4 actividades de bajo costo que hacen felices a los niños

159 0

Las presiones económicas a las que las familias se enfrentan, son comunes en todos los entornos. No sorprende el hecho que aproximadamente al 20% de los padres, en todo el mundo, les preocupen los posibles costos de asumir actividades novedosas para sus hijos.

Sin embargo, en el desarrollo de los encuentros que Dorothy Singer y el Doctor Jerome Singer, de la Universidad de Yale, sostuvieron con niños alrededor del mundo para llevar a cabo investigaciones, acerca del desarrollo infantil, se les ofreció a algunos de los infantes la oportunidad de que se lanzaran a hacer algunas de las actividades, con las que siempre habían fantaseado.

Los resultados reflejaron que apenas cuatro de las cinco principales actividades que los niños eligieron, pueden costar muy poco, si es que no resultan del todo gratis, minimizando así aquellos temores económicos de los padres. Adicional a los resultados más relevantes, se destacaron actividades que los niños del mundo entero quisieran hacer: desde pintar con los dedos, hasta saltar y revolcarse en un charco de barro, dejando en evidencia que a los niños les atrae más, jugar y divertirse al aire libre y compartir una serie de actividades en compañía de sus padres, como lo son:

• Ciclismo de montaña (26%)
• Lanzarse por un rodadero (13%)
• Preparar un ponqué enorme (10%)
• Dejarse rodar por una montaña (9%)

Uno de los principales anhelos de un padre convencional es compartir experiencias con sus hijos y llenarlos de recuerdos valiosos. Sin embargo algunos tienen la sensación de que sus hijos prefieren otra cosa. Pero la realidad señala que un alto porcentaje de niños alrededor del mundo (el equivalente a un 63%), le gustaría hacer cosas con sus amigos y con su familia, lo que avala el anhelo de la mayoría de padres.

El hecho de que los padres se sientan tranquilos y confiados y les permitan a sus hijos salir, ensuciarse, dejarlos ser niños, en suma, es fundamental para su desarrollo. A ellos los llena de confianza y seguridad en sí mismos, y a los padres, de orgullo. Los niños tienen la posibilidad de descubrir sus diferentes habilidades, en distintas áreas; no importa en cuáles, lo importante es motivarlos a que hagan algo, a que se atrevan, a que se lancen, sin necesidad de invertir mayor cantidad de dinero en dichas actividades.

Es importante tener en cuenta que a los niños se les está negando, cada vez más, la posibilidad de jugar, de disfrutar y aprender a partir de sus más naturales inclinaciones: ser curiosos y explorar. Se debe hacer un esfuerzo por asegurar que haya menos obstáculos para el juego y que además se le de al tema la importancia y el énfasis que se merece, teniendo en cuenta que el aspecto económico tiene cero impacto en esta labor.