La película ‘Pequeñas Voces’ se presentará en el Festival de Cine de Venecia

135 0

Hacer parte de uno de los festivales más importantes del espectro cinematográfico del mundo, el Festival Internacional de Cine de Venecia (Mostra Internazionale d’Arte Cinematográfica di Venezia), evento de categoría “A” como Cannes y Berlín, no es una coincidencia; para Pequeñas Voces es la respuesta a un camino sólido y al respaldo de algunos de los fondos mundiales de mayor trascendencia, entre ellos el Tribeca Film Fund del Festival de Cine de Tribeca que dirige el reconocido actor Robert De Niro, el Jan Vrijman Fund y el Gotembor Film Fund de Holanda y Suecia respectivamente y los estímulos del Fondo para el Desarrollo Cinematográfico de Colombia.

Pequeñas Voces, una película animada sobre la visión de los niños del conflicto armado utilizando sus dibujos y testimonios, competirá con algunos de los más destacados directores del cine internacional por el León del Futuro – Premio Luigi De Laurentiis, el cual otorga al mejor filme un premio en metálico dotado con 100 mil dólares.

Voces no tan pequeñas

Jairo Carrillo y Oscar Andrade, los directores de este exitoso proyecto, tienen un amplio recorrido en el cine en Colombia. El primero fue profesor en varias universidades de Inglaterra por 8 años y es actualmente profesor de planta de la Universidad de los Andes del departamento de diseño y director de la línea de investigación de productos audiovisuales, donde hizo el video juego de la operación jaque, adicionalmente se ha desempeñado como co director de las películas Muertos de susto y Dios los junta y ello se separan; por su parte Andrade es realizador de Cine y TV de la Universidad Nacional de Colombia, fundador de la empresa Jaguar Taller Digital que produce hasta el día de hoy piezas interactivas y obras animadas, entre las que se destaca la serie “Flotanautas”, ha sido profesor de la Universidad de los Andes, la Universidad Javeriana y la Universidad Nacional y además es director de LOOP, festival latinoamericano de animación y videojuegos.

Ellos nos dejan ver en sus palabras la profunda motivación que los ha vinculado a un proyecto que por primera vez le da la voz a los protagonistas más indefensos de una situación de la que nunca deberían hacer parte.

“Para mí el cine es una maratón de largo alcance y no una spinning de 100 metros planos. Así me siento al haber terminado la película. Creo que el cine es un trabajo de rumiar una idea por mucho tiempo y tener la fortaleza de seguir sacándole sabor, como un chicle que lleva uno siempre en la boca por años y que, por fin, con esta premiere mundial, ya lo puedo cambiar por uno de otro sabor” afirma Carrillo, a lo que Andrade añade “La selección en Venecia es el reconocimiento a una labor que va más allá de la animación y toca directamente a la cinematografía nacional. Es un logro muy importante, ya que la animación siempre ha sido considerada un “arte menor”, sobre todo en un país donde esta técnica ha existido históricamente, pero orientada principalmente a comerciales televisivos de corta duración. Esta película no hubiera sido posible sin la participación de un puñado de personas comprometidas y disciplinadas, que comparado con el personal necesario para una producción de animación a nivel internacional parecería completamente insuficiente. Fueron la alegría, ideas y aportes que cada uno de ellos entregó al proyecto la que logró un resultado sobresaliente, que supera a la simple suma de las partes”.

Sobre el camino recorrido y lo que la película representa, Jairo no se queda corto “Llegar a un festival Venecia es el sueño de todo cineasta. He creído en esta idea desde el cortometraje que hice en el 2003 y que también fue presentado en Venecia. Ahora en el 2010 volveré a mostrarlo pero ya a manera de largometraje, es lo mejor que le puede pasar a la película para su propio beneficio. Por otro lado, creo que la película puede dar un pequeño aporte para que los colombianos no nos olvidemos de aquellos miles de desplazados casi invisibles que muchas veces obviamos en los semáforos, noticias y en la calle, ya que estamos preocupados por nuestra cotidianeidad” en esa misma línea “Yo creo que todo arte se basa en las restricciones que rodean la obra y en la manera como el artista explota lo que tiene a mano para conmover al público. Y si la gente llora o se conmueve en la sala de cine viendo nuestra película, sería para mi el mayor acierto de Pequeñas voces”.

Fuente: Velvet Voice

Otros links relacionados