Murió Teresa Gutiérrez, la reconocida actriz

Una de las más reconocidas estrellas de la TV colombiana murió a las 2:20 p.m. en Bogotá a los 81 años de edad.
Con una larga trayectoria la actriz deja una escuela en la televisión, el cine y el teatro colombiano.

Su última actuación fue en la novela ‘Los victorinos’ que dirigió Ramiro Meneses y escribió Gustavo Bolívar, para la cadena Telemundo.

Murió de muerte natural en su casa y acompañada por su nieta Majida Issa, quien actualmente actúa en ‘Amor Sincero’.

“Ella siempre fue una mujer muy fuerte, nunca se quejó de nada. Obviamente, nos tomó por sorpresa su muerte”, expresó su hija Ilia, hermana mayor del también actor Miguel Varoni.

Su hijo, el también actor Miguel Varoni, llegará a Bogotá procedente de Miami, a las 7:30 de la noche.

Su honras fúnebres se realizarán mañana en la Funeraria Gaviria, del norte de Bogotá.

Una de las actrices más recordadas del país

Teresa Gutiérrez se inició en la televisión a mediados del siglo pasado, cuando se actuaba en directo y para salir al aire había un mes de ensayo previo. Lo primero que hizo fue una obra de Dickens, Su primer cliente, bajo la dirección de Bernardo Romero Lozano .

Entre sus actuaciones más reconocidas están La Abuela (en cine y televisión), Los cuervos, Las señoritas Gutiérrez y más recientemente, las películas Satanás y Muertos de susto. Además de la actuación, fue durante muchos años locutora de la cadena básica de Caracol, cuando se llamaba Emisora Nuevo Mundo.

Se había convertido en fumadora empedernida desde los 14 años porque le parecía elegante. Era famosa por su caracter, el mismo que hizo que su familia dejara de hablarle durante 12 años porque había decidido casarse por segunda vez: “Eso si fue peor que haberme divorciado o que picarle el ojo a un hombre”, le contó al periodista Diego León Giraldo, de EL TIEMPO, con su acento bogotano marcado y botando el humo de los 16 Marlboros Ligth que se fumaba al día hasta hace pocos años.

La actriz se casó dos veces: la primera vez, con el cantante Alberto Granados, ante el que sucumbió cuando este le cantó Llanto de luna. Con él tuvo a María Margarita, también actriz, y a Luis Alberto, administrador de empresas.

Luego, se enamoró de Américo Bellotto y se fue a vivir a Argentina. De allí nacieron Ylia y el menor de sus hijos, Miguel Varoni. Ese fue el exilio pues además de que su familia decidió ignorarla, Teresa se convirtió en ama de casa y abandonó la actuación. Pero un accidente de tránsito acabó con el matrimonio y regresó al país.

En sus ratos libres, leía a Agatha Christie y a Stephen King, compartía el tiempo con su familia y era una abuela amorosa que contaba sin nostalgia historias de la Bogotá en la que creció:

“A mí me tocó una Bogotá deliciosa, en la que hacía mucho frío y no se salía sin guantes y abrigo. Yo vivía en Palermo (en el centro de la ciudad) y la ciudad estaba llena de loquitos, pero loquitos conocidos, como La Loca Margarita, el Loquito del Tranvía, El Chivas y El Bobo Palitos”, decía.

Fuente: El Tiempo

comments powered by Disqus

Nosotros

© 2003-2014 Estereofonica.com es un medio digital independiente. Este sitio web publica información de agencias de prensa y otros medios de comunicación con autorización de los mismos.
Bogotá, Colombia

icon
icon
icon