeres.

Ensamble Pacifico nace de unos estudiantes del conservatorio y donde la mayoría de los integrantes se conocen gracias al grupo institucional conjunto de marimba y chirimía de la Universidad Nacional.  Cada integrante se fue sumando atraído por la misma motivación; tener  un proyecto  en donde las ideas, propuestas y emociones construyeran juntas una sola manifestación.

Es un grupo diverso en donde cada uno está vinculado a otros gustos  y formas de sentir la música.  Esto es lo que permite que siendo un proyecto joven se nutra de diferentes expresiones y experiencias de sus integrantes,  construyendo un concepto en donde la música tradicional colombiana se integra con diferentes expresiones de la música latina, preocupándose por entender la música como tradición y como espacio para proponer. Por eso  Ensamble Pacífico se define en palabras como: tradición, sentimientos, encuentro,  dedicación  y una experiencia  de  alegría por los sonidos de la vida.

La invitación es a escuchar la voz de todos los colombianos que se quieren sumar, aterrados por la indolencia y ausencia, a la consigna de NO MÁS VIOLENCIA, es hora de hablar y de participar activamente para que cese el irrespeto, el maltrato y la intolerancia.