De acuerdo con un fallo de la justicia colombiana, la película ‘Operación E’, que relata la historia del hijo de Clara López durante su cautiverio y que fue dirigida por Miguel Courtois y guionizada por Antonio Onetti, el largometrajes es protagonizado por Luis Tosar (Mientras duermes, También la lluvia) y Martina García (La cara oculta, Rabia), inspirado en la historia del Campesino José Crisanto Gómez, a quien las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) obligaron a cuidar del hijo de la entonces rehén, Clara Rojas.

Operación E es una película de ficción inspirada en hechos reales, pero basada en noticias del dominio y conocimiento público.

La decisión de que la película se proyectará en Colombia estuvo en manos de la Juez Raquel Aya Montero, del Juzgado 1º de ejecución de penas y medidas, quien decidió que la película no atenta contra el bienestar de Emmanuel.

Según apartados de la sentencia, que se fundamenta en la jurisprudencia de la Corte Constitucional, “el carácter prevaleciente de los derechos de los menores de edad no otorga a las autoridades completa discrecionalidad para limitar la libertad de expresión a su agrado; la limitaciones establecidas para proteger a los menores de edad también deben cumplir con la totalidad de las condiciones constitucionales que se explican en el presente acápite, y no pueden invocarse como un comodín para limitar la libertad de expresión cada vez que se anticipe que quizás algún niño sea receptor de la información, las opiniones y las imágenes divulgadas por un medio masivo de comunicación”, entre otros aspectos, el juzgado resolvió:

1. NO TUTELAR los derechos fundamentales a la salud en su faceta psicológica, al libre desarrollo de la personalidad y la dignidad humana del menor EAJRG invocados por su progenitora, de conformidad con los señalamientos expuestos en la parte motiva de esta determinación.

2. Para efectos de la Notificación de la presente determinación de tutela de las partes por conducto del Centro de Servicios Administrativos procédase de manera personal y en todo caso por el medio más expedito conforme lo ordenado por el Decreto 2591 de 1991 en su art. 16, comunicando a las partes que contra esta decisión procede la IMPUGNACIÓN.

3. POR EL CENTRO DE SERVICIOS ADMINISTRATIVOS dese cumplimiento a las previsiones contenidas en el art. 32 del Decreto 2591 de 1991 en torno a la revisión de la actuación por la H. Corte Constitucional en el evento en que fuera impugnada.

Mariana Garcés, Ministra de Cultura, señaló que no hay leyes que impidan la exhibición de películas, sea cual sea su contenido, ya que la legislación en Colombia no prevé la censura, por lo que Clara Rojas no tiene ningún sustento de carácter legal para impedir que la película se exhiba en Colombia. “No es competencia del Ministerio de Cultura mirar ni analizar todos los guiones que se basan en historias de colombianos y colombianas menores de edad (…) El concepto del Ministerio de Cultura será de conformidad a la ley, que se trata de película de ficción basada en un hecho real y que no encontramos sustento legal alguno para impedir su exhibición“, afirmó Garcés.

Censurar una producción cinematográfica documentada de esta forma no sólo es coartar la libertad de expresión del guionista y del director en este caso, sino que implicaría obligar a callar a los múltiples periodistas, escritores y autores de todo tipo que han ejercido en su momento, su derecho a la información y han contado públicamente detalles de esta historia, en la cual se basan los sucesos narrados.

Por su parte, José Crisanto Gómez opina que “Se actuó conforme a la ley, velando por el derecho del pueblo colombiano a conocer una realidad, esas situaciones adversas que miles de personas deben enfrentar todos los días y que la película retrata con ética. Es gratificante que la libertad de expresión sea respetada en Colombia, fortaleciendo la construcción de la democracia y el respeto por los Derechos Humanos.”

Related Post