Brad Pitt nunca ocultó que solía fumar mucha marihuana para lidiar con su incipiente popularidad a finales de los 90. Sin embargo, ahora ha admitido que dejó el hábito por el bien de su carrera, y debido al negativo efecto que causaba en su trabajo.

“Llegó un momento en que la adicción me estaba consumiendo como a un molusco, y acabé odiándolo. Llegué a la conclusión de que quería progresar como actor, formar parte de grandes historias, y aportar algo de valor a la industria del cine, así que lo dejé”, declaró el intérprete al diario The Guardian.

Además, Brad reconoció que el consumo de hierba también afectó a su personalidad, transformándole en alguien solitario y siempre recluido. “Lo cierto es que fumaba mucho, como todo un profesional, hasta el punto de evadirme de la vida”, admitió.

Recientemente, la estrella de Hollywood ha sido nominado al Oscar al mejor actor por su interpretación de un entrenador de béisbol en la aclamada cinta ‘Moneyball: rompiendo las reglas’.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados