Pequeña guía para ver ‘Luna nueva’

141 0

En “La Saga Crepúsculo: Luna Nueva”, que se estrena a partir del día 18 en España y América Latina, aparecen unos nuevos personajes, los Vulturis, lo más parecido a la realeza que tiene el mundo de los vampiros y un elemento crucial del futuro de la saga. Existen desde hace siglos, viven en Italia y son inconcebiblemente poderosos, se encargan de dictar la ley y a la vez de hacerla cumplir entre la comunidad.

El líder del grupo es Aro, interpretado por Michael Sheen. Sheen (“La reina”, “ya está familiarizado con este mundo, al haber interpretado a un hombre lobo esclavizado por los vampiros en las películas de la serie “Underworld”. Pero Sheen dice que había alguien más en el plató que encarnaba tanto a los vampiros como a los hombres lobo.

“Chris Weitz me parece un cruce entre un vampiro y un hombre lobo”, asegura el actor. “Tiene los rasgos cincelados de un vampiro, pero a la vez está cachas como un hombre lobo y es algo peludo, así que era como una gran criatura mitológica que se paseaba por el plató”.

Michael Sheen es AroSheen ideó una forma diferente de vocalizar para Aro, con un tono más alto y más preciso que el que utiliza normalmente. Weitz comenta que esa entonación quizá surgiera de sus primeras conversaciones acerca del personaje. “Básicamente, el personaje tiene 2.000 años de edad”, explica Weitz. “El inglés no es su primer idioma, así que quizá hablara de un modo muy calculado. Es increíblemente cortés y atractivo, pero también extraordinariamente peligroso”.

De hecho, según Sheen, trataba de evocar inconscientemente a los temibles y psicodélicos Blue Meanies, los villanos que odiaban la música y se llevaban el color de Yellow Submarine, al dar voz a Aro. “Hubo un momento en que, de repente, pensé: ‘Oh, sueno un poco como los Blue Meanies’”, comenta. “Me resultaron realmente pavorosos de niño, así que me pareció algo bueno”.

Aunque todos los Vulturis son imponentes, el más temible de todos quizá sea Jane, una vampira de cara dulce y aspecto inocente, que puede infligir dolor con solo desearlo… y lo desea. Dakota Fanning se encarga de interpretarla.

“La verdad es que nunca había interpretado a uno de los malos pero, aquí, hago de chica mala o, más bien, vampira mala, y fue muy divertido”, asegura Dakota Fanning. “Además, era una gran fan de los libros, me leí los cuatro en cuestión de una semana, así que fue emocionante que me pidieran formar parte de la película”.

Parte de la diversión venía de la transformación física. “Tenía que llevar lentillas rojas, que eran geniales y cambiaban el aspecto de todo, literalmente”, explica. “Y el maquillaje blanco… yo creía que ya era bastante pálida, pero ahora me doy cuenta de que, comparada con un vampiro, en realidad estoy bastante morena”.

Kristen Stewart, que ya conocía a Fanning antes de que entrara a formar parte de la película, comenta: “Dakota es realmente aterradora y malvada como Jane. Es una de las personas e intérpretes más impresionantes que conozco. Tiene una presencia imponente con la que nadie se mete. Y no se esperaría de ella, porque es una niña pequeña. Es una de las mejores actrices jóvenes que hay y estoy encantada de poder trabajar con ella”.

En el libro de Meyer, los Vulturis residen en la antigua ciudad italiana de Volterra, una localización real de la Toscana. “La elección de Montepulciano para hacer de nuestra Volterra se estudió mucho”, comenta Brisbin. “Chris quería que la antigüedad arquitectónica nos guiara para crear el mundo de Volterra. Montepulciano es de hecho una ciudad medieval, y la piazza y el ayuntamiento le ofrecieron allí un acceso que le permitía realizar una toma simétrica. Y esa fue precisamente la principal razón por la que acabamos en Montepulciano”.

Las descripciones de Meyer de Volterra y el bastión de los Vulturis ofrecían una sólida base a partir de la que Brisbin podía trabajar. “De existir algo así como la literatura de ficción para el diseño de producción, la Volterra de Stephenie Meyer sería un magnífico ejemplo de ello”, afirma. “Imaginó un mundo en el que la arquitectura contribuye a la historia.

“Los Vulturis celebran sus recepciones en una sala circular que es casi como un vórtice. Tiene un desagüe en el centro, que es donde va a parar la sangre si sucede lo más peligroso”, explica. “Imaginó un pasillo sin fin, que pudimos crear sin un gran esfuerzo mediante infografía. Estos espacios están todos ideados para reflejar la posición de una persona en el mundo y su experiencia al moverse por el mismo”.

El diseñador de producción tomó abundantes ejemplos muy conocidos de arquitectura de la Toscana. “No hemos situado con exactitud ningún elemento concreto de la arquitectura, pero usamos un motivo de rayas verdes sacado del mármol verde y blanco utilizado en varias iglesias y catedrales de la Toscana. Hay una exuberancia de arquitectura medieval y renacentista en la Toscana a la que sigue una especie de arquitectura excesiva de nuevos ricos en años posteriores, que nos proporcionó una inspiración muy, muy variada”.

La diseñadora de vestuario Tish Monaghan debía encargarse de complementar los decorados con un guardarropa refinado y trabajado para los Vulturis, cuya imagen abarcaba literalmente siglos. “El punto clave que Chris quería transmitir era que los Vulturis eran muy elegantes”, comenta Monaghan. “Estudiamos el siglo XVIII y elegimos un estilo que surgió en torno a 1790, con una imagen larga y delgada.

“Queríamos ceñirnos a la gama de colores concreta que David y Chris habían ideado, pero cambiaba del siglo XVIII al siglo XXI. Conocemos a los personajes en el siglo XXI, pero también los vemos en flashback en el siglo XVIII. En el siglo XXI, intentamos hacerlos lo más oscuros posible, siendo el personaje de Aro el más oscuro de todos, porque es el que tiene más poder. Y en la década de 1790, hice lo contrario, intenté hacer a Aro lo más claro posible, porque entonces podríamos verlo en el punto superior de esa gama triangular de colores donde centraría de manera natural la atención, mientras que los demás parecerían sus cortesanos”.

Fuente: noticine