‘La sociedad del semáforo’ una película tan alucinante como la vida misma

149 0

Involucrando cerca de 100 extras, un equipo técnico que llega a las 50 personas, decenas actores de la mayor singularidad y el apoyo total de toda la ciudad, luego de más de un mes de rodaje sin contratiempos y donde todos los astros se han conjugado para lograr que una de las filmaciones más complejas del cine colombiano se lleve con éxito, restan pocas semanas para que finalice La sociedad del semáforo, (proyecto ganador del World Cinema Fund del Festival de Cine de Berlin y escogido como participante de L´Atelier de la Cinefundation del Festival de Cannes).

La sociedad del semáforo, la película colombiana con mayor cantidad de premios en su etapa de desarrollo, narra la historia de Raúl Tréllez, un desplazado chocoano con incipientes conocimientos en ingeniería eléctrica, que trabaja como reciclador en Bogotá y está empeñado en la idea de crear un mecanismo para hacer durar el semáforo en rojo el tiempo que quieran los vendedores, malabaristas y lisiados que allí se ganan la vida, de tal forma que se puedan montar actos más largos.

Esta película que verá la luz en 2010 en salas comerciales, es una producción de Día Fragma Fábrica de Películas, en coproducción con Laberinto Producciones. Adicionalmente cuenta con la colaboración de la Embajada de Francia en Colombia, la producción asociada de Gonzalo Castellanos y la participación de EFE X, Caracol TV y Hangar Films.

Con una producción impecable gracias a Día Fragma Fábrica de Películas en co producción con Laberinto Producciones, los semáforos, esquinas, las calles, aceras, rincones, los días y las noches de Bogotá han vivido la magia del cine. De la mano del director y guionista Rubén Mendoza (La cerca) algunos de los espacios tristemente desconocidos de la metrópoli que se encuentra 2600 metros más cerca de la paranoia han resucitado, se han visto retratados por la exquisita mirada fotográfica de Juan Carlos Gil (Perro come perro, La sangre y la lluvia) y sonarán con toda su potencia gracias a Cesar Salazar (Satanás, El colombian dream), entre muchos otros profesionales de alto nivel que están aportando todo su talento para llevar a la pantalla una de las películas más esperadas y arriesgadas del cine colombiano.

Fuente: Laboratorios Black Velvet