La mayoría de las poblaciones de los países desarrollados que rondan los ríos en el mundo, han hecho lo posible por convivir con el río con el mínimo perjuicio para la fauna, la flora y obviamente, conservando sus aguas, mejorando la navegabilidad y haciendo que la arquitectura ayude al paisaje. Ciudades como Medellín, Lima o Berlín, han ‘modificado’ sus ríos para convertirlos en foco de desarrollo urbanístico y social. Montería no se queda atrás con la construcción de la Ronda del Sinú.

Montería es una ciudad dispuesta al cambio y esto lo ha demostrado su gente y el gobierno municipal con la construcción de la margen del río Sinú y que se organizó desde el año 2012 y que hasta este año ha sido puesto en manos de la comunidad. La Ronda del Sinú es la demostración de que la comunidad debe apropiarse más de sus espacios y cuidarlos para mejorar su calidad de vida, aparte de cuidar los recursos naturales. Los planchones del río son además un paseo obligatorio para conocer más del río y de la zona en un agradable paseo.

Por la profundidad del Sinú en la zona donde está ubicado el muelle pueden arribar allí embarcaciones turísticas y de paseos familiares, lo que convierte a la ciudad un plan distinto para el disfrute.

Ahora la ciudad cuenta con un moderno muelle, una larga cicloruta y muchos lugares donde descansar, tomar algo y refrescarse con las corrientes de aire que atrae el Río Sinú, todo un proyecto que con una inversión de más de 2 millones de dólares se convirtió en la obra de mostrar y cuidar en la ciudad. Esto ha ayudado a que las empresas asociadas al Turismo como la aerolínea LAN agregara la ruta a Montería para apoyar el desarrollo turístico y conquistar muchos más amantes de los viajes con tarifas económicas y excelentes planes de estadía, alimentación y recorridos por la zona.

Este nuevo espacio viene acompañado de la mejor actitud de su gente y el Gobierno Municipal, quienes han acogido los planes de ordenamiento, para hacer de la ciudad un espacio seguro y sobre todo tranquilo, ya que en la ronda no se permiten algunas actividades como la pesca, las fiestas y cualquier otra actividad que no sea para el sano esparcimiento. El muelle se ha vuelto entonces en un aliado de la ciudad y con sus 200 metros de longitud, es el centro del desarrollo turístico de la ciudad.

El lugar es un aliado del río, y junto con los planchones y el verde de la ronda del Sinú, complementa la belleza paisajística de Montería. Hay que añadir que la ciudad es el paso para una de las playas más bellas del norte de Colombia, como lo es la zona de Coveñas.

A través de Montería, podemos llegar a poblaciones emblemáticas como Cereté y si se sigue la carretera, se puede llegar a Lorica, Ciénaga de Oro, Sahagún y Chinú. Célebres poblaciones ricas en artesanías y costumbres católicas. También se puede dar una vuelta por San Andrés de Sotavento y Tuchín.

Este nuevo elemento arquitectónico de Montería ‘llegó con actitud de familiaridad’ porque entró a embellecer la zona junto con los tradicionales planchones, que no desaparecen porque son considerados desde las máximas autoridades, un patrimonio cultural de la ciudad. De hecho, son de gran importancia en la movilidad de quienes deben atravesar la ciudad entre la margen izquierda y la derecha y viceversa.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados