El día que Juan Gabriel le cantó a María Félix: ‘María de todas las Marías’

La mujer que más piropos recibió en el siglo pasado de parte de artistas, toreros y cineastas es la mexicana María de los Ángeles Félix Güereña o María Félix. Como pocos, recibió reconocimientos por su trabajo actoral y musical a lo largo de toda su carrera y también como ninguna otra personalidad en México, fue tanto el cariño que recibió de su público que el día de su funeral fue acompañada por una gran marcha que la llevó a su última morada. Talvez su gran belleza y firmeza al hablar la hizo tan deseable para muchos hombres, tanto que Agustín Lara, Cuco Sánchez y José Alfredo Jiménez, entre otros, le compusieron melodías. El ‘Divo de Juárez’ fue uno de los tantos que le compuso una canción.

juan gabriel - maria felix (7)

Era el 18 de marzo de 1979 y Alberto Aguilera Valadez, conocido ya en ese momento como Juan Gabriel era hasta ese día un cantante en busca de su propio cantar, de su propia inspiración y su propio halo. Fue así como en un arrebato de elocuencia, el ‘Divo de Juárez’ decidió hablarle a través de una canción a ‘La Doña’, la mujer más querida por México entero, lo que no se imaginó Juan Gabriel fue que la propia María dijera que era la segunda canción que más quería en la vida, después de ‘María Bonita’.

La expareja del excelentísimo ‘flaco’ Agustín Lara recibió de regalo de matrimonio la canción que más la hizo famosa: ‘María Bonita’. Aunque Lara le dedicara durante sus días juntos canciones como “Humo en los Ojos”, “Palabras de Mujer”, “El Chotiz Madrid”, y por supuesto “María Bonita“.

Pero no perdamos mucho la visión del ‘Divo’, la canción dedicada a la María, la de Lara, fue publicada en el disco titulado ‘Mis ojos tristes‘ el mismo año de 1979, una semana antes de este memorable encuentro, pero lo que hizo inmortal la canción fue la forma en que ‘La Doña’ la iba a escucharla de viva voz y las palabras que le dedicó a su compositor.

No era para menos, el ‘Divo’ estaba frente a ‘La Doña’, aceptando una invitación del queridísimo Raúl Velasco y su inigualable y popular show de la época ‘Siempre en Domingo‘. Ya por esos días, la canción estaba recibiendo toda clase de comentarios en la prensa y en las calles por su comparación extrema con la Virgen, la madre de Jesús. Ante este gran regalo dado y recibido con gusto, María Félix no tuvo más que dar su agradecimiento acudiendo a la ‘serenata’ en la que recibiría la segunda canción más bella que ella haya nombrado así: ‘María de todas las Marías’.

Sin duda, esto fue un gran impulso para Juan Gabriel, ya que lo puso de forma inmediata entre los compositores más destacados del momento, lo erigió como el artista que pudo cantarle a ‘La Doña’, sin amarla y sin haberle conocido en su intimidad. Fue tan exquisito el regalo que ante la pregunta sobre lo que opinaba de la comparación que le habían hecho en esta canción ella no tuvo más que decir: “Si te comparan con la Vírgen siempre sales perdiendo”.

Talvez esa fue la única vez que compartieron escenarios, ya que entre los dos se hizo una amistad que traspasó manteles y llevó a que el Divo le llamara con frecuencia a saludarla durante sus casi 20 años de admiración mutua para escuchar esa voz gruesa que siempre la caracterizó. El día de su muerte, en el año 2002, Juan Gabriel la llamó por teléfono para felicitarla por su 88º cumpleaños. “La Doña todavía no se ha despertado”, le dijo el mayordomo, aunque la verdad en ese momento La Doña ya estaba muerta. Coincidencialmente y como si lo hubiese planeado, nació y murió el mismo día, un 8 de abril.