El Banco de la República inaugura Transformación, una retrospectiva del artista Víctor Grippo (Argentina, 1936 – 2002). A simple vista la obra de Víctor Grippo parece compleja: un químico que se reconoce a sí mismo como humanista y crea obras de arte en las que, como si fueran experimentos científicos, practica la alquimia. Sin embargo, vista con un poco más de atención, la obra de Grippo es además un canto a la vida: una celebración de la cotidianidad, del hacer en comunidad, del trabajo honesto… Una invitación a transformar la ciencia en arte, el arte en vida.

Víctor Grippo durante el montaje de Analogía I, Bruselas 1995. Archivo Víctor Grippo
Víctor Grippo durante el montaje de Analogía I, Bruselas 1995. Archivo Víctor Grippo

La exposición Víctor Grippo. Transformación, una curaduría de Alicia Chillida, repasa cinco décadas de trabajo artístico de quien es considerado uno de los pioneros del arte conceptual en Latinoamérica. Estará abierta entre el 28 de noviembre de 2014 y el 4 de marzo de 2015 en el Museo de Arte del Banco de la República de Bogotá. La entrada es gratuita.

Víctor Grippo, un alquimista

Víctor Grippo estudió Química y Farmacia en la Universidad de La Plata y desde niño se formó como dibujante y pintor. Durante sus años de facultad, inmersos en la dictadura militar de la Argentina de los años sesenta, Grippo desarrolló una actividad artística paralela que le permitió exponer varias veces en La Plata y Junín, su ciudad natal, además entabló amistad con el artista Ricardo Carreira, quien sería uno los pioneros de lo que más tarde se denominó el Conceptualismo argentino. A finales de los años setenta, se vinculó al Centro de Arte y Comunicación –CAYC– y se incorporó al Grupo de los 13, que propuso un tipo de arte que buscó activar el entorno social y gestar un nuevo tipo de sociedad. “Se trató de extraer fragmentos de la vida cotidiana y, a través de ese fragmento o porción, resignificarla a partir de la alteración de su contexto habitual”, escribió el artista en Sistema, uno de sus textos más conocidos.

Como en su vida, en la obra de Grippo la ciencia y el arte se cruzan constantemente, él mismo se entiende como un alquimista, como quien —a través de instalaciones y acciones— une y contrapone distintas polaridades en busca de respuestas que le permitan “entender el mundo”: lo consciente y lo inconsciente, el instinto y la razón, lo espiritual y lo material, lo masculino y lo femenino, la ética y la estética. De ahí que algunas de sus obras parezcan más experimentos de laboratorio que piezas de museo.

“Los mecanismos de Grippo no son nunca sofisticados ni costosos; como respuesta a los problemas técnicos le interesan las soluciones artesanales, no industriales, una salida a la falta de recursos, una tecnología de la pobreza. Grippo trabaja con materiales (casi) perecederos en instalaciones efímeras, en las que incluye el tiempo como material. Por ejemplo, a través del uso de la papa como elemento natural perecedero, cuya podredumbre se transforma en energía”, explica Alicia Chillida, curadora de la exposición.

Sacralizar lo básico

A la hora de concebir una obra, a Grippo le interesan los materiales domésticos: la papa, una mesa, el pan, etc., así como los personajes o herramientas que se relacionan con oficios tradicionales: el herrero, el carpintero, el labrador, el albañil… Todos elementos que habitan “la vida del común” y a los que el artista de cierta manera “sacraliza” para construir relatos que hablan de la cultura rural del continente, de lo pobre, de la vida cotidiana, de lo básico.

“Grippo utiliza los objetos como portadores de diferentes mensajes en los que la figura humana está implícita. A partir de cada experimento, cada nuevo descubrimiento se traduce en un resultado plástico. El artista lo aísla con pulcritud científica, lo preserva como signo destinado a su tiempo y lo lanza al porvenir, para donar esa manera de entender el mundo como una reserva ecológica y moral para generaciones futuras. Cuestiones prioritarias para este artista que no concibe disociar el arte de la vida”, enfatiza Chillida.

Sobre la exposición

Transformación ofrece una panorámica del trabajo de Víctor Grippo, que va desde sus inicios en los años sesenta hasta el 2002. La muestra se organiza a partir de una secuencia cronológica, no lineal, bajo la idea de trasformación, uno de los principios que fundamentan su práctica artística. Entre las obras expuestas se encuentran varias de sus piezas más paradigmáticas: Algunos oficios (1976), Construcción de un horno popular para hacer pan (1972), la Serie Valijitas (dedicadas a Le Corbusier, a Kafka, al albañil, al crítico sagaz), Naturalizar al hombre, humanizar a la naturaleza o Energía vegetal (1977), Vida, muerte, resurrección (1980) y Analogía IV (1972), entre otras.

Esta exposición se realiza en colaboración con el Museo Universitario de Arte Contemporáneo de la Universidad Autónoma de Ciudad de México, el Centro Gallego de Arte Contemporáneo de Santiago de Compostela, España, y la Unidad de Artes y otras Colecciones del Banco de la República de Colombia.

· INFORMACIÓN GENERAL:

¿Qué? Exposición: Víctor Grippo. Transformación

¿Quién? Curaduría: Alicia Chillida

¿Cuándo? Del 28 de noviembre de 2014 al 4 de marzo de 2015

¿Dónde? Museo de Arte del Banco de la República, piso 2 (Calle 11 No. 4-21, Bogotá)

¿Cómo? ENTRADA GRATUITA

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados