Después de 18 años de ausencia vuelve Vilma Palma e Vampiros

“Estoy más gordo, más viejo y me rapé, gracias a Dios me volvió a crecer pelo. Amo las mujeres, sobre todo las colombianas. No me casé, no tengo hijos, vivo en un apartamento al lado del río, soy  hincha de Rosario Central y trato de ser feliz”.

De esa forma resume por qué su grupo se quedó en la memoria de los años 90, a propósito de su nueva visita a Colombia. Han pasado 18 años desde que se subió por primera vez a un escenario multitudinario y las fanáticas gritaban su nombre con locura y le mandaban besos. Tenía 30 años y pasaba semanas enteras dando conciertos fuera de su casa. Era un ‘rock star’.  Con los  años, dejó de vivir las giras sin descanso y vio cómo las emisoras solo transmitían sus viejos éxitos ‘Voy a vos’, ‘La pachanga’, etc.

La experiencia le da una visión distinta de su profesión. “Antes pensaba que tenía que componer un tema para pegarlo. Y, te voy a  decir una mala palabra para que me salga: ¡Me cago en todo eso!”, afirma después de saber que Colombia se quedó en la época de ‘Auto rojo’.

¿Qué pasó con Vilma Palma e Vampiros?

“Nunca se disolvieron”, cuenta. Tampoco han dejado las tarimas, pero se quedaron suspendidos en el tiempo, aunque canciones como  ‘Ella era un travesti’ y ‘La pachanga’ son clásicos de la rumba retro.

‘Pájaro’, después de un silencio incómodo agrega: “No sé cómo explicarte esto, pero por malos manejos de la disquera el último disco no lo sacaron en ningún lado. No está en Mtv ni en Htv, pero Vilma está en la memoria de la gente”.

El comienzo

En confianza recuerda los inicios de la banda. Vilma Palma e Vampiros es el nombre que salió de un grafiti que contaba la historia de la dueña de una fábrica de muebles que cerró. Había explotado a sus empleados así que a ella y a su hijo los llamaban vampiros.  “Éramos un grupo de amigos de las discotecas en los 90. La primera vez que tocamos lo hicimos en un boliche y no llegó nadie. No fue triste porque esa es la vida de los músicos, a veces está lleno y otras no”, recuerda.

Luego con ‘La Pachanga’, su primer disco, alcanzaron rápidamente el éxito. “Salíamos un miércoles de gira y solo volvíamos el domingo. No parábamos. Los estadios se llenaban y trabajábamos tanto que no disfrutábamos. Ahora, con más edad, el ritmo es diferente y podemos salir a rumbear”.

El momento más difícil de la banda fue cuando cambió parte de la alineación original. Hoy se conservan cuatro de los músicos fundadores. “Los nuevos son Pablo en guitarra, Claudio en teclado, Lucho en percusión y Marita en coros”, comenta. De la amistad que unió el grupo no queda casi nada. Aunque están felices de ser parte de Vilma Palma e Vampiros, cada uno hace lo suyo. “Es que son muchos años de convivencia y es muy difícil. Éramos más amigos, pero con la rutina del trabajo se pierde la amistad”, afirma con un poco de nostalgia.

El presente

Los integrantes están llegando al medio siglo. “Hasta pueden decir que soy un viejo, pero tengo 47″, señala mientras suelta una carcajada contagiosa y reitera “vos me entendés”.  Ahora tocan en bares como Theatron en Bogotá donde van a presentarse para el aniversario de Full 80′s, el próximo 18 de julio.

“Veo la  música por el lado que la tengo que disfrutar y no sufrir, porque si no se me rompe la rodilla que tengo buena o me da una hernia. Ya no me preocupo si  no estamos en la tele, lo importante es que donde tocamos se llena”, afirma mientras se ríe con nerviosismo.

Después de la separación, queda la amistad con Jorge Risso, integrante fundador y compositor oficial de la banda.  Se ven para componer nuevas canciones, pero hasta eso ha cambiado. “Amo cantar y componer, pero está jodido el tema, porque trato de hacer  canciones que me gustan y no salen. Sigo con el amor y las vivencias diarias”.

Sobre el concierto

Hace poco grabaron su última producción en vivo en el teatro Roxy de Buenos Aires, porque vuelve la música de los noventa y ahí está su puesto intacto. “Son 28 canciones con DVD y hay cuatro temas nuevos. Espero que el disco no caiga en la basura como pasó con ‘Histeria’, el noveno álbum”, afirma.

Después de tocar en Estados Unidos, Panamá y Guatemala, Vilma Palma e Vampiros está en Colombia. Al día siguiente de su ‘show’ en el bar Theatron de Bogotá se presentarán en Medellín en Templo Antioquia. “Esta vez, como siempre, mantenemos nuestro estilo y no vamos a cambiar. Si nos pega alguno de los temas nuevos, encantados”.

Fuente: El Tiempo

comments powered by Disqus

Nosotros

© 2003-2014 Estereofonica.com es un medio digital independiente. Este sitio web publica información de agencias de prensa y otros medios de comunicación con autorización de los mismos.
Bogotá, Colombia

icon
icon
icon