Hoy martes 11 de septiembre, Bernardo Hoyos, director de la emisora HJUT, y Baldur Brönnimann, director titular de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia, examinarán las relaciones entre música y política a partir de algunas obras del compositor estadounidense John Adams, entre ellas, On the Transmigration of Souls y la ópera The Death of Klinghoffer, la primera en homenaje a las víctimas del 11 de septiembre y la segunda sobre un grupo de insurgentes palestinos. La conferencia se realizará en la Sala de Conciertos de la Biblioteca Luis Ángel Arango, la entrada será gratuita hasta completar aforo.

Recuerde: el miércoles 12 de septiembre, solistas de la Orquesta Sinfónica Nacional de Colombia ofrecerán un concierto monográfico de JhonJohn Adams. Será la posibilidad de escuchar obras de quien es considerado uno de compositores vivos más importantes de la actualidad.

Las relaciones entre música y política no son un asunto nuevo, es más, existen cientos de obras de diferentes periodos históricos que podrían ilustrar esta unión. Por mencionar un par de ejemplos, en 1831 el compositor polaco Friderik Chopin concibió el Estudio Revolucionario, escrito en Italia tras conocer la noticia de una sangrienta represión contra la milicia rusa en Varsovia; mientras que en 1937 Sergei Prokofiev escribió la Cantata para el vigésimo aniversario de la Revolución de Octubre, una obra que narra la historia de la Revolución Bolchevique, textos de Marx, Lenin y Stalin.

John Adams, uno de aquellos artistas que no ha sido ajeno a su tiempo, se ha inspirado en acontecimientos históricos como la Guerra Civil de los Estados Unidos, plasmada enThe Wound Dresser, una obra que recoge letras de Walt Whitman; la famosa visita del presidente estadounidense Richard Nixon a China y su entrevista con Mao Tse-tung, que propiciaría su primer ópera Nixon in China; o el ataque a las Torres Gemelas para la que escribió On the Transmigration of Souls, pieza conmemorativa del primer aniversario de la tragedia por la que ganó el Premio Premio Pulitzer de Música y tres Premios Grammy. Así como otras obras que hablan de problemáticas sociales en los Estados Unidos, entre ellas I was looking at the ceiling and then I saw the sky, un musical sobre racismo y discriminación a los inmigrantes.

”Cada obra es diferente y su razón de ser es también distinta. Por lo general, acepto escribir una obra porque alguien me lo ha pedido y me gusta esa persona o esa orquesta, pero muy a menudo compongo una obra porque tengo una idea particular o una determinada “imagen” en mi cabeza que quiero hacer realidad”, expresó Adams, refiriéndose a la inspiración que busca para su música (Revista Artsalive).

“John Adams es uno de los músicos más apreciados de los Estados Unidos. Nació en Worcester (Massachusetts) en 1947 y creció en el brillante optimismo estadounidense de la década de 1950. Estudió clarinete, dirección y composición. En 1965 inició sus estudios de especialización en este último campo, con los profesores Leon Kirchner, Roger Sessions, y David Del Tredici, en la Universidad de Harvard.

Durante su período universitario dirigió la Orquesta de la Sociedad Bach y fue clarinetista supernumerario de la Orquesta Sinfónica de Boston y la Compañía de Ópera de Boston. En 1972 asumió como profesor en el Conservatorio de Música de San Francisco, puesto que mantendría hasta 1984. Adams aprovechó su tiempo allí para trabajar en el estudio de música electrónica del conservatorio y dirigir su New Music Ensemble, espacios que le brindarían importantes lecciones y ventajas en el desarrollo de su lenguaje compositivo.

Este período también le permitió a Adams tener un contacto directo y relativamente temprano con el trascendental trabajo de compositores coterráneos como Terry Riley (1935), Steve Reich (1936) y Philip Glass (1937), artífices del minimalismo musical estadounidense.” Rodolfo Acosta (Notas al programa del concierto monográfico de John Adams).

Fuente: banrepcultural

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados