Alicia Keys sigue cautivando con su voz, ahora a sus fans españoles

95 0

Bautizada por los medios como la nueva reina del soul, Alicia Keys de sólo 28 años revalidó su título en el Palacio de los Deportes de Madrid, en el segundo de los dos conciertos que ofreció en España para presentar su tercer álbum, "As I am".

El domingo el público catalán se rindió a los pies de la neoyorquina en el Pavelló Olímpic de Badalona (Barcelona), el madrileño hizo lo propio el lunes durante un concierto en el que la cantante dejó boquiabiertos a su seguidores con su torrente de voz, y levantó al personal con sus éxitos "Fallin’" y "No one".

Keys apareció de entre el blanco inmaculado del escenario precedida, como no, de su piano. El piano de cola negro con el que la neoyorquina se presentó ante sus seguidores se convirtió en un elemento imprescindible durante todo el recital.

Sonaban en el Palacio de los Deportes los primeros acordes de "Guetto story", que la cantante transformó en todo un alarde de ritmo nada más abandonar el teclado.

Junto a seis bailarines, Keys recorrió el escenario en las primeras canciones animando al público para subir la temperatura. Pasaron así temas como "Waiting for your love", "Where do we go from here" o "Teeneage love affair". Y tras mostrar su faceta más movida, la neoyorquina desató el verdadero secreto de su éxito: un chorro de voz que ya le ha hecho vender más de 20 millones de discos en todo el mundo y conseguir varios premios Grammy.

Para ello volvió nuevamente al piano y, sin más acompañamiento, deleitó a sus seguidores con "Go to be there", "Heartburn", "Sure look good to me" o "How comes". Keys había creado una atmósfera íntima ideal para interpretar "Butterflies", una canción por la que reconoce sentir predilección al ser la primera que compuso.

Tenía entonces 14 años y la música con la que hoy disfrutan millones de personas le servía entonces a Alicia Keys para poner distancia del conflictivo mundo que le rodeaba en Harlem, donde se crió. Desde hace años ayuda a su organización "Keep a Child Alive", dedicada a ayudar a los niños que padecen sida. Para ellos también tuvo un recuerdo en esta noche al ritmo de "Send me an angel".

En las casi dos horas de concierto en Madrid, Keys interpretó además temas como "Superwoman", "Rockless love" -con la que despertó su lado más sexy-, "I need you", "Like you’ll never" o "Gotta give it up", que llevó una fiesta al escenario con bailarines y coristas improvisando sobre la canción.

Keys encauzó así la recta final del espectáculo, no sin antes interpretar "A Woman’s Worth", un tema con profundas inquietudes sociales, "Karma" o "So simple", que la artista bailó acompañada de un bastón de brillantes. La neoyorquina concluyó su actuación con el público en pie contoneándose al ritmo del "No one".

Fuente: farandulas