María Fernanda Yepes cuenta de su personaje como Rosario Tijeras

Para María Fernanda Yepes, la protagonista de ‘Rosario Tijeras’ fue una gran emoción asistir por primera vez como personaje principal de esta historia a la rueda de prensa de esta producción en la que estuvo muy asediada por todos los periodistas quienes querían saber hasta el más mínimo detalle sobre su personaje. “Para mí fue muy gratificante ver a la cantidad de medios de comunicación que asistieron al lanzamiento.

Aunque estaba un poco cansada por las largas jornadas de grabación, me sentí muy satisfecha de ver la respuesta de los periodistas que se mostraron felices con la historia. Me siento feliz porque esta es una producción de excelente calidad, el elenco es muy bueno y he aprendido mucho”, expresó la actriz, quien como toda una profesional, al terminar el evento retornó a las grabaciones de la serie.

Sebastián Martínez interpreta el papel de Emilio en la historia… Apasionado y enloquecido por Rosario.

“Como a Rosario le habían pegado un tiro, confundió el dolor del balazo con el del amor. Pero al despegar los labios salió de dudas y más cuando vio la pistola… Ella en el camino al hospital narró que sintió un corrientazo en el cuerpo y que había pensado que era el beso…”

María Fernanda Yepes (26) se sabe de memoria los párrafos de Rosario Tijeras, los recita extasiada… La obra de Jorge Franco, que abrió un nuevo capítulo en la historia de la nueva novela latinoamérica, la leyó a los 18 años y desde entonces le decretó al universo que ella sería Rosario, el personaje del que se enamoró, “que le apaleó el alma”.

Cuando rodaron la película en Medellín, protagonizada por Flora Martínez, Manolo Cardona y Unax Unalde, le encomendaron la labor de adherirles los dichos paisas a los actores. Entonces pasaba tardes enteras enseñándoles a Rodrigo Oviedo (Johnefe) y a Alonso Arias (Ferney) a decir “mamacita y ave maría por Dios o’me”.

Pero el día más feliz de su vida fue cuando luego de tocar innumerables puertas y de conseguir que por fin la vieran, de rebuscarse un uniforme de colegiala, de preparar unas líneas y de llegar con la cara lavada, le confirmaron que ella interpretaría a la seductora y salvaje sicaria.

Para darle cuerpo a su personaje se inspiró en los papeles de Marion Cotillard, en La Môme, Jodie Foster, en Taxi Driver y en Mallory Knox, en Natural Born Killer, una triada exquisita y seductora. “Ellas fueron mis musas”.

“Lo logré contra todo pronóstico. Tenía el reto personal, primero porque soy de Medellín, porque viví toda esa época del narcotráfico, de bombas y de sicarios de los 80. Por otro lado porque es un trabajo que ya está hecho, me encantó lo que Flora logró y para nada quiero igualarme, mi Rosario es solo mía…”

¿Cómo planeaste tu estrategia?

Hablé con mi mánager, me dijo que ya me había propuesto, pero que buscaban a una niña de 17 años, una actriz natural, y no me quisieron ver… En Teleset -los que producen Rosario- me dejaron hacer pruebas para otra novela y me preparé para que se enamoraran de mí.

Todo salió tan bien que me dieron el personaje. Y cuando me confirmaron, les dije que no lo quería, que anhelaba ser Rosario, que solo necesitaba una oportunidad…

¿Cómo recuerdas el día de la gran prueba?

Mi jugada estratégica fue creerme una adolescente, me rebusqué un uniforme con la hija de una amiga, fui carilavada y con actitud de peladita. No lo podían creer y no tuvieron dudas…

¿La preparación del personaje?

Ha sido lo mejor. Volví a estudiar el libro, leí muchas novelas de sicarias y vi un montón de películas. Además, realicé un trabajo con la maestra Vicky Hernández y estuvimos de acuerdo en que mi Rosario sería como un animalito asustado, una mujer a la que la vida la volvió así, los golpes de la vida la obligaron a protegerse.

¿Qué tal el rodaje?

