Biutiful, con dos candidaturas a los Oscar, se estrena este 25 de febrero

Publicado en at 21/02/2011
113 0

El cine independiente presenta uno de los films que sin duda será de los más importantes del 2011, Biutiful. Dirigida por Alejandro González Iñárritu, director mexicano de culto, conocido por su trabajo en las galardonadas producciones Amores Perros, 21 Gramos y Babel. Quien el próximo 27 de febrero recorrerá el tapete rojo del Kodak Theater de Los Angeles, para recibir el Premio Oscar a la Mejor Película Extranjera y Mejor Actor, para su actor protagónico Javier Bardem. En Colombia la cinta se estrenará el próximo 25 de febrero.

¿A dónde vamos? ¿En qué nos convertimos cuándo nos morimos? Biutiful no es una película sobre la muerte, sino una reflexión sobre la vida cuando inevitablemente la perdemos. Esta es la historia de Uxbal un hombre totalmente contradictorio: padre entregado, amante atormentado, delincuente callejero y sensible a los espíritus, en un momento de intenso e inesperado peligro y vulnerabilidad, así como de transformación, cuando se descubre fatalmente enfermo. En esta historia, Iñarritu demuestra su capacidad de metabolizar la dura realidad de los pobres, los inmigrantes en Europa y los siempre invisibles, la individualización de la dura cotidianidad de uno de los cientos de millones de seres humanos.

No más historias entrecruzadas…
Una de las características narrativas que, para muchos, conectan en una trilogía los tres anteriores
largometrajes de González Iñarritu, Amores Perros, 21 Gramos y Babel, es la estructura de múltiples historias fragmentadas que se entrecruzan. Sin embargo, luego de finalizar la última, su director estaba tan agotado que decidió que su cuarta película tendría un único personaje, con un solo punto de vista, transcurriría en una única ciudad, con una línea narrativa directa y en su idioma natal. Así surgió Biutiful, todo lo que no había hecho hasta ahora, una historia lineal cuyos personajes mueven la trama dentro de un género inexplorado, según él: la tragedia.

Conciencia de inmigrante o huérfanos geográficos
En Biutiful no hay grandes acontecimientos, solo refleja lo que los noticieros reportan a diario: estadísticas de cientos de miles de personas muertas y explotadas en los suburbios de todas las ciudades europeas. De tal manera, la mayoría de sus personajes no son actores y de hecho han tenido vidas similares a quienes encarnan en la película. Es el caso de Diaryatou Daff quien interpreta a Igé, emigrante senegalesa, que asegura haberse identificado plenamente con su personaje. Es Mamá África, una madre inteligente, afectuosa y racional.

La actriz argentina, Maricel Álvarez, en el papel de la bipolar Marambra, el amor roto de Uxbal, presentó un casting “excepcional” después de pasar 24 horas sin dormir y haber recibido el texto sólo con 24 horas de antelación. “Hizo la prueba más extraordinaria que he visto nunca” asegura Iñárritu. “También le hice una prueba de cámara en las 12 horas que estuvo en España antes de volver a Argentina”.

Todo comenzó con el Concierto en Sol Mayor para Piano de Ravel
Biutiful empezó en otoño de 2006, mientras González Iñárritu preparaba el desayuno con sus hijos y puso el Concierto en Sol Mayor para Piano de Ravel. Unos meses antes, lo había puesto mientras íban desde Los Ángeles al Festival de Cine de Telluride. La vista en la zona de los “Four Corners” era espléndida, pero cuando acabó la pieza de Ravel, sus hijos se pusieron a llorar. La sensación de tristeza y belleza que desprende la composición les conmovió. Su hija María Eladia le contó que cuando muere una lechuza, escupe una bola de pelos. Aquella noche Iñárritu soñó con esa imagen, entonces comenzó a imaginar a Uxbal. Debido a que el propio Iñárritú trabajo en barcos a los 17 años y vivió en Barcelona, supo de inmediato que Uxbal pertenecía a ese lugar ecléctico y vibrante.

Fuente: Cinecolombia