‘Carmen Maura’ actriz española rueda en Colombia la película ‘Sofía y el Terco’

232 0

Viene a rodar la película ‘Sofía y el terco’, ópera prima del director antioqueño Andrés Burgos.

Carmen Maura está loca por llevarse una chiva grande que vio en el barrio La Candelaria, de Bogotá. La actriz española, que ha trabajado con Pedro Almodóvar, con el actor francés Gerard Depardieu y con Francis Ford Coppola, la misma que ha ganado varios premios internacionales como el Goya (el equivalente ibérico del Óscar), está obsesionada con el “camión colorido lleno de cosas y de gente”.

Así es Maura, una actriz adorada por la crítica y por el público. Una estrella nómada y sencilla que vive entre Madrid y París. La misma que no tiene ningún problema para recibir guiones de grandes realizadores cuando descansa en una de sus casas de campo o para interesarse sobremanera con la trama de Sofía y el terco, la historia de una mujer mayor que quería conocer el mar, y que llegó a sus manos firmada por el libretista y escritor paisa Andrés Burgos.

Una trama que hoy la tiene en Colombia con muchas ganas de actuar. “Burgos ha escrito un guion fuera de lo normal. Algo muy diferente a lo que estoy acostumbrada a leer y no podía decir que no”, comenta la madrileña, que interpretará a una señora de 75 años que se cansa de que su esposo no le cumpla el sueño de llevarla a la playa y decide emprender esa aventura por sí misma.

“Yo he estado en muchas partes y muchos filmes, pero Colombia me faltaba… Quiero rodar ya”, insiste. No la frenaron las noticias de inundaciones ni que la cinta es la ópera prima de un realizador. Va a estar trabajando un poco más de un mes en esta cinta pequeña que, sencillamente, la sedujo.

Cuando uno dice Carmen Maura, ¿todo el mundo abre los ojos, se emociona?

Yo con eso no me identifico, quiero decir, con la fama. Desde la primera vez que me hice popular en televisión supe que eso es como si fuera otra persona. Me veo más como una señora de casa… La actriz anda por ahí, pero aparece de vez en cuando.

Una ama de casa que sale en cine y rompe fronteras. ¿Cuál es la clave que la mantiene activa y actual en ese medio?

Yo tengo un ángel de la guarda que me trata muy bien. He tenido muy buena estrella, aunque he hecho algunas cosas que no han funcionado tanto. Pero la verdad cuido mucho de mis momentos de soledad, cuido mucho de mi persona. Cuando estoy en mi campo (finca), puedo perderme en el bosque y desaparecer y, de pronto, regreso.

¿Qué le encantó de ‘Sofía…’?

Que es una cinta muy coral, tiene unos actores muy interesantes: Constanza (Duque), Gustavo (Angarita) y Jair Romero, ‘el Joe’, quien es el que me lleva al mar. Además, es una película tierna, sin pretensiones, que si se hace bien puede ser fantástica. La gente está harta de explosiones, monstruos y otros follones. Esta es la puritita Colombia.

Una cinta pequeña para alguien que trabajó con Pedro Almodóvar. ¿Cómo ha sido su vínculo con este realizador?

Realmente, no tenemos un vínculo. La última vez que trabajamos fue en la película Volver. Tuve 10 años de viajes y películas con él.
Nos llevamos muy bien como director y como actriz; pero, vamos, no tenemos una amistad. Esos fueron unos años geniales en los que yo lo ayudé y él me ayudó y ya está.

¿Qué le pide a un director?

Que me mande, que sea el jefe del equipo; eso es lo más importante para mí, aunque se equivoque. Les he dicho a algunos directores que no necesito un fan, sino seguir instrucciones. Me gusta ser el muñequito usado en el rodaje.

De verdad, ¿se le mide a todo?
Más bien he hecho de todo. Desde vodeviles impresentables, café teatro burdo; trabajé en lugares donde incluso -no nosotros- había putas; hice fotonovelas, traducciones, teatro, cine…

¿Qué definió su gusto por la actuación?

