Casillero del Diablo, el vino más antiguo de América Latina

Una de las tareas mentales más difícil de realizar es describir las sensaciones que experimentamos al probar un sabor en nuestra boca. Es una tarea un poco complicada porque debemos recordar sabores, compararlos mentalmente, asociarlos a momentos de nuestra vida, ese dulce ejercicio se llama ‘catación’ en los vinos. Se trata de encontrar un sabor que sea tan particular y único que lo podamos reconocer una y otra vez con facilidad una vez lo tenemos capturado en nuestra memoria.

Esa es la esencia del vino ‘Casillero del Diablo‘, uno de los vinos más antiguos de América Latina y que ha sobrepasado con éxito su propia región, llevando su tradición a remotos lugares del mundo que disfrutan de las cepas cuidadas en Chile, bajo la misma leyenda que construyó la marca: ‘el Diablo cuida de este vino y por eso sabe tan bueno’.

La historia de la famosa marca de vinos Chilena empieza en 1883 poco después de que su fundador, Don Melchor de Concha y Toro, un destacado político y empresario Chileno, fundara la famosa viña que lleva su apellido. Dice la leyenda de la marca que este empresario, en su afán por crear vinos de primera calidad, empezaría a traer cepas directamente desde la ciudad Francesa de Burdeos, no obstante, tan pronto como la viña empezara a producir sus primeros vinos, Don Melchor también empezaría a ser testigo de la misteriosa desaparición de sus más preciados licores. Lo que generaría la leyenda que hoy sostiene su indiscutible posición en el mercado, casi que privilegiada por obra del Diablo.

c93872abfb65799662ea018563797463

Sobre Casillero del Diablo

Don Melchor empezó a llevar su imaginación a los periódicos y a su propia plantación, la Viña Concha y Toro debía ser protegida por una marca tan única como sus cepas, así fue como el fundador creó una leyenda sobre sus vinos y regó la voz de que su bodega, el gran casillero, había sido sellado con un pacto con el Diablo para que no desaparecieran sus vinos, de ahí su nombre ‘Casillero del Diablo’.

Desde que se puso este nombre las botellas del famoso, tienen una asombrosa estadística de lograr que cada 2 segundos se vende una botella de Casillero del Diablo en algún lugar del mundo, y cada año llegan a Chile más de 30 mil turistas extranjeros, principalmente para conocer la bodega donde se encuentra el Casillero del Diablo.

Es decir, Casillero del Diablo es la primera marca chilena que realiza una campaña publicitaria global en forma simultánea en más de 30 países en todo el mundo, comunicando su elemento esencial que es la leyenda. En la actualidad Casillero del Diablo cuenta con 12 cepas que permiten a los consumidores lograr una combinación perfecta entre las distintas comidas y vinos.