Estudiante crea cartilla de plantas nativas de la sabana de Bogotá

Juliana Díaz, egresada del Colegio Rochester, fotografió y registró la existencia de 39 especies en los jardines de su colegio, los cuales son refugio y paso de aves, anfibios e insectos.

img_0330-2

Un registro fotográfico de 39 especies de plantas nativas, descritas con su nombre científico, características y utilidad, forma parte de una cartilla ilustrativa que la joven Juliana Díaz, de 19 años, elaboró recientemente para la comunidad educativa del Colegio Rochester, de donde es egresada.

Las plantas están sembradas en siete amplios jardines de la institución, que a su vez conforman un corredor biológico que recibe y da refugio a insectos, aves y anfibios.

Allí aparecen fotografiadas y caracterizadas especies nativas como la ‘Mano de oso’, ‘Escalonia’, ‘Lino verde y morado’, ‘Azalea’, ‘Chusque’, ‘Uva camarona’, ‘Arboloco’, ‘Sietecueros’, ‘Amarrabollos’ y ‘Epidendro’.

“Con esta cartilla logré demostrar, nuevamente, el sello sostenible que distingue al colegio. Su elaboración surgió como un proyecto de grado cuando cursaba undécimo. Mezclé lo artístico y lo científico, dos de mis grandes pasiones”, afirma Juliana. “En mi trabajo documento su existencia y a qué jardín pertenecen”, agrega la joven.

Su experiencia con la identificación y clasificación de estas particulares plantas le permite, ahora, distinguirlas a simple vista en otros espacios y valorar sus propiedades particulares para la fauna silvestre y para el ecosistema en su conjunto. Una riqueza biológica que hace parte de la comunidad educativa y que ahora, con esta cartilla, alumnos y docentes podrán conocer y admirar con mayor conocimiento. La cartilla está disponible para descarga en este link.

Un ejercicio similar realizó el biólogo y director de Sostenibilidad del Colegio Rochester, Jorge Quintero, con el apoyo de los estudiantes de la electiva ‘Biología de la Conservación’: documentó la existencia de 32 especies de aves en el plantel educativo y en sus alrededores.

En él registra su comportamiento, descripción, hábitat y datos sobre su estado de conservación Incluye su nombre científico y común. Estas aves, en su viaje migratorio, se detienen en los jardines, los cuales fueron concebidos para preservar la vegetación altoandina.

La obra paisajística de la arquitecta Pamela Ospina inspiró la elaboración de la cartilla. ‘Nuestro propio paisaje’, como se denomina su trabajo, conecta el diseño arquitectónico con los valores que la institución transmite. Cada una de las siete secciones de jardines tiene el nombre de un hábito constructivo (confiar, conciliar, respetar, escuchar, apoyar, animar y aceptar), basados en los siete hábitos constructivos de las relaciones de calidad que describe la Teoría de la Elección de William Glasser.

img_1652

Colegio verde y sostenible

Los jardines y otras áreas verdes del Rochester le merecieron, en enero de 2014, el reconocimiento como Colegio Verde LEED Oro, certificación entregada por el Consejo Estadounidense de Construcción Sostenible

Es la primera institución educativa de Latinoamérica en recibir esta distinción. Su infraestructura sostenible se utiliza hoy como herramienta educativa, lo cual ha redundado en buenas prácticas ambientales y en la participación activa de los estudiantes en iniciativas que promueven la conservación.

Entre las características de su estructura verde figuran, por ejemplo, la instalación de dispositivos ahorradores de agua en sanitarios, duchas y lavamanos; una planta de tratamiento de aguas residuales; colectores de energía solar con los cuales se calientan la piscina y las duchas; sensores de iluminación y ocupación (se activan cuando la luz natural se reduce y cuando hay movimiento en el aula, respectivamente, a fin de ahorrar energía); calidad acústica en las áreas de aprendizaje y disposición de sistemas de inyección de aire (para una mejor oxigenación), entre otros.

De otro lado, vale anotar que, recientemente, el psicólogo e investigador español Alfredo Hernando Calvo, incluyó al colegio Rochester en el prestigioso listado de los 50 colegios más innovadores del mundo, que aparece en su libro ‘Viaje a la escuela del siglo XXI’, cuyas prácticas están transformando la educación y la comunidad donde se ubican.