Desde pequeña me encantaba hacer producciones. Cuando tenía 8 años viví en una casa con puerta corrediza donde hacía pequeños montajes que escribía y protagonizaba (muchas veces de mala). Incluso, a veces cobrábamos una peseta a los padres que asistían.

¿Cuándo pasó a ser una decisión de vida?

Luego de seguir con obras en el colegio y la universidad, pasé de un grupo de teatro de aficionados a responder a un aviso en el periódico para trabajar en un grupo semiprofesional. Ahí me di cuenta de que no me costaba trabajo actuar y, además, me pagaban. Deberían darme un Goya no por actuar, sino por el campo que tengo y porque logré poner luz y teléfono allá.

¿No le gustan los premios?

Soy escéptica con ellos. Cuando me los dan, está bien porque a mi nieta le encantan y hasta los regalo, pues casi nunca me han gustado las estatuas. En casa tengo el del Festival de Cannes (por Volver), que es una palmita dorada y pequeña. Ahora me gustaría comprar ese camión grande (la chiva) que vi en La Candelaria. Si vas a mi casa, vas a encontrar muchos colorines y hasta cuatro Barbies en un sitio.

En Colombia causó mucho revuelo su película ‘La ley del deseo’, porque encara el tema de la homosexualidad. ¿Eso la convirtió en un ícono en la comunidad gay?

Esa es una de mis películas preferidas junto a La comunidad (de Álex de la Iglesia) y fue la que más enamorados me ha dado. Sí, tengo fanáticos de la comunidad gay, que son maravillosos, porque son superfieles. Cuando estoy en mi casa de París y paso por un barrio gay cercano, de repente alguien me reconoce y se arma un follón.

Ahora, con todo el auge de las actrices y el cine español, ¿siente que ha sido una precursora de todo eso?

En Francia repito todo el tiempo lo fabulosas que son las actrices españolas. Es verdad que Almodóvar abrió muchas puertas, pero había problema, pues pensaban que el cine de Pedro era el cine español y nos ha costado hacer comprender que existen otros directores, como Álex de la Iglesia y Alejandro Amenábar. Cada vez que salimos (las actrices), hacemos un bien por las otras, pero no creo que yo haya sido fundamental en eso. Si lo he sido, no me he enterado.

¿Qué le falta como actriz?

No siento que falta nada. No tengo una ambición especial. Todo lo que he hecho me ha sorprendido. Desde el primer Goya, el primer viaje o el primer extranjero que dijo que me conocía. La actuación es para mí como cuando un niño está en un juego y nada ni nadie lo sacan de ahí.
La magia de ‘Sofía y el terco’
La película ‘Sofía y el terco’ es el debut cinematográfico del escritor y libretista Andrés Burgos. Todo gira en torno a una mujer (Carmen Maura) que decide aventurarse y cumplir su sueño de conocer el mar. Además de la actriz española, participan en el filme los actores colombianos Gustavo Angarita (‘Bolívar soy yo’, ‘Malamor’) y Constanza Duque (‘Soplo de vida’, ‘La deuda’). La cinta comenzará a rodarse desde este viernes en locaciones de Bogotá y municipios cercanos como La Calera, Guasca, Anapoima y Apulo, así como Santa Marta.

Nacida para actuar
Nació en Madrid, el 15 de septiembre de 1945. Comenzó su carrera en cortos y en teatro. Debutó en el cine con El espíritu, de Juan Tamariz, pero obtuvo su primer éxito en 1977, con Tigres de papel, de Fernando Colomo. Con el director Pedro Almodóvar hizo Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón, La ley del deseo, ¿Qué he hecho yo para merecer esto?, Matador y Mujeres al borde de un ataque de nervios, con la que consiguió uno de los dos premios Europa a mejor actriz. También fue galardonada como mejor actriz en el Festival de Cannes por Volver (con Almodóvar) y con el Goya por ¡Ay Carmela!, de Carlos Saura, Sombras en una batalla, Lisboa y La comunidad, entre otras.

Fuente: Eltiempo,com