457601 (1)

Sebastián Silva, cineasta chileno afincado en Estados Unidos, reafirma su idilio personal con el Festival de Sundance al obtener de la mano de “Crystal Fairy” su segundo premio, ahora como mejor director, cuatro años después de ganar el Premio Especial del Jurado por su segunda película, “La nana“. Se da la circunstancia de que Silva, quien tras su inicial triunfo en Sundance dirigió “Gatos viejos” (también proyectada en el mismo festival), presentó dos películas este año en el certamen de Utah, la galardonada y “Magic, magic“.

Silva quien considera que Hollywood hasta ahora está reconociendo una verdadera identidad del cine independiente, está creando su propio espacio con sus realizaciones, de hecho considera que el premio llegó de forma inesperada ya que su independencia no piensa cederla tan fácilmente.

“Es una película muy inesperada para mí, en mi carrera. Estoy como coqueteando con este modo de hacer películas, donde nada es tan importante, donde el cine es verdaderamente independiente, no como el cine americano que es un poco falsamente independiente, porque es un poco como un hijo pequeño de Hollywood. Es como que el cine independiente acá es solamente un paso, una especie de transición al cine de Hollywood. Es como un escalón; y no un espacio concreto asumido”.

Silva explica que tras el suceso anterior de “La nana” recibió varias propuestas estadounidenses, que no le convencieron: “Las películas toman tanto tiempo de la vida de uno, dos años o más, y yo quiero que tengan que ver con el desarrollo mío, mi contexto, las cosas que quiero aprender y las cosas con las cuales yo quiero estar en contacto. No quiero estar dos años pensando en “Spiderman”. Es como si me pusiera a comer donuts para siempre”.

El realizador, nacido en Santiago hace casi 34 años, abiertamente gay, volverá a la temática de la homosexualidad, que tocó en “Gatos viejos” con su próximo proyecto, a filmarse en inglés en la ciudad donde reside habitualmente, Nueva York, en la que contará la historia de un niño de ocho años que se revela como gay tras enamorarse de su padrino.

Sundance, que acabó este domingo, concedió otros galardones a “Fruitvale”, de Ryan Coogler, como mejor película en el principal apartado (también logró el premio del público), dedicado al cine independiente estadounidense, y en el reservado a las producciones internacionales (donde competía Silva) el jurado se decantó por la coreana “Jiseul”, de Muel O.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados