Ashley Tisdale quiere superar con ‘Guilty pleasure’ la imagen de Miley Cyrus

Publicado en at 2:25 pm
87 5

IMAGEN-450018051-1‘Guilty Pleasure’ es el segundo álbum de Tisdale, mostrando su claro distanciamiento de Disney.

Mientras Miley Cyrus firmaba contrato para continuar con el fenómeno de Hannah Montana, Ashley Tisdale ya daba pasos que indicaban como se alejaba de Disney. Para 2007, Tisdale era ya un artista de 21 años que gozaba popularidad basada en su participación en la saga High School Musical, sin contar que tenía otros dos programas al aire en el mismo canal.

Ese mismo año, la entonces rubia publicaría Headstrong, su álbum debut, bajo Warner Brothers Records. Este es el primer indicio de que la artista se distanciaba de su imagen infantil para proceder a un terreno adulto. El primer sencillo, He Said She Said, levantó la controversia al mostrar en el videoclip a una sexy Ashley bailando de manera provocativa y entonando estribillos con claras insinuaciones sexuales.

Dos años después, Tisdale regresa con un aire definitivamente alejado de lo que fue su primer esfuerzo e intenta dar por sentado que sus días como estrella de Disney acabaron. Guilty Pleasure, la segunda producción discográfica de la estadounidense, fue lanzado en varios países (exceptuando Estados Unidos) desde el 11 de junio recibiendo críticas variadas.

Hacia abril del presente año, Tisdale liberó el primer sencillo del álbum, It’s Alright, It’s Ok, una canción con clara influencia de Pink, con matices rock y un ritmo pegajoso. Lastimosamente la canción fracasó en listas, apenas alcanzando el lugar 99 en la Billboard Hot 100. Los fans no habían respondido al repentino cambio de género musical de Ashley de forma positiva.

Headstrong es un álbum pop, un álbum lleno de positivismo, y canciones fácilmente recordables, así como tracks plenamente discotequeros. Guilty Pleasure es todo lo contrario. La mayoría de canciones hablan del desamor y de la necesidad de fingir (en una relación y en la vida en general). Esto es evidenciable en títulos como Masquerade, Overrated y Tell Me Lies.

El primer corte del CD, Acting Out, es el detonante del álbum. Tisdale comienza proclamando que no era la niña que parecía, y que debía mostrar su lado sucio y salvaje. “No juzgues por la portada” clama una de las líneas de la canción, que se resume en un track dinámico y dramático, digno de admirar.

Su segundo esfuerzo trae también canciones propias del estilo con el que inicio Tisdale, una de las brillantes piezas se titula Me Without You, una balada plausible que cuenta el no poder vivir sin alguien, seguida de la fantástica canción, Crank It Up, un corte que sin dificultad puede competir con sencillos de Lady Gaga o la mismísima Britney Spears.

El álbum planea ser lanzado en Estados Unidos el 28 de julio. La fecha de aparición de Guilty Pleasure fue retrasada debido al pobre desempeño del primer sencillo en listas. Como estrategía, la casa disquera optó por lanzar vía iTunes sencillos promocionales previos a la presentación total del álbum. Uno de dichos sencillos es el corte, Masquerade, quizá la mejor pieza de la producción, siendo la combinación perfecta entre el estilo que Tisdale intenta perseguir ahora y el pop que la audiencia espera encontrar y espera bailar y tararear.

En resumen, Guilty Pleasure es la antítesis de su antecesor, Headstrong, con aires definitivamente más provocativos de los que Ashley intentó dar en su debut, pero con ritmos menos pegajosos pop que la convierten en un artista más respetable de lo que cualquier cantante/actriz producida por la maquinita Disney podría ser. Letras relevantes y estribillos memorables que permiten apreciar mejor la capacidad vocal de Tisdale componen este segundo LP que muestra a una mujer de 23 años más madura y segura de lo que quiere y no quiere hacer.

Fuente: Vive.in / pipeklavigne

Comments are closed.