Andrés Parra de mafioso a gay

119 0

El caleño dejó de ser el mafioso en ‘El cartel’ para encarnar a un homosexual en ‘Hilos de amor’.

La elegancia de Carolina Herrera y el aire de superioridad de Meryl Streep sirvieron de referentes para que Andrés Parra creara a Tony, el personaje de Hilos de amor.

El ganador del premio a mejor actor del Festival de Cine de Guadalajara, por su papel en La pasión de Gabriel, se basó en mujeres y no en homosexuales para crear a un gay odioso, pero con clase, lejos del cliché del personaje afeminado de peluquería.

Para darle vida a esta insoportable diva del diseño en la telenovela del Canal Caracol, el acento costeño ‘le pegó’, después de haber ensayado el rolo y el español. Además, el chal, las gafas, las iluminaciones en su pelo y el maquillaje determinaron su estilo.

¿Es el primer personaje homosexual que interpreta?

Sí, lo llamé con la mente. Tenía muchas ganas de interpretar a un gay. Como actor, me gusta transformarme, mostrar algo distinto.

¿Cómo fue la preparación?

Para cada personaje llevo un cuaderno de anotaciones con observaciones y dichos. Al comenzar lo vi como un Truman Capote, pero luego me di cuenta de que debía fijarme más en mujeres de la moda: divas, arrogantes y femeninas.

Una manager, muy reconocida de este país, me sirvió de inspiración.

¿Cree que este papel será tan bien acogido por los televidentes como ‘Anestesia’, su personaje en ‘El cartel’?

Ojalá. ‘Anestesia’, muy apreciado por la gente, me cambió la carrera, fue el personaje que me dio a conocer.
¿Por qué se demoró en entrar a la televisión?
Cuando me gradué de actor, salí con la mentalidad de que ese medio no era para mí. Pero después de vivir del rebusque -es decir, de ser payaso, Papá Noel, mayordomo e impulsador- me cansé y me di la oportunidad de entrar a la pantalla chica.

Y ahora, ¿qué piensa del medio?

Me gusta, he encontrado gente seria, talentosa y disciplinada.
Se acaba de ganar un premio Macondo por ‘La pasión de Gabriel’.

¿Cómo se siente?

Muy contento, recibir el Macondo era algo que quería, pues los que votan son los colegas y, además, era la primera entrega de los premios.
Los reconocimientos en esta carrera son muy emotivos, pero soy consciente de que ganarlos no significa que te cambie la vida. Eso no sucede.
Fuente: Eltiempo.com