A partir del 27 de marzo disfruta de la película ‘Riverside’

114 0

La historia de Hernando Martínez, inspirada en hechos reales, narra la historia de un barranquillero que vive en Nueva York, que después de tenerlo todo se ve obligado a vivir debajo del puente de Brooklyn y a ingeniarse la forma de recoger el dinero que necesita para poder comprar los tiquetes de regreso a Colombia.

Esta película ha recibido los mejores comentarios de la crítica, que la llevaron a ser galardonada con el premio Movie City a mejor película en concurso en el más reciente Festival de Cine de Cartagena. “Dentro de algunos años, cuando se haga un balance del cine colombiano de esta época, seguramente la película de Trompetero y sobre todo su final serán recordados como uno de los momentos más afortunados de este cine que hacemos y vemos los colombianos” afirma Alberto Duque, quien fue uno de los jurados del premio Movie City.

Filmada en su totalidad en la gran manzana, para su director, Harold Trompetero esta cinta es su opera prima, a pesar que esta es su sexta película “Para mi todas las otras películas han sido un proceso de experimentación y ensayo para aprender a hacer cine. Con Riverside, siento que me gradúo y encuentro una voz en el camino por donde seguir”.

Este film fue la única película colombiana invitada al Festival de Cine de Shangai, festival que es el más importante de oriente, además el año pasado participó en el Festival de Cine de Oaxaca (México), en el Festival de Cine de la Habana, donde la temática de reflexión del año pasado giró en torno al fenómeno de inmigración de latinos a Estados Unidos y debido a su temática fue escogida para ser proyectada el 11 de septiembre del año pasado en la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Sinopsis

Más de 4 millones de colombianos han emigrado del país. Riverside es la historia de uno de ellos que lucha para poder regresar a pasar sus últimos años en Colombia.

-¡Nos vamos, así sea pa´l carajo, pero nos vamos!- le dice Hernando Martínez, un barranquillero de cincuenta y cinco años, a su esposa Marina Ivanoff, una rusa que también esta en sus cincuentas. Por encima de las diferencias culturales, los esposos son iguales en dignidad, en orgullo y en el amor que se procuran el uno al otro, a pesar de la dura, y muchas veces ridícula cotidianidad de un matrimonio de más de treinta años.
Están sentados a la orilla del río, en pleno centro de Nueva York y podrían parecer un par de turistas, de no ser porque al lado están todas sus pertenencias metidas en carritos de supermercados como muchos otros vagabundos. Ahí es donde viven, justo ahí… a orilla del río, entre cajas de cartón, carritos de supermercado, cobijas viejas, pulgas y latas.
Marina sufre una complicación pulmonar debido al duro invierno, la mala alimentación y la edad. Por esa razón Hernando ha decidido que deben buscar un lugar donde pasar sus últimos años. Para Marina, el plan de su esposo es un delirio irrealizable, otro más de sus proyectos necios de seguro fracaso, pero ésta vez no tienen nada que perder pues ya lo han perdido todo. Reunir la plata será toda una odisea. Hernando, para quien el oficio de recoger latas en alcantarillas, canecas y esquinas, es un trabajo como cualquier otro, ha hecho ya los cálculos. Necesitan recolectar veinticuatro mil latas en las calles de Nueva York para poder comprar los pasajes de regreso a Barranquilla, San Petesburgo, Soledad, Odessa, Rusia o Colombia… donde sea van a estar mejor, lejos del frío de Nueva York.

Esta película que fue filmada con un presupuesto de 50.000 dólares es la incursión de Trompetero en el género del drama, ya que el director colombiano es recordado más por sus películas de corte cómico.