El comercial más polémico del Super Bowl XLVI

Como ya es costumbre, uno de los ingredientes infaltables para el Super Bowl, son los megacomerciales, en donde algunas marcas llegan a invertir hasta diez millones de dólares, por tan sólo 30 segundos de gloria. ¿Una inversión redituable?

Tomando en cuenta los 100 millones de espectadores que habitualmente genera el Super Bowl tan sólo en Estados Unidos, y la repercusión mercadológica que suelen tener estos comerciales alrededor del mundo, la inversión no parece tan descabellada.

Y mientras unas marcas se inclinan por el uso de tiernos animales, otras lo hacen con grandes actores de Hollywood, tal y como hizo Chrysler con el que para los especialistas fue el mejor comercial de este Super Bowl XLVI, protagonizado ni más ni menos que por Clint Eastwood, quién con un conmovedor mensaje, busca resaltar el orgullo patriótico que envuelve a la armadora de automóviles, que al igual que Ford y General Motors, vienen de superar una de las peores crisis de su historia.

La polémica no se ha hecho esperar, pues mientras unos aplauden el gran mensaje de Chrysler, otros encuentran en este comercial, un claro apoyo hacia la administración de Barack Obama, en tiempos en los que el Presidente de los Estados Unidos, busca la reelección.

Ha sido tal el fervor y la discusión generada en torno a este spot, que incluso fue removido de YouTube durante la madrugada del domingo, sólo para volver a aparecer en línea durante las primeras horas del lunes, al no encontrarse una explicación lógica para su “prohibición”.

Con ustedes, el denominado mejor comercial del Super Bowl XLVI, el cual sin lugar a dudas, se ha vuelto, en el más polémico del Super Domingo.

Si quieren repasar la mayoría de los comerciales que se pasaron durante la transmisión, aquí podrán volverlos a ver.