10 carátulas de discos muy sangrientas

Se acerca Halloween y los zombies de Thriller saldrán a la calle mañana por la noche para acompañar a las caras pintadas de blanco de los Kiss y mucha Lady Gaga, que por algo es el disfraz estrella de este año. A mí no me extraña, es uno de los personajes de toda la historia de la música que más miedo me da.

Podríamos haber recopilado portadas de calabazas (hay unas cuantas) y este top estaría encabezado sin duda por los Helloween, otra opción eran zombies y monstruos (y de estos también se me ocurren unos cuantos) pero ganarían The Misfits, así que no, he preferido ir directamente a por carnaza.

Vísceras, casquería varia y sobre todo mucha sangre. Esta es mi colección de portadas sangrientas para esta noche de Halloween. Un tanto gore, alguna hasta da cosa tocarlas. Supongo que aquí debería ir un Parental Advisory, ¿nos los saltamos?

10. The Beatles – Yesterday and Today (1966)

Por supuesto que hay portadas más sangrientas pero es que estamos hablando de los Beatles y nadie podía esperarse en 1966 encontrárselos vestidos de carniceros y descuartizando muñecas, rodeados de carne. Al parecer para su noveno disco el grupo quiso asumir completamente el control del diseño de la portada y Paul McCartney se empeñó en apostar por esta fotografía que les hizo Robert Whitaker.

Pocos pueden llegar a afirmar que los de Liverpool alguna vez tuvieron alguna intención de ser más llamativos que por el solo hecho de su propia música, sin embargo, con esta fotografía se demostró que los fabulosos 4 estaban en un punto de su carrera muy alto para dejar pasar la oportunidad de ser tan únicos como esta foto.

Tal fue el revuelo que inmediatamente fue censurada en el mercado americano y a los cinco días de su publicación la compañía discográfica Capitol retiró todas las copias para sustituirla por otra portada bastante más sosa en la que los cuatro de Liverpool posaban alrededor de un baúl. Hoy en día la portada de los carniceros es una codiciada pieza de coleccionistas, además de un buen (y sencillísimo) disfraz para esta noche siempre que convenzas a tres colegas más.

9. Black Flag – Family Man (1986)

Esta es una de esas carátulas que no solo genera polémica por su parte frontal sino también por los contenidos del mismo disco.

Los californianos Black Flag no se anduvieron con rodeos para plasmar en la portada de su sexto disco su actitud hardcore y punk, a pesar de tener a la policia con la mosca detrás de la oreja por las dosis de violencia que solían generar sus conciertos por aquel entonces.

La portada de Family Man muestra la ilustración de un padre de familia apuntándose con una pistola tras haberse cargado al resto de los miembros de la familia.

El disco, además de por su portada, será recordado porque es el único en el que por una cara va la voz (acojona un poco escuchar a Henry Rollins repitiendo una y otra vez ‘Family Man’) y por la otra la música, ambas sólo se juntan en ‘Armageddon Man’. Lo siento, de esta portada no hay disfraz.

8. Regurgitate – Sickening Bliss (2006)

Es probable que la banda sueca de grindcore Regurgitate no te suene de nada (a mí tampoco) pero te aseguro que sus portadas no las vas a olvidar (te puedes ir imaginando la de su disco anterior Carnivorous Erection), pero pues sería muy bueno que investigaras un poco más sobre este grupo y sus estilos musicales y de portadas.

Para Sickening Bliss optaron por una entrañable escena familiar con la que cualquier mujer puede tener pesadillas el resto de su vida.

Estaba entre meter esta o cualquiera de Cannibal Corpse, quienes pueden presumir de que prácticamente todas sus portadas han sido censuradas y en todas hay sangre. Si me he decantado por esta es por el contraste entre el primer plano y ese fondo tan ñoño. Por ahora el grindcore no es el ritmo más adecuado para una noche de rumba tan alegre como esta noche, por eso no quisiera pasar hoy tan solo un minuto en las notas de este disco.

7. Pabellón Psiquiátrico – La primera en la frente (1987)

Para muchos es bastante desconocido el grupo Pabellón Psiquiátrico, sin embargo, para los españoles no he encontrado una portada más sangrienta y macabra que la de La primera en la frente, el primer disco de Pabellón Psiquiátrico. Y más que por la foto en sí, que ya tiene tela, por la historia que hay detrás.

El que se ve en la imagen con el cañón de la escopeta en la boca no es otro que Patuchas, cantante que se daría a conocer años más tarde en todo el país español  como Juan Antonio Canta, exacto, el de “un limón y medio limón…” que aparecía en el programa ‘Esta Noche Cruzamos el Mississippi’ de Pepe Navarro, convirtiéndose en una de las canciones del verano.

La misma canción que le dio la fama le hundió para siempre, imposible ser considerado en serio después de aquello decidió quitarse la vida a los 30 años de edad. Una portada tan premonitoria como la que ocupará el primer puesto de este ranking.

6. Rammstein – Sehnsucht (1997)

Los alemanes Rammstein siempre han perseguido la provocación y para la portada de su segundo disco de estudio, Sehnsucht, no se les ocurrió otra cosa que montarse un desplegable con un primer plano de la cara mutilada de cada uno de los miembros de la banda, unos cuantos años antes de que se estrenara Saw.

