Alerta, uno de los mejores grupos de música reggae colombiana

Después de doce años en el mundo ‘subterráneo’, su disco entró a los canales de distribución de Universal.Así se resumiría la historia del grupo de reggae bogotano

Alerta (de apellido Kamarada) que se hizo visible el año pasado con la canción ‘Princesa’ y ahora siente el alivio de que su disco ‘Somos uno’ haya entrado en los canales de distribución de la mano de Universal Music.

Las dos bajas fueron las de dos integrantes que, a lo mejor, dejaron de esperar el reconocimiento artístico en la senda del reggae. Los 12 años los han llevado a tomarse el éxito de su canción con calma. Ahora quedan Pablo Araoz, el bajista; Javier Fonseca, el cantante, y Felipe López, el baterista, para recoger los frutos de Princesa y aprovechar el cuarto de hora.

¿En qué ha cambiado la rutina de Alerta?

Javier Fonseca (JF): Más gente nos conoce pero seguimos siendo los mismos, con la misma disciplina que teníamos desde el comienzo. Quizás lo más favorable es que se le abrieron las puertas al reggae. Que una banda nacional empiece a sonar abre puertas a otros grupos, porque aquí solo se oía a Sean Paul y Shaggy, pero nada nacional. Cuando empiezas a sonar en radio, te llaman más, porque quieren saber quienes cantan la canción. Trabajábamos mucho como independientes. Esto es de mucha autogestión, aprovechando contactos recogidos en nuestra historia musical.

Pablo (P): Se amplió la gente. El grupo se volvió más masivo, más popular. Eso fue importante, porque tenemos un mensaje claro que darle a la gente: paz, amor y justicia.

¿Cómo se mantiene viva una banda musical en el ‘underground’ durante una década?

J: El ‘underground’ tiene sus ventajas: uno maneja su tiempo. Pero es duro, reduro, porque todo se hace con las uñas.

¿Con trabajos alternos?

J: Pablo es graduado en dirección de cine. Yo soy comunicador social y periodista, Felipe estudió ingeniería de alimentos.

En el 2001 decidimos dedicarle todo el tiempo a la banda. Uno tiene que golpear puertas. Hace unos años tuvimos un acercamiento a la radio comercial, llevamos los discos, pero no sucedió nada, porque nuestra música no les pareció comercial.

Y, entre tanto, alcanzaron a producir tres álbumes…

J: El que incluye ‘Princesa’ lo grabamos en Jamaica, en el 2005, con el saxofonista de Bob Marley, Sly Dumbar. Ahora, sacamos la edición especial de Somos uno, que trae éxitos de los diez primeros años.

¿Nunca perdieron la esperanza?

Felipe (F): Cuando las cosas están difíciles uno se hace más fuerte. Nosotros llevamos mucho tiempo trabajando. Hay momentos en los que uno se siente ansioso por los resultados. Pero es difícil estando solos en un medio tan grande y complicado.

Afortunadamente, el año pasado sonaron dos canciones y tuvimos acceso a otras cosas. Preparamos un nuevo disco y esperamos seguir sonando para estar más tranquilos haciendo nuestro trabajo.

¿Al fin son Alerta o Alerta Kamarada?

J: Éramos Alerta Kamarada, pero hay palabras que se asocian con lo que no son. Kamarada tiende a asociarse con ideas políticas que no compartimos, aunque significa fraternidad, hermandad. Viene de cámara, de recámara, que significa compartir espacio. Y nosotros vivimos juntos muchos años (entre 1997 y el 2002), cuando éramos cinco, por la amistad y por la música.

Siempre hemos sido Alerta Kamarada, pero no queríamos que nos confundieran.

P: Es posible que en el próximo disco queramos poner nuestro apellido en la carátula.

¿Por qué se fueron los otros?

J: De pronto tenían otras ideas y querían hacer otras cosas. Y nuestro concepto de vida es la libertad y el respeto. Quien escuche nuestra música verá eso reflejado. Es que esto es caníbal: la industria musical es muy difícil.

¿Cuál es la historia de Princesa?

J: La escribí cuando estaba re-enamorado. La hicimos en un estudio de Jamaica con un baterista y un pianista que son leyendas en la música jamaiquina. La impulsaron en Los 40 Principales. Un día nos llamó Alberto Marchena y nos dijo: "Me están pidiendo mucho su canción y tuve que bajarla de Internet". La había puesto a competir en los enfrentamientos entre canciones, estaba ganando y el man no lo creía. No teníamos ni idea de que eso pasaba. Nos dijo que sabía que tocábamos hacía tiempo pero que nuestra música no era comercial, pero que la canción estaba muy buena. Así que nos pidió el disco. Sirvió. Hizo que nuestra música fuera mas escuchada, que la gente se diera cuenta de que el reggae tiene un mensaje bonito, ¿sí pillas?

Fuente: El Tiempo

Related Post