Murió Enrique de Melchor el grande del flamenco

El tocaor Enrique de Melchor falleció ayer en la clínica madrileña de La Luz, a consecuencia de un cáncer.

Como se recordará, la música corría por las venas de este gran guitarrista, pues era hijo de Melchor de Marchena quien conmovió a miles de personas con su manera de tocar la guitarra, por lo que fue considerado un genio.

Enrique de Melchor comenzó su carrera artística en el tablao Los Canasteros, y entre sus primeras grabaciones se encuentran los discos de Antonio Mairena y José Menese.

Con el maestro Mairena fue segunda guitarra en las grabaciones de éste de los 70, y guitarra principal en El calor de mis recuerdos (1983), el disco póstumo del maestro de los Alcores. Renuevos de cantes viejos (1970) fue el primer disco en el que acompañó a Menese, siendo, tras la retirada de su padre, el guitarrista principal del cantaor de Puebla de Cazalla.

Sin duda, Enrique de Melchor fue uno de los principales tocaores para la canción clásica de las últimas décadas. No obstante, el guitarrista buscó un sonido propio acompañando a otras figuras del cante, de orientación más progresista, como El Lebrijano y su fundamental Persecución (1976), Luis de Córdoba en María del amor (1979) o Enrique Morente, con el que registró Cruz y luna (1983).

Mientras Melchor de Marchena se caracterizó por la poralidad emocional de sus canciones, su hijo Enrique -sin dejar a un lado la herencia de su padre- suavizó y personalizó la proyección de su música.

Fuente: Noticias 24