Regresar a mi ciudad y vivir en la comuna ha sido explorar otro universo; he aprendido mucho de la gente, han sido mis maestros… El primer mes, cuando llegamos a Manrique, fue duro, pero ya es como nuestra casa. Vaya como nos vaya con el rating, el trabajo se ha hecho con mucho amor.

¿Qué fue lo más duro?

Oír tantas historias… Fue como una catarsis, todas las noches llegaba llorando a mi casa. Me tocó reconstruir la adolescencia de ella: el padrastro la viola, se sugiere que la violan entre tres pelaos del barrio.

Para mí era real y me deprimí, era arduo meterme al baño y quitarme la mascara, a Rosario de encima. Esa es la demencia de ser actor, todo el tiempo tienes que estar adentro y afuera… Lo fuerte es que el alma no diferencia, cómo le explicas que vas a grabar una escena de angustia…

¿Llegaste a deprimirte?

Cuando empecé a grabar terminé con mi novio y se me alcanzaron a cruzar los cables, no entendía quién era yo, quién era Rosario. Experimenté esa soledad en el corazón, me sentía muy vacía. Todos los días llegaba con ganas de llorar; fue un escenario fuertísimo y luego todo se equilibró.

¿Quién te ayudó a sobrellevar la tristeza?

Mi mamá era la que me ayudaba a tranquilizarme. Hacía ocho años no vivía en mi casa y reencontrarme con ellos fue raro, pero delicioso.

¿A estas alturas, cómo has evolucionado?

El día a día ha sido excelente, tenemos un equipo muy conectado, los personajes están bien marcados y tuve la fortuna de trabajar con gente nueva para la televisión, pero con un recorrido muy grande; ellos le han puesto toda la pasión a la historia. Le hemos metido la sangre…

Rosario: magullada, pero plena
Dicen que las grabaciones han estado muy accidentadas…

Algo que me ha ayudado mucho a interpretar el personaje es que soy muy arriesgada, no le tengo miedo a nada, me encantan la adrenalina, los deportes extremos, el riesgo. No veía la hora de que me pusieran una escena con una moto porque me fascinan, nunca dejé que me pusieran un doble…

¿Es verdad que te la pasabas llena de morados?

Sí, me golpeé muy duro, terminaba con morados y cicatrices todos los días. En la noche llegaba a mi casa, me cambiaba y veía raspaduras por todos lados. Por ejemplo el día en que hicimos la escena de la violación, tenía a tres hombres encima y por más que estuviéramos actuando, uno de ellos me maltrató con una cadena y me quedó una cicatriz en el ombligo, pero eran minucias al lado de mi felicidad.

¿Cuál fue la escena más dura que grabaste?

Cuando mi padrastro llega a la casa borracho, yo estoy durmiendo con mis hermanitos y trata de abusar de mí. Ese día me puse a pensar en que eso no solo pasa ahí, sino que es una historia que se repite todos los días y les ocurre a millones de niñas.

¿Será que la gente sí quiere seguir viendo tanta violencia en la TV?

Buena o mala, esta es nuestra realidad y es importante que los padres en vez de prohibirles a sus hijos ver este tipo de programas, los comprendan con ellos y los guíen. Hacemos un llamado a los papás, es una realidad que no podemos tapar con el dedo, pero es una oportunidad para que no la repitamos… Todos terminamos muy comprometidos con la comuna.

¿Seguirás trabajando con ellos?

Sí, con los demás actores queremos desarrollar un proyecto en la comuna con los niñitos, llevar un mensaje positivo, enseñarles que actuar no es coger la pistola y matar… Allá existe mucho talento y queremos ayudarlos.

¿Y en qué parte van?

Ya estamos grabando el final, a estas alturas estoy agotada física y mentalmente; quisiera darme reset en la cabeza. Sin embargo, apenas terminemos me voy a tomar unas merecidas vacaciones.

Fuente: Prensa canal RCN -El Tiempo

comments powered by Disqus

Nosotros

© 2003-2014 Estereofonica.com es un medio digital independiente. Este sitio web publica información de agencias de prensa y otros medios de comunicación con autorización de los mismos.
Bogotá, Colombia

icon
icon
icon