Top 5 de juegos productivos para jóvenes

¿A quién no le gusta jugar?, el juego, sin importar la edad, cumple un papel fundamental en el desarrollo físico e intelectual de los jóvenes, sin embargo, vale la pena preguntarse primero: ¿Cuáles son mejores juegos?, ¿preferimos que nuestros hijos sean más hiperactivos?, ¿Más calmados? Y ¿qué clase de juegos son los más apropiados, los juegos pasivos o los juegos activos?

Para responder éstas y más preguntas que los padres se hacen, el Psicólogo Gustavo La Rotta–Amaya, asegura que “esta es una de las grandes controversias en los estudios sobre el juego ya que, desde luego, cada uno de los dos tipos, activos y pasivos, representa ventajas pero también, como en toda controversia, hay diferentes posiciones”

Uno de los tópicos de esta discusión tiene que ver con las características de la población. Para el tema de los juegos es importante tener en cuenta las edades de los adolescentes a la hora de determinar qué tipo de juegos son más indicados y cuáles ofrecen mayores beneficios para los menores.

“Por ejemplo, juegos que implican el seguimiento de reglas y el entendimiento de la perspectiva y posición de otras personas solamente son posibles cuando los menores alcanzan un determinado nivel de desarrollo, mientras hay categorías de juegos indicados para cualquier edad, como lo pueden ser los juegos de imitación o rondas” Explica La Rotta-Amaya.

Los juegos activos o de contacto, son aquellos en los que hay desgaste de energía y contacto físico, entre éstos se encuentran los juegos en equipo tales como, football, basketball, volleyball, escondidas, entre otros.

Este tipo de juegos son positivos, dado que además de contribuir al desarrollo físico, fortalecimiento de músculos y mejoramiento del sistema digestivo, también ayuda en otros aspectos emocionales y de personalidad tales como satisfacer necesidades de cercanía y afecto, mejorar la interacción con los demás, inculcar respeto y buen entendimiento de normas y reglas, contribuir en la toma de decisiones y enriquecer las relaciones interpersonales.

“La adolescencia es un período del ciclo vital donde las personas tienen mucha energía que es necesario canalizar y, por tanto, las actividades físicas intensas resultan idóneas para canalizar todo ese potencial. Muchos adolescentes efectivamente prefieren actividades intensas donde se involucre el cuerpo y entre en contacto con otras personas así como con el mundo que les rodea; tal es el caso de actividades como el BMX o el skateboarding donde el placer está en aprovechar los espacios construidos, urbanizados como cancha de juegos y el contacto con otros como la posibilidad de interacción que media procesos de intercambio entre novatos y avanzados”, sostiene La Rotta–Amaya.

Por su parte, sobre los llamados juegos pasivos, La Rotta afirma que: “se piensa que son así dado que su naturaleza compromete otra serie de procesos lo que para muchos representa la negación de la actividad que se supone física. Sin embargo, esto no es así porque, efectivamente, cuando se habla de actividades como por ejemplo el parqués, el ajedrez, las cartas, etc. es necesario reconocer otro tipo de procesos involucrados de carácter cognitivo como la atención, la percepción, el pensamiento, etc.,”.

Los juegos pasivos también ofrecen innumerables beneficios para los jóvenes, en temas relacionados con fortalecimiento de los tiempos de concentración y atención, memoria a corto y mediano plazo, mejoramiento del pensamiento analítico, creatividad y aumento del desarrollo del lenguaje, entre otros. Los juegos pasivos son muy entretenidos para los menores y tienen la ventaja de que pueden realizarlos solos.

Todas las categorías de juegos ofrecen beneficios para las personas, pasivos o activos están bien indicados, lo importante es que los adolescentes estén felices y aprovechen su tiempo en el juego que más les divierta y agrade.

Si su hijo o hija presta mayor atención a un tipo de juego que a otro, por hiperactivo o calmado que parezca, incentívelos a reconocer en la práctica de los mismos, qué tipo de fortalezas o destrezas se están generando. El ideal sería que el adolescente si bien tiene preferencias para un juego u otro, se relaciones con otros de su misma edad que realicen actividades distintas, pues es importante que ellos mismos les den el valor que cada tipo de juego se merece y los valores que podemos reconocer en los otros.

Los juegos, sin importar que sean de mesa, deportivos, de video o de ronda, ofrecen innumerables beneficios para las personas de todas las edades, especialmente para los adolescentes, pues a través de estos, no solamente los menores se divierten sino que también aprenden y afianzan conocimientos.

Luz Helena Buitrago León, Directora de la Especialización en Psicología Clínica y Desarrollo Infantil de la Facultad de Psicología de la Universidad del Bosque, compartió un top 5 de los juegos que contribuyen a que los adolescentes tengan momentos divertidos sanamente:

Juegos de mesa

Los juegos de mesa, además de ser muy entretenidos para los menores, contribuyen de manera especial en su desarrollo intelectual y emocional, fortalecen la concentración, la memoria a corto y mediano plazo, mejoran el pensamiento analítico, ayudan en la solución de problemas, en la creatividad, estimulan el desarrollo del lenguaje y mejoran sus tiempos de atención, entre otros. Asimismo, favorecen la interacción social y el manejo de normas de acuerdo con las edades de desarrollo.

Según la dra. Buitrago, “Los juegos de mesa más recomendables para fortalecer estos aspectos son: los simples como dominós (que desarrollan conceptos de color-números y categorías simples), juegos de cartas sencillos (busca tu pareja), bingo (donde tenga que emparejar letras y números o colores y letras, juegos de memoria donde tenga que recordar dibujos, Igualmente, se puede optar por aquellos juegos de mesa que tengan reglas de juego y competencia entre los participantes”.
Deportes

La práctica de juegos deportivos, además de garantizar a niños y adolescentes una vida sana, ofrecen innumerables beneficios entre los que se encuentran: mejorar su fuerza y equilibrio, fortalecer sus habilidades motoras, de coordinación y resistencia, contribuir en la toma de decisiones y enriquecer sus relaciones interpersonales.

Buitrago señala que “En la adolescencia, los juegos deportivos contribuyen de manera especial en el desarrollo de procesos de maduración biológica, esquemas motrices, corporales, hábitos saludables, pautas de socialización con pares, autoestima e incluso favorecen el manejo del tiempo libre del adolescente”.

Los juegos deportivos más recomendados para favorecer estos aspectos son: natación, fútbol, ciclismo, baloncesto y volleyball.
Videojuegos

Los videojuegos juegan un papel fundamental en el desarrollo intelectual y psicológico de niños y adolescentes, dado que “pueden desarrollar sentimientos de superación, mejoran la rapidez de razonamiento y estimulan su concentración. Favorecen reflejos y agilidad mental y mejoran la coordinación manual. Pueden promover, dependiendo de su contenido, el trabajo en equipo en el caso de los juegos para varios jugadores. Muchos están diseñados con fines educativos, así que, a la vez que juegan, aprenden sobre todo tipo de conocimientos o destrezas” aseguró Buitrago.

Juegos de ronda

Esta categoría de juegos ofrece momentos de diversión y esparcimiento porque están basados en el baile y la música, lo que contribuye y favorece el desarrollo de la coordinación y el lenguaje y la socialización puesto que requiere de grupos para su desarrollo.

De acuerdo con el libro Juegos tradicionales del Táchira, de la antropóloga Reina Durán: “Las rondas tienen sus orígenes en las danzas ceremoniales de los primeros hombres que poblaron la tierra, donde se conjugaban movimientos danzados, canto, pantomima y voces poéticas, todo con fines rituales”.

Juegos mentales

Los juegos mentales son para todas las edades y sirven para ejercitar funciones del cerebro como la memoria o la capacidad de observación, dado que exigen gran concentración y altos niveles de recordación.

En esta categoría hay infinidad de rutinas, tanto para jugar de forma individual como en conjunto. Por ejemplo, juegos de cartas, mímica e imitación, cubo Rubik, juegos de memoria, acertijos y adivinanzas, son algunos de los más comunes.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados