Llega ‘Iron Man’, el superhéroe que se hizo a sí mismo

La adelantada cartelera de esta semana nos trae el que pretende ser el primer gran taquillazo de 2008, de los muchos que vendrán, con un superhéroe como protagonista. Se trata de ‘Iron Man’ otro puntal de la factoría de Marvel que, si bien no es tan conocido en nuestro país como otros personajes como ‘Spiderman’, ‘X-Men’, ‘Hulk’ o ‘Los 4 fantásticos’, se convierte por meritos propios en el nuevo niño mimado de la compañía ya que supone el debut de la editorial como productora exclusiva de la adaptación cinematográfica de uno de sus personajes.

Dirigida por Jon Favreau (‘Elf’, ‘Zathura, una aventura espacial’), ‘Iron Man’ está protagonizada por Terrence Howard, Gwyneth Paltrow, Jeff Bridges y Robert Downey Jr. Este último es el que da vida al protagonista de la historia, Tony Stark, un genio multimillonario de la industria armamentística, crápula y mujeriego a más no poder que únicamente tiene tres prioridades en la vida: el dinero, las mujeres y el alcohol. Un papel que al antaño todoadicto Downey Jr. le va como anillo al dedo, como el mismo ha reconocido.

Pero este alocado y glamouroso modo de vida se verá truncado cuanto, tras la exhibición de la última arma de Industrias Stark, el convoy en el que viaja el multimillonario sufre un ataque y Stark cae en manos de un grupo de insurgentes. Herido por un fragmento de metralla que se aloja cerca de su corazón y conectado a una especie de generador que le mantiene con vida, Tony se ve forzado a crear sus armas devastadoras para sus captores. Pero el genio sale a relucir y, en lugar de crear misiles para los terroristas, Stark crea una armadura ante los despistados ojos de los descuidados insurgentes para escapar de su cautiverio.

De vuelta a Estados Unidos y con atormentado por los remordimientos tras comprobar durante su cautiverio lo que pueden hacer sus armas, el multimillonario decide dar un giro al rumbo de Industrias Stark. Un cambio que no aprueba Obadiah Stane (Bridges), su mano derecha y ejecutivo principal de la compañía que decide retirarle de la circulación.

Hecho a sí mismo

Apartado de sus negocios y con el único apoyo de su ayudante y secretaria de toda la vida, Pepper Potts (Paltrow) y amigo en el ejercito James Rhodes (Howard), Tony se pasa día y noche en su taller, perfeccionando y puliendo una armadura que le convertirá en ‘Iron Man’. Y es que el Hombre de Hierro es un superhéroe que se ha hecho a sí mismo y al que en su presentación cinematográfica acompañaremos en esa metamorfosis, en la que tendrá que aprender a volar y a controlar todos los superpoderes que le otorga su sofisticada armadura.

No se trata de nadie venido del espacio, ni de un mutante, no le ha mordió ningún tipo de bicho genéticamente modificado y tampoco es un infeliz sometido a ningún proceso de radiación, sus superpoderes le llegan de su inteligencia y también, como en el caso de Batman y su alter-ego Bruce Wayne, de su enorme poderío económico. No olvidemos que a la hora de escribir ‘Iron Man’ Stan Lee -que como siempre que se trata de algunas de sus creaciones hace un cameo el la película en el que Stark le confunde con el dueño del imperio Playboy Hugh Hefner- se inspiró en el mítico multimillonario Howard Hughes.

Y esta faceta que le diferencia de otros superhéroes es, precisamente, el mayor atractivo de hombre de acero también para el protagonista. "Siempre me ha atraído Iron Man porque tenía una inteligencia y un ingenio increíbles. Los superhéroes son geniales, pero superhéroes que fabrican armas y luego crean su propia armadura, se la enfundan y pueden salir volando son el sueño de todo ‘friki’", afirma Downey Jr a su productora recogidas por otr/press en las que también reconoce ha tenido que entrenar duro para "no hacer el ridículo como el tipo con mallas del cuerpo fofo".

 

 

Fuente: farandulas.com