Benicio del Toro: ‘Con García Márquez aprendí de Colombia’

128 0

Lo más importante que me dio (el Nobel colombiano) no es solo presentarme Colombia, sino al latinoamericano que hay dentro de mí”, agrega el actor, que asistió al festival de cine de Cartagena.

Era la primera vez que Del Toro, al que no le importan las nacionalidades (“no creo en banderas, pero reconozco que hay un mundo más grande que yo”), venía a Colombia, un país que conoció gracias a los libros de ‘Gabo’.

Y ahora con Che, el argentino’ y Che, el guerrillero, un proyecto que surgió en 1997, que le permitió rodearse de los actores los latinoamericanos Demián Bichir, Jorge Perugorría, Rodrigo Santoro y Catalina Sandino y rodar en México, Puerto Rico y Bolivia, Del Toro sigue reencontrándose con Latinoamérica.

La presentación de la película

Alguien en el auditorio en el que se proyectó por primera vez en Cartagena Che, el argentino, la primera parte de la película protagonizada y coproducida por Benicio del Toro, estaba seguro de que el puertorriqueño no hablaba español. Le decía a su compañera que, seguro, había perdido sus raíces porque desde muy joven se había ido para Estados Unidos.

Pero el ganador de la Palma de Oro en Cannes (Francia) por su interpretación de Ernesto ‘Che’ Guevara no se había aprendido con profesor de español o de dicción los parlamentos del comandante. Esa noche, cuando salió al escenario a recibir las llaves de la ciudad, dijo en un perfecto español, que ni de lejos tiene la velocidad con la que acostumbran hablar los puertorriqueños.

“Se abrió un filón. La carretera está limpia y podemos aterrizar lo que quieras. Que hay talento en los actores, lo hay. No necesariamente para que trabajemos con ellos no solo Steven (Soderbergh, el director) y yo, sino otros cineastas que van a apreciar el trabajo de actores y actrices, como Catalina Sandino”, asegura.

Con el personaje hasta el cuello

Del Toro -indudablemente, el de mayor estatura en todos los encuentros con público y con periodistas en Cartagena -ha dicho que la película del ‘Che’ es la más ambiciosa de su carrera y que nunca había estado tan comprometido en un proyecto como con este.

“Estaba envuelto en la producción. Estaba preocupado por los problemas que teníamos para ir a Cuba o en si íbamos a contratar a actores que no fueran cubanos. Estaba con los escritores. Participé directamente en el trabajo de investigación, que en otras películas no había hecho tan profundamente, y que aquí no era solo para mi personaje, sino para el cuento entero. Hay un desborde de ese trabajo de investigación como actor para abarcar otras facetas”.

Fue su idea y la de Laura Bickford, productora, hacer una historia que revelara al ‘Che’ Guevara. El filme está basado tanto en su diario como en el libro del prestigioso periodista John Lee Anderson.

“Es difícil llegar a la meta cuando te propones recrear una realidad como la historia del ‘Che’. Y la película está basada en la verdad. Quisimos mantener, inclusive, un orden cronológico. La primera parte es un esquema que te deja saber quién era esa persona. Él iba como doctor, pero sus cualidades y su personalidad hicieron que subiera como comandante de un país y de una revolución que no eran suyas.

La segunda, los últimos 11 meses de su vida en Bolivia. No inventamos nada ni intentamos hacerlo mejor o embellecerlo. Esa es la verdad del ‘Che'”.

Quizá Del Toro se interesó por el ‘Che’ por el hecho de que es un outsider’, alguien que está por fuera de lo establecido, como muchos de los personajes que ha llevado al cine: Jack Jordan, en 21 Gramos; Toby Jay Wadenah, en El juicio, e inclusive Javier Rodríguez en Traffic, donde interpreta a un policía honesto metido en una institución corrupta.

“El teatro es conflicto y el outsider’ tiene conflicto. Es un underdog, es decir, alguien que nunca espera ganar. No es un seguidor, está contra la marea, es un salmón. Algunos son outsiders por sus ideales y otros por sus circunstancias. Como actor, creo que esos personajes con conflicto son más complejos y requieren más compromiso. Muchos de los actores que me gustan han hecho papeles así. Como Robert de Niro, Al Pacino, Dustin Hoffman (ah, sí, en Rain Man y en Tootsie) y John Voight. No soy ni el primero ni el último que se interesa por ellos”, reconoce.

Del Toro se levanta de su silla, la del salón del Heredia, para contestar una nueva entrevista. Es de alguien que, desde Perú y vía celular, está seguro de que el reconocido actor sí habla español. “¿Aló?”, pregunta de Toro, y cuando escucha una voz del otro lado, sonríe. Está agotado pero quiere seguir hablando del ‘Che’.

Fuente: El Tiempo

Otros links relacionados