Sofía Coppola ovacionada en Venecia

La guionista y directora presenta en el festival europeo su nuevo filme Somewhere. Durante su proyección a la prensa especializada, el film fue ovacionado por el público.

a estadounidense Sofia Coppola sedujo este viernes en el Festival de Cine de Venecia con su nueva película, Somewhere, sobre la transformación íntima de un divo de Hollywood.

La directora y guionista, que compite junto con otros 23 filmes por el codiciado León de Oro, oscarizada por el guión de Lost in Translation (2003), vuelve a abordar un argumento que maneja con sabiduría: el vacío, la futilidad, la soledad de los que lo tienen todo.

La vida de la estrella de Hollywood Johnny Marco, interpretado por Stephen Dorff, cambia radicalmente con la llegada de la educada y encantadora hija de once años, Cleo, a su habitación en el mítico hotel para celebridades Chateau Marmont de Los Ángeles.

“Es evidente que el filme tiene muchas cosas de mi vida, anécdotas e historias que viví, aunque mi padre era muy distinto al protagonista del filme. La escena en un casino en que enseña a la hija a jugar la viví de verdad con mi papá”, confesó la cineasta, hija del renombrado director y productor Francis Ford Coppola.

La película, que fue aplaudida y elogiada durante la proyección a la prensa especializada, narra el recorrido existencial de un divo, que pasa de llevar una vida frívola, a bordo siempre de un Ferrari negro y con cientos de chicas bellas rendidas a su pies, a intentar ser y sentirse padre.

Con pocos diálogos, muchos silencios, un bólido como compañero de vida y un hotel como punto de referencia, el filme de Coppola combina escenas divertidas con sentimientos, buena fotografía y música con situaciones graciosas con la prensa y en los programas de variedades de la televisión.

La película, que se perfila entre las favoritas, compite con la francesa CordieHappy Feaw, de Antonyr Cordier, quien explora el universal tema de la atracción fatal y la vida de pareja. “Es un filme que habla del amor en plural”, dijo Cordier, que cruza a dos parejas de unos treinta a cuarenta años, ni jóvenes ni maduras, que se aman, intercambian compañero y terminan por confundirse. “Algo que puede ocurrir a todos y en todas las capas sociales”, explicó el director del exitoso filme Duchas frías (2005). Happy Few, con escenas de sexo que escandalizaron a algunos, es una reflexión sobre las convenciones sexuales, las inseguridades y celos que suscita superar los límites de la propia libertad.

El sábado se proyecta otro filme francés, Potiche de François Ozon, con dos leyendas del cine, Catherine Deneuve y Gérard Depardieu, y Post Mortem del chileno Pablo Larraín, único latinoamericano seleccionado para la competición oficial.
Fuente:Infobae.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados