little-lucia-articulo

El taller de Natalia Criado ha sido elegido por Samsung Colombia para ser una de las 8 paradas que tiene un recorrido por la Zona Rosa de Bogotá, en el que podremos ver en acción los nuevos aparatos móviles que están llegando al mercado local de la mano de la marca más vendida del momento, y veremos como tablets y smartphones con increíbles aplicaciones nos ayudan a llevar mejor nuestra vida diaria o nuestro negocio.

En el caso de Little Lucía, los visitantes a la tienda podrán ver que la creatividad está por todos lados y que además dialoga con la tecnología y lo artesanal. Desde ahora esta empresaria está empezando a ser destacada por su trabajo y por su visión sobre los accesorios y cada elemento que tiene en su tienda, igual tenemos hasta el 15 de marzo para pasar varias veces a ver y antojarnos de lo que hay en el mostrador.

Cada objeto tiene un alma propia, una que le ha sido entregada por aquel quien lo crea. Inmersos en la ciudad cada objeto cuenta una historia y crea un paisaje. Nuestros amigos de Samsung nos han dado una buena sacudida y nos han dicho:“hey, despierta”.  Y le han propuesto a ocho creativos empresarios bogotanos un reto: abrir las puertas de sus locales en la Zona Rosa y demostrar, del 13 de febrero al 15 de marzo, cómo los productos que diseñan dialogan con la tecnología.

Durante las siguientes semanas, iremos destacando los perfiles de otros de los diseñadores invitados a este recorrido por la Zona T. Por ahora queremos que sea ella quien hable de su trabajo y los chicos de VICE Colombia le han entrevistado.

A continuación un extracto de la entrevista.

Natalia Criado es una mujer que ha hecho del mundo su inspiración; de la calle, su estudio, y del día a día, una experiencia memorable en la que crea pequeñas piezas de diseño y arte en su pequeño espacio, íntimo y mínimo, en el corazón de la zona rosa en Bogotá. Little Lucía es el nombre de su marca, un nombre que es reconocido y bien pronunciado en México, Reino Unido y Hong Kong. El espacio de Natalia es un mash up entre una galería de arte, un taller artesanal y una boutique de pequeños objetos y curiosidades. El lugar exhala glamour y está adornado, más bien poblado, por muchas de sus creaciones, filigranas de plástico, un animalario exhuberante sobre el cual se podría escribir todo un tratado de zoología. Huele a fresco y los colores revolotean con ánimo randómico entre las paredes, el suelo y las estanterías (sí, en VICE nos gusta inventarnos palabras).

Sentados junto a ella decidimos que Natalia y los objetos que ha creado con su alias, Little Lucía, nos contaran una historia. Cruzamos las piernas y, como un niño en el jardín, que escucha a su profesora, nos zambullimos en las historias que tenían para relatarnos.

Otros links relacionados

Comments are closed.