Ana María Trujillo ahora es villana en ‘Yo no te pido la luna

“Espero que no me resulten odiando”, dice acerca de su personaje de Soledad en la telenovela Yo no te pido la luna, pero siempre le pide disculpas a sus compañeros por los insultos frente a cámaras.

“Perdón, perdón, perdón”, esa es la palabra que más ha repetido en los últimos días y parece que así va aser un buen tiempo ya que su personaje tiene el perfil de una mujer detestable que no solo le hace la vida imposible a la protagonista (Anasol), sino a su hermana mayor, a su esposo e incluso a su amante (Omar Murillo) que pronto aparecerá en pantalla, porque lo quiere controlar y lo utiliza.

Meterse en la piel de esta mujer le ha resultado todo un reto a Trujillo porque desde que comenzó a hacer parte del medio en la telenovela ‘Sofía dame tiempo’, se ha caracterizado por hacer personajes de buena o mujer sensual.

“Soledad me cuesta trabajo porque no me identifico para nada con ella. Y siento que cuando uno hace un personaje debe enamorarse de él para poderlo defender y para poder hacerlo con amor, pero no le encontraba la parte para agarrarme”.

Se sentó entonces a hablar con el director de la novela, William González, y con libretos en mano lograron recrear a esta señora tan pesimista.

“Todavía lo estoy trabajando. Soledad es todo lo que yo jamás sería y para mí es un reto que la gente me odie, porque siempre me han querido. Ojalá no me detesten como persona, pero sería bueno poder transmitir la rabia y el repudio que siente esta mujer
en la trama”, dice.

Apoderarse del personaje también le resultó complicado porque la actriz venía de representar a una mujer culta, inteligente, posesiva, autosuficiente y muy cómica, en la comedia de Sony ‘Los caballeros las prefieren brutas’ y antes, a la buena y sufrida Manuela, en ‘La quiero a morir’.

Hace siete años, Trujillo dejó la presentación de noticias para convertirse en actriz y hoy dice que se siente tan plena que no volvería a presentar un informativo. Las noticias malas la deprimen y recuerda varias anécdotas de notas que la hacían llegar a su casa y ponerse a llorar.

Hoy también su corazón está sanado. Después de sufrir una decepción amorosa con Francisco Cardona, el hermano de Manolo Cardona y con quien tuvo dos hijas, está tranquila y con el tema superado. “Adoro a Francisco con todo mi corazón. Pero el amor cambió y ya no siento un amor de pareja, sino familiar. Le tengo un amor como si fuera mi hermano hombre”, dice.

Por ahora está soltera y promulga ser la más feliz del mundo. “Me convencí de que todo llega cuando tiene que llegar y que todo se va cuando se tiene que ir. Dios sabe cómo hace sus cosas”, asegura.

Fuente : El Tiempo

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados

Comments are closed.