A mi lo que realmente me aterroriza es pensar que lo que parecen instrumentos de tortura es, en realidad, instrumental quirúrgico perteneciente a Ferdinand Sauerbruch, uno de los más famosos cirujanos de todos los tiempos. Cualquiera pasa por un quirófano. Eso sí, el fotógrafo Gottfried Helnwein se encargó de convertirla en una de las portadas más impactantes de los últimos años. Todos los amantes del piercing tenéis aquí otro disfraz, seguro que alguien se alegrará de que no puedas abrir la boca en toda la noche.

Hablar de portadas sangrientas y macabras es sinónimo de hablar de la banda de death metal Cannibal Corpse, que perfectamente podrían ocupar los 10 puestos de este top porque no tienen rival. Sin embargo he preferido dejarles fuera e incluso alejarme lo máximo posible de esos subgéneros del metal a los que tanto les tira el gore, lo de algunos ya es snuff.

Al fin y al cabo esto es Halloween, una inocente fiesta que nunca entenderé porque se empeñan tanto en importar en nuestro país, y este top no pretende ser más que un pequeño juego antes de que den las doce y extraños seres se apoderen de la ciudad. Vamos a por los cinco primeros puestos teñidos de rojo.

5. King Diamond – Give me your soul, please (2007)

No sería justo que no metiéramos en este top al danés King Diamond con su estética tan satánica pero, no hay problema, la portada de su último disco de estudio hasta la fecha, Give me your soul, please, reúne todos los requisitos para incluirla.

Basada en el cuadro ‘My Mother’s Eyes’, nos encontramos con un montón de recursos utilizados en las pelis de terror: un espejo, un crucifijo boca abajo, una niña ensangrentada…

El disco en sí trata la historia de dos niños asesinados por su padre que le hablan desde el más allá y coincidiendo con su publicación se dice que ocurrieron extraños sucesos de este tipo. Lo más inquietante de todo es que la cara de esa niña te resulta tan familiar, como si la hubieras visto antes. Lógico que se esté reflejando en tu pantalla del ordenador, mira quien tienes detrás.

4. Andrew W.K. – I Get Wet (2001)

Si quieres que la portada de tu debut incluya un retrato tuyo y que éste no pase desapercibido, no pierdas el tiempo y encárgaselo directamente al fotógrafo Roe Ethridge, el mismo que hizo la de la famosa lengua de Fischerspooner y que ha conseguido que ambos sean asociados siempre a sus respectivas imágenes.

Tras la portada hay mucha leyenda, el propio cantautor californiano se atrevió a contar la película de que el mismo se había golpeado la cara con un ladrillo, que como la sangre no era suficiente la mezcló con sangre animal que consiguió en una carnicería… Lo cierto es que impacto tiene y que cada uno se invente su propia historia, hay quien hasta la asoció con el consumo de cocaína. Yo personalmente creo que nunca antes la sangre había sido tan bien utilizada en una portada.

3. Accept – Blood of the Nations (2010)

Al buscar por sangre en cantidades alarmantes en una fotografía, esta puede ser una de las que más aprovecha el recurso líquido y no deja nada a la imaginación. Sorprende un poco el hecho de que la ilusión corresponde a éste año, cuando ya la mayoría de los grupos han evitado el uso de éstos recursos para manifestar su violencia musical.

La portada de Blood of the Nations, el último disco de Accept publicado este mismo año, tiene tanta sangre que no hay por donde pillarla sin pringarte las manos. Y poco más, algo tan sencillo como el símbolo de victoria con esos dos dedos para tener la completa seguridad de que tras él no hay nada bueno.

Supongo que tiene que haber más portadas completamente rojas en las que lo único que aparezca sea una gran mancha de sangre, yo la mayor concentración que he encontrado es esta. No hay más que hablar, no queda más remedio que aceptarla en esta posición.

2. Cattle Decapitation – Humanure (2004)

Viendo esta portada me imagino el momento en el que el diseñador presenta su propuesta y la cara que se les puede quedar a los miembros del grupo. Aunque a la banda de deathgrind Cattle Decapitation les va que ni al pelo.

Sus letras suelen ser macabras protestas contra el maltrato y consumo animal, por lo que no podían ser más expresivos. A estos les gusta tanto el gore como a mí una buena chuleta de cualquier animal.

Sin embargo, no comparto mucho lo del vegetarianismo extremo pero sin duda es una opción más de vida y hay que respetar a quienes desean o llevan este estilo de vida, aunque su representación pueda ser tan violenta como éste dibujo.

1. Jay Reatard – Blood Visions (2006)

Pero para sangrienta la portada del debut en solitario de Jay Reatard en la que aparece desangrándose semidesnudo. No pudimos evitar recurrir a ella el día que nos enteramos de la triste noticia de que había fallecido a los 29 años de edad.

No podíamos creérnoslo y daba la sensación de que observando bien la macabra portada íbamos a encontrar alguna señal o explicación a su fatal desenlace. No la hay y pasa a formar parte de ese grupo de portadas premonitorias, además de encabezar este top, como un pequeño homenaje.

Por hoy no tenemos nada más que contar, solo les deseamos una buena noche de Halloween y si eres de los que aprovechas para disfrazarte cuéntanos de qué. A mí tras ver la cantidad de salvajadas de portadas que he descubierto para hacer este ranking me da hasta miedo salir a la calle. Me quedo en casa y que a nadie se le ocurra llamarme al timbre, no hay ni truco ni trato.

Tomado de CucharaSonica