Paola Turbay protagoniza su primer filme en Colombia

185 0

Paola Turbay, que en cuatro años se ha ganado un espacio importante en la TV de EE. UU. protagoniza su primer filme en nuestro país ‘Mamá, tómate la sopa’.

Paola Turbay dejó un valle lleno de vampiros en True Blood y tomó un vuelo hacia su querida Bogotá. Descansó del acelerado ritmo de las audiciones en Los Ángeles para protagonizar su primera película colombiana, justo cuando más la conocen en la televisión estadounidense.

“Siempre quise hacer cine”, dice convencida, mientras toma una cucharada de lo que parece una avena, en medio del rodaje de Mamá, tómate la sopa.

Tiene un rulo cerca de la frente y espera sin estresarse a que le apliquen una capa de maquillaje después de una extenuante sesión de primeros planos frente a la cámara.

Está cansada, pero no deja de sonreír y de mirarse al espejo, con su delantal verde y una blusa de muchos colores que se camuflan entre la tropa de técnicos que corren de un lado a otro organizando detalles de última hora y midiendo la luz de un salón de belleza ficticio, que le pertenece a su personaje (Cristina).

“Es una peluquera divertida y muy fuerte, que ha salido victoriosa frente a las circunstancias adversas. Luego conoce a Vicente, un hombre que vive pegado a su mamá, pero que queda impactado con la mujer que aparece en su rutina”, adelanta la actriz y ex reina de belleza. Cuando leyó el guion, le encantó el personaje masculino, pero con el tiempo le fue dando matices al que sería su papel y su oportunidad para volver a Colombia.

“No pude antes porque mis tiempos en la televisión de EE. UU. eran imposibles. Uno debe preocuparse por lo que le gusta, así que cuando llegó esta cinta a mis manos coincidió con las vacaciones de los niños y el final de mi participación en True Blood (serie de vampiros en la que interpretó a la bruja Antonia). Cuando termine aquí, voy a regresar a las series Royal Pains y The Secret Life of the American Teenager. El universo conspiró a mi favor y al de la película”, comenta.

Junto a la cabeza de un maniquí con peluca, cepillos y un espejo antiguo y colorido, Cristina se va ga nando la atención de Vicente. No es tan oscura ni tan anacrónica como su antagonista, la madre de Vicente (papel de Consuelo Luzardo). Gracias a un tratamiento contra la alopecia, la peluquera se conecta con la realidad de una mamá dominadora y un hijo que no ha volado del nido.

Antes de regresar a las tomas, Paola bromea con las maquilladoras y sonríe al pensar en el salto que ha dado, de los rodajes milimétricos en Hollywood a esta cinta llena de retos. “Uno lleva sus experiencias a la televisión estadounidense, muy pensada y a veces complicada, dando un poco de ese espíritu todero que se maneja aquí”, dice.

“Creo que me ha rendido en la TV”, opina riéndose. Y es verdad. En cuatro años, protagonizó la serie Cane, causó revuelo por sus escenas eróticas en Californication y aprendió algunos trucos al compartir con Kira Sedgwick, en la serie The Closer.

“Este puede ser un comienzo en el mundo del cine. No quisiera que mi trabajo en un filme estadounidense se quedara guardado en una caja o no se estrenara nunca. Cuando hago TV lo que grabo sale al aire en unos meses; pero tener un tiempo para crear un personaje, despedirlo y reencontrarlo en el cine es una delicia”, finaliza.

Fuente: Eltiempo.com

Otros links relacionados