En noviembre el museo del oro abre sus puertas totalmente renovado

102 0

Además de estrenar una nueva manera de exhibición de las piezas, el moderno recinto contará con restaurante y tienda, entre otros muchos servicios
Virginia Moreno, analista de colecciones del Museo del Oro del Banco de la República desde hace más de 14 años, trabaja a marcha forzada en los detalles finales de lo que será la nueva presentación de la colección de las piezas, que se abre al público el próximo domingo 2 de noviembre.

Aunque el trabajo de cuidado y ubicación de las piezas se le aumentó, ella está feliz pues con la nueva remodelación del museo los más de 40 mil visitantes mensuales (que en promedio lo comenzarán a visitar) tendrán la oportunidad de conocer 1.479 nuevos objetos de orfebrería, cerámica, madera, textiles y piedra que hasta ahora permanecían guardados por falta de espacio.

“Creo que todo va a ser novedoso para el visitante así haya estado en otras ocasiones. De hecho, las piezas están distribuidas de una forma diferente, todo el concepto de la museología ha cambiado totalmente”, explica Virginia, quien cada vez que señala una pieza la relaciona con una hermosa historia sobre el significado simbólico que tenía para su cultura respectiva.

La directora de la entidad, Clara Isabel Botero, explica que el proyecto de remodelación fue un esfuerzo interdisciplinario que se inició hace diez años, cuando se dieron cuenta de la necesidad no solo de renovar los guiones científicos sino de adecuar el edificio a los estándares propios de un museo de esta categoría a nivel mundial.

“Se va a duplicar el número de piezas en exposición permanente. Pero digamos que más que eso este proyecto muestra una nueva narración de la metalurgia prehispánica de Colombia”, agrega Botero.

Para ello, el arqueólogo Roberto Lleras y su equipo de curadores se encargaron del diseño de la nueva ruta de visita. “El Museo del Oro es ante todo un museo de metales. A partir de ahí, nosotros ideamos una exposición que es parcialmente científica, parcialmente poética y parcialmente simbólica sobre la relación de las colecciones prehispánicas con el metal”.

Con este objetivo en mente, el arquitecto Efraín Riaño y su equipo iniciaron los trabajos de remodelación y adecuación de la edificación. El costo total del proyecto fue de 20 millones de dólares (más de 40 mil millones de pesos).

“En términos de áreas de exhibición -comenta Riaño- teníamos entre 800 y 900 metros. Ahora tendremos 4.000 metros de exhibición, que sumados con las áreas de servicio se acercan a los 7.000 metros”.

De esta manera, el museo contará con tres grandes salas de colecciones, una sala de exposiciones temporales, auditorio, café, tienda, restaurante, punto de información y guardarropas, entre otros servicios. “Vale la pena destacar que las zonas del público son muy generosas pensando que la visita al museo va a ser más larga”, agrega Riaño.

Pero mientras se abren las puertas, Moreno continúa con su portafolio lleno de llaves de seguridad, ubicando en las vitrinas cada una de sus piezas consentidas en los soportes de acero quirúrgico, diseñados de manera exclusiva para cada una, por un grupo de joyeros y restauradores especializados.

Nueva narración de la metalurgia prehispánica de Colombia

El equipo de especialistas, bajo la coordinación y dirección de Roberto Lleras, tuvo a su cargo el diseño de una nueva manera de narrar el desarrollo de la metalurgia prehispánica de Colombia, que representa una especie de recorrido circular.

Primera estación: Descubrimiento de los metales

Un video le explicará al visitante la forma que se extraían los metales de la tierra, cómo se descubrieron hace cerca de 7.000 años y cómo el hombre empezó a dominar su técnica de trabajo para la construcción, la guerra o la ornamentación, entre otras utilidades.

Segunda estación: El trabajo de los metales

Esta sala explica cómo se obtenían los metales y cómo se extraían de las minas. Las técnicas del martillado y la fundición, entre otras.

Tercera estación: La gente y el oro en la Colombia prehispánica

La manera como la gente comenzó a relacionarse con los metales haciendo un recorrido por la trece regiones arqueológicas del país (Nariño, Tumaco, Calima, Tolima, Tierradentro, San Agustín, Quimbaya, Cauca, Zenú, Tairona, Muisca, Urabá y Chocó). En estas salas se podrán ver los atuendos y la simbología particular que tienen los objetos.

Cuarta estación: Cosmología y simbología

Esta sala explora las propiedades que la gente le otorgaba a los objetos más allá de su función utilitaria. Como su relación con el sol, el origen, la luna o los ancestros.

Quinta estación: La ofrenda

Finalmente los elementos son transformados y regresan a la tierra en forma de ofrenda. Este ritual se representará en una laguna, el lugar de ofrenda por excelencia.

Uno de los lugares más emblemáticos del Museo del Oro es sin lugar a dudas la ‘Sala de la ofrenda’, donde se representa una ceremonia sagrada indígena. El nuevo recinto tendrá capacidad para albergar un mayor número de visitantes y ha sido adecuado con una moderna tecnología de iluminación y sonido 5.1. Allí, el visitante se extasiará observando piezas única de oro, mientras escucha los cantos de los mamos de la Sierra Nevada de Santa Marta.

Características de las vitrinas
– Los materiales en los que están hechos las vitrinas que albergan las piezas fueron probados y estudiados para que no entren vapores o soluciones salinas que las alteren.
– Cada vitrina tiene un dispositivo de humedad, un dispositivo de temperatura y un dispositivo de aire compresión positiva.
– En términos de iluminación, se instaló una tecnología de LED’s que no tiene rayos infrarrojos y que, además, genera hasta dos millones de colores, lo que permite rescatar el color original de las piezas a través de su calibración.
– Su baja temperatura y consumo permite que el sistema dure 10 años en promedio. Esto permite abrir lo menos posible las vitrinas.
– Los recintos tienen un microclima que permiten que en el tiempo las piezas tampoco se degraden por cambios drásticos de temperatura. En especial las orgánicas como textil, hueso, concha y madera.
– Tanto el sistema de temperatura como el de iluminación está controlado desde un centro de computación.
– Las vitrinas además tienen cuatro sensores diferentes de seguridad.

Información de serivicio

– Museo del Oro del Banco de la República
– Martes a sábados, de 9:00 a.m. a 6:00 p.m.
– Domingos y festivos (que no sean lunes) de 10:00 a.m. a 4:00 p.m.
– Cerrado todos los lunes del año (inclusive los lunes festivos)
– Costo de la boleta: $2.800. Menores de 12 años y mayores de 60 es gratis.
– Público discapacitado motor contará con las rampas y sistemas de movilización respectivos.
– Público discapacitado visual y auditivo contará con guías especializados, previa solicitud.
– Dirección: carrera 6 # 15-88, Parque Santander, Bogota.
– Teléfono: (571) 3432222
– Fax: (571) 2847450

Fuente: El Tiempo

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados