En agosto, el Macondo de Gabo llega a Bogotá

Basada en el cuento de Gabriel García Márquez, llega la obra “En este pueblo no hay ladrones” al Teatro Libre del Centro del 4 de agosto al 10 de septiembre.

EN ESTE PUEBLO NO HAY LADRONES

Por. Maritza Ariza@marittza.arizac

La aventura y el desconcierto se toman a este pequeño pueblo de clima tropical que parece detenido en el tiempo. Las bolas del salón de billar fueron robadas y con ellas, la única diversión de sus habitantes. El autor de tamaña desgracia es Dámaso, un inexperto ladrón de 20 años, quien desde el mismo momento en que comete el hurto y sin medir las consecuencias, empieza a convivir con una culpa que comparte con su mujer, Ana, quien está en estado de embarazo.

El calor sofocante de la región invade también el cuarto de pensión en el que conviven Ana y Dámaso, un cuarto que será testigo de sus noches de insomnio, los gritos de remordimiento, sus conversaciones acaloradas y los señalamientos entre los dos. Los asistentes a esta temporada seremos testigos de la relación entre Ana y Dámaso y veremos a un pueblo corrupto, sometido al yugo de la religión y al tedio, que espera que caiga el ladrón de las bolas de billar.

Sobre la versión 

Macondo es el universo literario que encierra la obra de Gabriel García Márquez, el mismo universo del que hace parte “En este pueblo no hay ladrones”, que en ésta, su versión teatral, toma como centro de atención la culpa compartida entre Ana y Dámaso. En la versión de Adriana Marín yJuan Diego Arias, la trama del cuento se entrelaza desde la escritura con historias, temas y personajes de la novela “La mala hora”;  lo que conlleva a que la obra sea un producto independiente del cuento y que el desenlace resulte inesperado para el público.

En cuanto a su propuesta escénica y artística, hay una inclusión del lenguaje multimedia en la que los personajes interactúan con proyecciones de video que se asemejan a las películas de la década de los 50, de manera que esta pieza teatral navega entre lo clásico y lo contemporáneo. Así mismo, para la preparación del montaje, los actores principales hicieron un trabajo de campo en Sucre (subregión de La Mojana), la población donde sucedieron los hechos que influenciaron a García Márquez. Esto se hizo con el fin de que la puesta en escena mantenga la atmósfera del cuento original.

Así, la obra de teatro permite que el espectador, por medio de la relación de dos personajes, se adentre en el Macondo de Gabriel García Márquez: en su calor, su hastío y las costumbres de sus habitantes.En este pueblo no hay ladrones” hace parte de la colección de cuentos “Los funerales de la Mama Grande” publicada en el año de 1962.

Para mayor información visite: www.teatrolibre.com

n este pueblo no hay ladrones