Piratas del Caribe 4, sigue dando de qué hablar en el mundo

189 0

La cuarta entrega de una de las más populares sagas del cine está liderada desde la pantalla por Johnny Depp, quien regresa otra vez en la piel del amado Capitán Jack Sparrow en Piratas del Caribe 4.

Fuera de la pantalla, es Jerry Bruckheimer, el productor de todos los films de esta saga –y el director Rob Marshall- quien debieron planear el enorme operativo necesario para realizar un éxito cinematográfico moderno. Con 106 días de filmación, el elenco y el equipo de trabajo literalmente debieron filmar alrededor del globo: de Hawai a Puerto Rico, de allí a Los Ángeles y luego a Londres. Fue, diría Bruckheimer, “como llevar adelante una operación militar”.

¿Cómo encararon el cuarto film de la saga Piratas del Caribe? ¿Lo hicieron pensando en que había ciertas cosas que podían hacer aún mejor que en los anteriores?

Decidimos seguir una dirección diferente durante la realización de la segunda y tercera películas. Los guionistas Terry Rossioy Ted Elliot aparecieron un día con el libro “On Stranger Tides”, del autor Tim Powers. Ambos hallaron esa novela y sintieron que era una interesante idea a seguir. Así que, compramos los derechos, y así comenzó todo. No miramos hacia atrás; fue el libro lo que nos dio un nuevo capítulo.

¿Cómo es el trabajo con Rob Marshall?
Rob es fantástico. Es un maravilloso director y los actores lo aman. Es veloz y listo; tiene una enorme concentración y muy buen gusto. Con sólo ver sus películas uno lo advierte. La experiencia en cine de Marshall era muy diferente.
¿Aportó una sensibilidad diferente a las secuencias de acción? Coreografiar un musical es muy distinto a planear una escena de acción…

Sí, pero finalmente todo se remite al movimiento de los cuerpos. Es casi lo mismo. Él es un maestro del movimiento y de la actuación. Como tiene experiencia como director de teatro, un ámbito donde lo más importante es la interpretación, Rob realmente se enfoca en el movimiento, en la actuación y en una buena narrativa. Creo que es un realizador de primera clase. Me encanta su experiencia previa; cada film que realizó fue único y diferente. Chicago ganó muchos premios Oscar y todo el elenco adoró trabajar con él.

Por eso fue fácil venderle la película a Penélope Cruz porque acababan de hacer Nine juntos.

Éste es un film que atrae muchos paparazzi ¿Les resultó molesto convivir con ellos?
Eso es algo que no podemos cambiar y es uno de los riesgos de hacer películas. Algunas veces los fotógrafos logran buenas tomas; así que es mejor que las publiquen de todas maneras.

Estas películas han crecido cada vez más y con más éxito, también en materia de libertades creativas y efectos visuales.

Alguna vez se ha preguntado ‘¿Cómo superaremos lo que hemos hecho antes?’
No; todo pasa por la historia y los personajes. Y aún cuando se reportó que Disney acotó el presupuesto y que estábamos pasando algunas penurias por ello, aún así es una película enorme. Es ciertamente muy grande. Hace una semana estábamos en Greenwich, teníamos 465 extras y debíamos vestirlos, alimentarlos y maquillarlos cada mañana. Esa rutina se mantuvo durante dos semanas. Es mucha gente; por eso digo que estamos haciendo una gran película épica.

¿Cuál es su rol en términos de redondear la historia?
Yo estoy presente cuando las tarjetas se colocan en la pizarra. Cuando los escritores comienzan a formular sus ideas, es a mí a quien las presentan. Me involucro en ello y continuamos tirando ideas. Siempre puedo hacer mis aportes, durante todo el proceso, en todo lo vinculado con la película.

¿Ya están planeando una quinta película de la saga?
Estamos ya trabajando en otra historia; estamos en los comienzos de ese proceso.

Fuente: Elespectador.com