Adrien Brody es un nuevo héroe de acción gracias a “Depredadores”

El pasado fin de semana se estrenó en Colombia la película ‘Depredadores’, protagonizada por Adrien Brody y en la que por primera vez se ve el planeta de los ‘Depredadores‘; un inclemente paisaje que amplía la mitología de las criaturas al incorporar a otros clanes. Hasta allí han sido transportados misteriosamente los asesinos más peligrosos de la Tierra. ¿La razón? Esa raza de guerreros simplemente necesita la práctica de la caza. Pero ¿quién es el depredador y quien es la caza?

En ese planeta Adrien Brody se ha convertido en una máquina de matar. Él, que ganó el Oscar con ‘El Pianista’ habla de reinventar el héroe de acción, de la importancia del temor y la razón por la cual está orgulloso de haberse ganado el papel de Royce.

Los rumores en los medios hablan cada vez más sobre su incursión en el mundo de los ‘Depredadores’ ¿Qué fue lo que le intrigó para que tomara este género fílmico?

Mi meta como actor es retarme constantemente y encontrar material que es desconocido. Esta es una oportunidad asombrosa para mí pues es un reto para un actor, aún para alguien quien quiere encontrar material que es muy diferente. A menudo nos vemos premiados con material que, por una razón u otra, es muy similar si te destacas de alguna manera en un tipo de personaje en particular.

En el sentido de que si haces comedia, te dan la oportunidad de hacer comedia y hay menos oportunidades de encontrar trabajo dramático que sea relevante. Se encuentran muchos actores cómicos que realmente quieren hacer el cambio y actuar en el drama. Yo he hecho un esfuerzo consciente toda mi carrera por encontrar papeles distintos. Me encantó el ‘Depredador’ original. Recuerdo ver la película cuando era niño con mis amigos y lo emocionado que estaba en la sala de cine.

Al leer el guión y ver los cortos que han sido puestos a la disposición de los fanáticos del cine, parece ser que el equipo de ‘Depredadores’ hizo hasta lo imposible para redefinir no sólo a la franquicia sino al género mismo. Empecemos por la imagen de los 80 del héroe de acción. ¿Es ahora tener inteligencia la nueva moda?

Bueno, vamos a ver. Si abres los periódicos y ves a los soldados, se ven como yo. No parecen fortachones masivos, aunque algunos tienen unos físicos increíbles. Lo que es importante para mí es llevar la verdad, la realidad a un escenario que es en sí mismo una exageración. Estamos luchando contra de una raza de alienígenas y todos son muy distintos; pero hay suficiente espacio para llevar algo de realidad y aún mantenerlo divertido.

Creo que físicamente se tiene que estar a la altura, pero no necesariamente tienes que ser un físico-culturista para enfrentar una situación como ésta. Cuando ves el filme original, te das cuenta del estado físico en el que se encuentra Arnold. Era muy poderoso y una especie de inspiración; yo creo que eso tuvo mucho que ver con su personaje. “Aquí tenemos a este extraordinario súper humano”, ese podría ser un enfoque aunque no creo que necesariamente tenga que ser el único enfoque.

La belleza de este género es experimentar lo inesperado como audiencia. Ahora, tenemos las pistas para explorar esto que se refiere a un grupo de asesinos que en el filme están compuestos por gente igualmente poderosa que está luchando a través de un mundo oscuro. Entonces, ¿quién es realmente el depredador en este caso? ¿Se pueden dar el lujo de mostrarnos una señal de humanidad de entre tanta violencia?

Puedo hablar por mi personaje más que por los demás, pero todos somos depredadores por decirlo de alguna manera. Todos hemos sucumbido a una vida fría y despiadada. Mi personaje es finalmente un sobreviviente. Su prioridad es lograr sobrevivir a través de cualquier circunstancia.

Dicho lo anterior, tiene que ver con un hombre que ha sacrificado su humanidad. Así que es interesante cuando dices que ha encontrado su humanidad en la historia. Tiene que haber cierto grado de eso pero este es el personaje menos humano que he interpretado. No está basado meramente en sus instintos pero ha logrado suprimir las cualidades que en su mayor parte nos hacen seres humanos.

¿Cuál ha sido el aspecto más liberador al interpretar el papel de Royce en ‘Depredadores’?

Ha sido un alivio de muchas maneras. Hay tremendos obstáculos que estos individuos tienen que vencer. Hay menos angustia cuando interpretas a un tipo quien está bien definido y cuyos propósitos son claros. Royce es el tipo que quisieras ser cuando terminas en una situación como esta; cuando te encuentras en un planeta alienígena. Tienes a criaturas que te persiguen con armas basadas en la energía y estás en una situación completamente desconocida.

Quieres a un tipo que sea decisivo, astuto y despiadado. Pero por lo mismo, él está tan enfocado en su supervivencia que tienes que moverte muy pegado a él (ríe) porque tu interés no es necesariamente el suyo. Así que interpretar a un personaje con ese tipo de pureza (en lo general) es realmente divertido. Hay espacio para cierto grado de diversión, pero es su frialdad la que resulta como algo liberador.

Está sonriendo mientras dice eso. ¿En qué parte de su ser vive el asesino que lleva por dentro?

No lo sé. Creo que eso es lo que me hacer ser bueno en lo que hago. Sea el conflicto que me impulsa, he tenido la suerte de encontrar algo creativo por donde canalizarlo. Y no creo que este conflicto sea necesariamente interno. Como actor, tienes que poder tomar de, no tanto tus propias luchas interiores, sino las luchas a las que otras personas se enfrentan y que no necesariamente entienden. Entonces mientras más puedas aprender acerca de eso y lograr la empatía, lo más realista que va a ser tu actuación. Esa es la belleza de ser actor.

¿Cuáles son los retos emocionales y físicos que un papel como este exige?

Todo es un balance. El lado físico de un personaje tiene que ser creíble y de acuerdo con quien es ese individuo. Es mi responsabilidad el verme como exige el papel. No puede actuar como si estuviese flaco y tampoco como si fuese muy musculoso. Si un personaje necesita ser fuerte, eso es lo que hay que lograr, y si el personaje necesita estar mal alimentado, a eso también tenemos que llegar. Si el personaje necesita estar fuera de condición física, entonces uno tiene que estar dispuesto a hacer eso y dejar a un lado la vanidad y representar a la persona que estás interpretando. Ese es el reto en cada papel.

Una generación de fanáticos existe para cada película ‘Depredador’. ¿Todos estuvieron muy protectores en términos de permitir que coexistiera lo familiar y lo nuevo?

Siento una responsabilidad tremenda y también soy muy protector del producto, así que no puede hacer comparaciones con las otras películas. La meta fue el extraer la pureza de la primera película ‘Depredador’ y lo fuerte de sus escenas de acción y suspenso. Fue el nacimiento de ese estilo de cinematografía. Ahora estamos aquí veinte años después y la tecnología ha mejorado. Hay más cosas a nuestra disposición para hacer un filme aún más grande y de mayor intensidad.

Ésta es una de las pocas situaciones en las que uno se puede preguntar a favor de quién estará la audiencia. ¿Los humanos o a los alienígenas?

Es interesante, creo que es un poco a los dos. ¡También depende de con quién te identificas! Esa es la belleza de ésta película. No necesariamente te tienes que identificar con quien esperabas identificarte. Uno quizás puede desear secretamente ser un ‘Depredador’ y ver toda matanza que se inflige.

Es difícil ser un macho Alfa, lo cual está muy de moda en muchas de las cinta épicas de este año.

¡Para mí está bien! Es como un sueño hecho realidad. No tengo queja. (Sonríe).

Fuente: El Espectador

Otros links relacionados