Shakira editó libro ‘Al viento y al azar’ de su padre William Mebarak

La colombiana editó Al viento y al azar, de William Mebarak. “No sólo me dio la vida, sino que continúa cada día inspirándola, como quien respira sobre una flama y con cada exhalación la aviva”, escribió en la dedicatoria

“El amor que siento por mi padre y que profeso, no al azar, pero sí de cara al viento, jamás ha sido ciego, puesto que sólo basta con ver el material del que está hecha su alma para quererle aún más”, asegura Shakira en las líneas del prólogo del libro escrito por su progenitor.

El libro de Mebarak, Al viento y al azar, recopila historias de amor y de ficción y ensayos sociopolíticos que atraparon a la cantante. Por eso, afirmó sentirse honrada de poder escribir el prólogo y orgullosa del trabajo de su padre.

“«Karabem» me sigue inspirando, tanto como para hacerme cometer la imprudencia de convertirme, esta vez, en su editora”, bromeó. “De Al viento y al azar me conquistó todo: la rebeldía en algunos de sus textos, la anarquía en su estructura, y más aún, la honestidad brutal en sus páginas”, añadió.

El lanzamiento de la antología será este lunes en Bogotá y contará con la presencia de Shakira. La artista es muy cercana a su padre, quien la acompañó y apoyó durante su carrera. Este año, cuando fue galardonada como Artista del Año por la Academia de la Grabación, rompió en llanto por las palabras que William le dedicó.

Más allá de las composiciones, no es la primera vez que la colombiana participa en un libro: publicó el cuento Dora la exploradora en el día mundial de la escuela, que aborda cuestiones vinculadas con la educación.

Ella misma presentará mañana en Bogotá el libro de William Mebarak. Aquí el prólogo.

“Me encontraba en mi casa de Miami la tarde en que recibí la llamada de Francisco Solé del Grupo Planeta pidiéndome introducir el presente libro con unas páginas escritas de mi puño y letra. Debía ser la humedad de aquel día la que provocó una ligera turbulencia en mi cerebro y me impidió detenerme a reflexionar en la difícil misión que se me encomendaba, puesto que en ese momento y como por acto reflejo, accedí a hacerlo.

¿Se puede acaso esperar de mí la requerida objetividad que este libro merece para calificarme como una decente prologuista cuando se trata de mi padre y su obra?

Del hombre que no solo me dio la vida, sino que continúa cada día inspirándola como quien, apenas siendo consciente de ello, respira sobre una flama y con cada exhalación la aviva.

El amor que siento por mi padre y que profeso, no ‘al azar’ pero sí de cara al viento, jamás ha sido ciego, puesto que solo basta con ver el material del que está hecha su alma para quererle aún más. Tampoco es un amor sordo, y mucho menos mudo, ya que sin duda alguna ha sido a través de la palabra oral y escrita como William, el escritor, el hombre y, aún mejor, el padre, más contundentemente se manifiestan.

Si el amor al ‘Pater’ pudiese compararse con la anatomía de una célula, no dudaría que el núcleo de la misma sería el complejo edípico natural en todas las niñas cuyo primer ser fundamental es su padre, y si esto fuese así entonces la mitocondría de esta célula amorosa sería la admiración que él ha sabido desde siempre despertarme.

Ésta última no vino indefectiblemente junto con el cargo de ‘hija’, se la ganó solo, porque si existe en él un arma de fascinación que bien ha conseguido utilizar conmigo y un vehículo infalible de comunicación entre mi padre y yo, ha sido la palabra… es a través de ella como me ha otorgado las más profundas e invaluables lecciones de vida.

Mi primer poema La rosa de cristal, lo escribí a los cuatro años e iba dedicado a mi madre. Imagino que alguna influencia secreta habían ejercido en mí las tantas declaraciones de amor improvisadas en servilletas que en ocasiones mi padre decidía obsequiarle. Algo de lo que tal vez ni él ni yo habíamos sido conscientes hasta hoy, fue cómo a través de ellas también me estaría obsequiando una vocación y la forma más eficaz de agarrar con las dos manos el corazón de un ser amado.

A los siete años le pedí a Santa Claus que me regalara una máquina de escribir en aras de también querer sentirme poseída por aquella entidad invisible que subyugaba a mi padre durante largas horas frente a su máquina Olympia. Escribí entonces con mi nuevo juguete una serie de salmos, poemas y cartas a Ronald Reagan, Gorbachov y Arafat, que dudo hayan alguna vez arribado a las inaccesibles manos de sus destinatarios. Todo esto porque, en mi afán de imitarlo, sabía de decenas de cartas que mi padre en ocasiones, y con tan poco pudor, había dirigido a líderes mundiales, quizá con algo más de suerte que yo; como también de tantos otros artículos de género epistolar que aparecían publicados en el diario local bajo su columna semanal ‘Si yo fuera presidente’. Aquellos textos iban cargados de las sugerencias si acaso vehementes pero bien intencionadas de un ciudadano común y corriente para muchos, pero único en el mundo para mí.

Aquella sensación embriagante y adictiva de la que sabía víctima a mi padre cada vez que escuchaba el sonido de sus dedos de mecanógrafo posados sobre las teclas, jamás tuve la dicha de experimentar escribiendo cartas a Reagan, sentada frente a aquella maquinilla gris que me habían traído del Polo Norte.

Fue solo cuando empecé a escribir mis primeras canciones con un bolígrafo Kilométrico azul y sobre mi detestado cuaderno de matemáticas cuando comprendí por fin de qué se trataba… una vez logré apreciar el aftertaste de las letras en mi paladar de recién nacida compositora, nunca más dejaría de escribir hasta hoy, así como él tampoco jamás lo ha conseguido y para la muestra un botón: a sus ochenta años publica un nuevo libro y por su culpa ahora me empiezan a dar ganas de hacer lo mismo.

William Mebarak Chadid,alias ‘Karabem’, me sigue inspirando, tanto como para hacerme cometer la imprudencia de convertirme, esta vez, en su editora. Muchos de ustedes se preguntarán cómo fue que llegué de pseudopoetisa a compositora, de compositora a cantante, de cantante a bailarina, y de bailarina a esto.

Pues bien, no me extenderé en despejar las dudas que fácilmente pueden ser aclaradas a través de Wikipedia. Lo que sí puedo es contarles cómo al encontrarme durante mi gira en México, cada noche al bajarme del escenario me ponía mi pijama más cómodo y, con una taza de café entre los dedos, ojeaba las páginas de este libro. Logré reírme tantas veces sola con algunas de las ocurrencias de mi padre y cuando menos me percaté ya había tenido la osadía de suprimir algunos textos y manipular el orden de los mismos para lograr una secuencia que, a pesar de ecléctica, adquiriera una cierta armonía que egoístamente me complaciera.

La confianza que mi padre depositó en mí mientras realizaba este trabajo, me permitió fácilmente editar lo que creía conveniente.

Posteriormente le entregué el libro, o los vestigios de lo que alguna vez había sido, en un mamotreto lleno de tachones, remiendos, cinta pegante y comentarios, y en una letra virtualmente ininteligible (¡siempre quise ser médico!), la cual solo mi padre pudo descifrar como el mejor egiptólogo, los jeroglíficos de una pirámide.

Así fue como el desordenado manuscrito se lo hicimos llegar a su primera editora en Barranquilla para reimprimir en el nuevo orden estipulado y enviar posteriormente una versión algo más presentable a la editorial.

Poco tiempo después recibimos la buena nueva por parte de Planeta, comunicándonos que deseaban publicarlo puesto que les había gustado. No se me hizo difícil comprender esto, puesto que de Al viento y al azar me conquistó todo: la rebeldía en algunos de sus textos, la anarquía en su estructura, y más aún, la honestidad brutal en sus páginas.

En lo personal, disfruté leyendo la colección de artículos aquí recopilados, en especial los que cargan algún tipo de denuncia o comentario sociopolítico. Siempre he considerado que los ciudadanos del mundo tenemos el deber moral de participar en las decisiones que definen el destino de nuestras naciones. Es ese, sin más, el significado de la ‘política’, y es su inquietud por los temas que le conciernen y que mi papá jamás consigue obviar a través de sus publicaciones, parte de esa obligación inherente a todos los que cargamos documento de identidad. Un deber que considero aún más ineludible en el caso de artistas, compositores, autores y formadores de opinión.

