Alfredo Gutiérrez decidió promover una canción al año. No graba álbumes repletos de novedades desde que vio que “en la radio uno se da por bien servido si le hacen sonar solo una canción”. Por eso, grabó tres canciones y escogió algunos clásicos de su repertorio para integrar el CD.

El tres veces rey vallenato alterna la promoción con los conciertos. Su naturaleza es moverse. Además, participó en un proyecto del productor Alberto Barros en México, y lidera una “cruzada colombianista” entre líderes regionales para defender la música local. De paso, emprendió un nuevo reto: tras haber visto en la TV las vidas de colegas suyos, como Alejo Durán, Joe Arroyo y Diomedes Díaz, la novela que es su vida al fin tendrá su momento.

“Parece que al fin se me va a hacer justicia –dice–. Acabo de autorizar la telenovela sobre mi vida. Ya me reuní con Fernando Gaitán y la plana mayor de RCN. Lo mejor es que voy a actuar haciendo el papel de mi padre y, como de los 90 para acá no he envejecido nada, me voy a interpretar a mí mismo más adulto.”

Gutiérrez recuerda que, al comienzo de su carrera, cuando La banda borracha era el hit del momento, participó en una película:
El agente cero cero sexy.

“Más recientemente estuve en cinco capítulos de Oye, bonita y salí también en Chepe Fortuna”, cuenta.
Mientras la telenovela se hace realidad, ve crecer entre el público la popularidad de Al corazón no le nacen canas.

“No es una canción vallenata, es un ritmo tropical; hay que aclararlo, porque no todo lo que se toca en acordeón es vallenato.
Parranda vallenata, en cambio, es un paseo, se lo compuse a un amigo, de esos parranderos que ya no quedan: Ricardo Gutiérrez, que durante el Festival Vallenato hace una parranda por lo alto, invita a gente de todo tipo, porque entiende que el vallenato es integración”, afirma.

Antes componía más…

Antes sí, porque era más enamorado. Ahora, como una sola mujer reúne todo, a pocas les compongo. Si les compongo, me trae problemas. Pero he llegado a hacer canciones solo porque me inspiran, como el pintor que ve a la mujer desnuda ahí y no la mira con morbosidad, sino pensando en el arte.

¿Extraña no componer más?

Antes de los años 80 era mitad compositor y mitad intérprete, ahora soy más intérprete. Pero no me preocupa, porque, cuando hay motivos, los aprovecho.

¿El motivo más reciente?

La amistad, el culto al vallenato clásico. Lo que significa el vallenato para nuestra cultura, lo que significa la parranda vallenata, que es muy diferente de un concierto o un baile, porque en ella el intérprete no va por el interés de la plata, sino para complacer y el público no paga la boleta. Una parranda se da por el gusto de dar y de integrar.

Alfredo Gutiérrez dice que acumuló 400 éxitos, entre más de 1.500 grabaciones, hechas desde los años 60 para acá.
Fuente: Eltiempo.com

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados