“A veces el mundo no necesita un héroe. A veces lo que necesita.. es un monstruo”.  Luke Evans protagoniza Drácula: La Leyenda Jamás Contada, la historia del hombre que se convirtió en Drácula. Esta película de acción y aventura, coprotagonizada por Sarah Gadon, Dominic Cooper, Diarmaid Murtagh y Samantha Barks, está dirigida por Gary Shore y producida por Michael De Luca, llega a las salas de cine este 16 de octubre.

dracula-la-leyenda-jamas-contada

Casi un siglo desde que la introducción cinemática de Drácula puso a las audiencias bajo su hechizo, el estudio pionero del género vuelve a despertar una de las figuras más cautivadoras de la legenda en una aventura de acción que anuncia un renacimiento de la era de los monstruos.

Luke Evans se transforma del hombre hechizado que la historia conoce como Vlad el Empalador a una omnipotente criatura nocturna en Drácula, la historia jamás contada, de Universal Pictures; la historia de origen de ese atractivo ser inmortal que hemos llegado a temer con la caída del sol: Drácula.

Es el año 1462 y Transilvania ha disfrutado de un período largo de paz bajo el mandato justo y equitativo de Vlad II, Príncipe de Valaquia, y de su amada y valiente esposa, Mirena (Sarah Gadon). Juntos han negociado la paz para su país y asegurado de que su gente esté bien protegida, en especial del poderoso Imperio Otomano, un lastre en constante expansión que tiene su vista puesta sobre la dominación global.

Pero cuando el Sultán Mehmet II  exige que 1,000 niños de Valaquia—incluyendo el hijo de Vlad, Ingeras sean separados de su padres y forzados a volverse niños soldado para su ejército, Vlad debe tomar una decisión: hacer lo mismo que su padre y darle su hijo al sultán, o buscar la ayuda de un monstruo para derrotar a los turcos, algo que significaría condenar a su espíritu a una vida de servidumbre eterna.

Vlad viaja a la Montaña Broken Tooth, donde se encuentra con un repugnante demonio y acepta un trato faustiano—uno que le da al príncipe la fuerza de 100 hombres, la velocidad de una estrella fugaz y suficiente poder para aplastar a sus enemigos. Sin embargo, se le impondrá una sed insaciable de sangre humana.

Si al terminar tres días Vlad logra resistir, regresará a su antiguo ser y quizá, en ese tiempo, logrará salvar a su pueblo. Pero si bebe, se verá forzado a vivir en la oscuridad el resto de su vida, alimentándose únicamente de sangre humana y destruyendo todo lo que le es querido.

 

 

 

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados