Liliana Andrea Lozano Garzón cumplió su cita con la muerte

Sin saber que jamás regresaría viva, la ex reina Nacional del Bambuco, Liliana Andrea Lozano Garzón, partió el viernes pasado de Neiva, a cumplir una cita fatal.

Después de celebrar en familia el nuevo año en la capital opita emprendió inesperadamente un viaje a Bogotá, donde había alcanzado el estrellato. Sin embargo, al día siguiente, sorpresivamente, apareció asesinada cerca de Cali, junto a Héctor Fabio Vargas, el hermano menor de Leonidas Vargas Vargas, el capo caqueteño asesinado el jueves pasado en el hospital universitario 12 de octubre en Madrid, España.

Los cadáveres fueron encontrados dos días después, en un callejón, rodeado de cultivos de caña, en el corregimiento La Ruiza, en la vía entre los municipios de Pradera y Palmira, Valle. Los dos cadáveres estaban amarrados de pies y manos y con visibles señales de tortura.

La cita fatal
El occiso, de 47 años, había llegado el mismo viernes, procedente de España.

La soberana nacional del Bambuco, de 31 años, salió de Neiva ese mismo día, después de haberse reunido con sus padres Luis Carlos Lozano y Dora Garzón. En la fiesta de fin de año, realizada en su residencia del barrio La Gaitana de Neiva, también estuvieron sus seis hermanos. “Ese día departimos alegremente. Estuvimos reunidos en familia. Ella siempre nos decía que teníamos que reunirnos en los momentos alegres y ese era un pretexto para encontrarnos”, relató su hermana Luz Dary Lozano.

El viernes pasado, inesperadamente, les informó que tenía un viaje pendiente, pero no les dio detalles.
“Estaba muy contenta, nos dijo que debía viajar a Bogotá. Ese día nos despedimos. Después no volvió a llamar ni contestaba su celular. Eso nos preocupó profundamente”, relató su hermana quien reside en Neiva.

Sorpresivo hallazgo

La sorpresa la recibieron ayer hacia el medio día cuando les comunicaron el hallazgo del cadáver. “No sabíamos que estuviera en Cali. Tampoco sabemos las circunstancias en que ocurrieron los hechos. Sólo supimos que había viajado a Bogotá”, explicó su hermana.

Los cadáveres, amarrados de pies y manos, fueron hallados el sábado pasado, pero no habían sido identificados.
El cuerpo de Héctor Fabio Vargas, también caqueteño, fue encontrado boca abajo, semidesnudo con las manos amarradas, boca abajo y tenía la cabeza cubierta con una bolsa plástica negra y una cinta. El occiso recibió varios impactos de arma de fuego en la cabeza y uno en el pie izquierdo. Al parecer habría sido torturado. Vargas, apenas lucía una pantaloneta.

Liliana, estaba también semidesnuda, lucía un ‘baby doll’, estaba boca arriba, con las manos y los pies amarrados y registraba una herida abierta en la cabeza. Un hilo de sangre se notaba en uno de sus oídos, al parecer, producto de la asfixia mecánica a la que fueron sometidos. Ninguno de los dos portaba documentos de identificación.

Crimen en un hotel

La pareja fue sacada al parecer de un apartamento donde se alojaban. “Al parecer los sacaron a la fuerza, de donde se alojaban, los torturaron y les dieron muerte. Luego arrojaron los cadáveres en el sitio donde fueron encontrados, en medio de un cañaduzal”, relató un amigo de la familia que viajó a Palmira a confirmar el hecho.

La misma versión fue sugerida por el secretario de Gobierno de Palmira, Hernán Abello. “No se sabe exactamente donde acaeció la muerte de ellos, en el hotel, o en la residencia donde estaban o en el sitio donde fueron encontrados por la Policía Nacional”, explicó el funcionario.

Una llamada clave
El doble crimen fue denunciado en España por la esposa del capo asesinado. Según su testimonio, Héctor Fabio y su novia, habían sido ultimados a bala, dos días después del asesinado a sangre fría del “Rey del Caquetá”, como se le conocía a Leonidas Vargas.

Por esta razón, la policía española inició contactos con las autoridades colombianas para verificar la información.
Pero además, para establecer si los sangrientos hechos tiene relación. Los crímenes podrían haber sido ordenados por el narcotráfico. La policía del Valle, también recibió varias llamadas donde identificadas al occiso, según lo confirmó a LA NACIÓN el comandante operativo de la Policía Metropolitana, coronel, Eduardo Carrillo.

Identificados

Las autoridades con el apoyo de la División de Policía Judicial confirmaron ayer las identidades. El Instituto de Medicina Legal también las corroboró con las huellas digitales. Luego establecieron que Vargas Vargas, se presentaba con una cédula falsa expedida en Bogotá.

El comandante del Departamento de Policía Valle, coronel Nelson Aceros Ramírez, confirmó que el Vargas Vargas, nacido en Puerto Torres, jurisdicción de Belén de los Andaquíes, Caquetá, tenía antecedentes penales.
“Esta persona tiene una sentencia condenatoria de 30 meses de prisión emanada en el año 2005”, afirmó el oficial.

El traslado
Los cuerpos permanecen en la morgue de Palmira desde el sábado por la tarde. Las huellas decadactilares fueron claves para identificarlos. Pero además, sus familiares debieron remitir vía fax el registro civil para tramitar la entrega de los cadáveres.

Un amigo de la familia fue encargado de esa misión. El cuerpo de Liliana será trasladado posiblemente hasta Neiva donde será sepultado.

Sin embargo no había certeza. “Estamos esperando para tomar una decisión. En principio estamos considerando si traerla a Neiva o llevarla al Caquetá” dijo su hermana.

Fueron torturados

Los cadáveres de la ex reina, modelo y actriz de televisión y de Héctor Fabio Vargas presentaban señales de tortura. Ambos estaban amarrados de pies y manos y habrían sido sometidos a asfixia mecánica, práctica utilizada por los narcotraficantes.

Fuente: La Nación

comments powered by Disqus

Nosotros

© 2003-2014 Estereofonica.com es un medio digital independiente. Este sitio web publica información de agencias de prensa y otros medios de comunicación con autorización de los mismos.
Bogotá, Colombia

icon
icon
icon