Son, sin embargo, ‘Historias cortas’ y ‘Amores volátiles’ las porciones del libro que quizá más me atraen. En ‘Historias cortas’ no se sabe con certeza dónde acaba la realidad y empieza la ficción, si es así de mágica la cotidianidad de la costa Caribe colombiana o si es la imaginación y la tendencia propia de los escritores a exagerarlo todo lo que convierte a mi amada Colombia en una hipérbole constante, en donde todo puede ocurrir y donde lo más insignificante recobra un valor bestial y digno de contarse. En los ‘Amores volátiles’ se aprecia holísticamente su calidad literaria, la audacia y delicadeza de su pluma en cuanto evoca a través de su capacidad descriptiva los momentos felices o confusos y a veces desafortunados de un joven costeño en el cenit de su adolescencia explorando las rutas laberínticas del amor carnal. El candor, la inocencia y las pinceladas costumbristas con que nos dirige hacia una época quizá más bella y simple que la actual, tiñe las páginas de este libro de un color sepia parecido al de las fotos que conservo de mi padre caminando por las calles de Manhattan, cuando recién aprendía a hacerlo en el año 1932.

Concluyendo, y para no quitarles más tiempo a ustedes, lectores, les invito entonces a que, como yo, se dejen llevar sin hacerse demasiadas preguntas y sin intentar buscar un exceso de coherencia en las ocurrencias de mi padre. Así como lo cuenta Constantin Cavafis, el héroe Ulises, de regreso a Itaca, no se detuvo a intentar comprender las peripecias de su viaje. Quizá sea esa la mejor manera de disfrutar de un libro tan heterogéneo como este. Permitirse ocupar la silla trasera para que el conductor, en este caso el autor, nos dirija por donde se le antoje aunque el paisaje a ratos pase de ser hermoso y nostálgico a deliciosamente incongruente. Y si en el camino se les ocurre hacer un alto para transportar los sentidos al valle de lo voluptuoso y lo sensual, les sugiero que no duden en repetir en voz alta, pero en soledad, “Acto de amor”, uno de mis poemas favoritos de siempre”.

Shakira. ¡La editora!

‘Y estoy escribiendo un libro sobre mi hija’

“Que lo lean todo y con buena voluntad” es lo que pide William Mebarak, el papá de Shakira, al hablar de su quinto libro ‘Al viento y al azar’, que lanza mañana en Bogotá. Al prólogo, escrito por su hija, lo califica de maravilloso. “(Shakira) hace un estudio muy interesante, porque tiene una formación muy completa como escritora. Recuerdo que le dije: Te felicito hija mía, siento que me has superado”, comenta el autor en su apartamento de Barranquilla, donde entregó los detalles del libro del que tomó el título ‘Al viento y al azar’ de un poema de Porfirio Barba Jacob, ‘Canción de la vida profunda’. Define sus refelxiones como fáciles de leer, con pausas, espacios y muchos diálogos que dividió en tres fases. La primera, titulada ‘Amores volátiles’, que son seis episodios de experiencias personales. Luego sigue ‘Historias cortas’, capítulo de siete relatos que reunió a lo largo de sus años de escritor, en los que mezcla ficción y realidad. Y la última sección la conforman artículos de prensa, la mayoría publicados en su columna del periódico ‘El Heraldo’, de Barranquilla, que tratan problemáticas locales como el Puerto y nacionales como los trancones. “Solo espero que lo lean todo y que se diviertan leyéndolo y que cuando vuelvan a ver otro libro mío lo compren, o me lo pidan”, afirma el autor que en medio de sus viajes entre Miami (EE. UU.) y Barranquilla avanza en otro libro, sobre su hija. No se trata de un libro biográfico ciento por ciento -aclara-, ya que tiene como objetivo ser una especia de guía para los padres.

“Que tengan una visión mucho más amable con los hijos, más inteligente para comprenderlos y apoyarlos en lo que ellos deseen hacer en la vida”, explica.

Dijo además que ya terminó la primera parte. La segunda va avanzada. “Es mucho lo que hay que decir de Shakira”, puntualiza.-

Fuente: Infobae.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados