Brasil abrió su Carnaval ignorando controversias sobre religión o seguridad

Con el fastuoso Carnaval de Rio de Janeiro como centro, Brasil comienza a vivir el viernes su desenfrenada semana de sensualidad y parrandas ignorando polémicas sobre seguridad, racismo y sexo.

Millones de personas celebrarán hasta el miércoles en todo el país la fiesta pagana que tendrá su clímax el domingo y lunes cuando 12 escuelas de samba irrumpan en el Sambódromo de Rio de Janeiro con sus monumentales carros y bailarines de cuerpos que parecen esculpidos.

 

Unos 700.000 turistas, entre ellos unos 200.000 extranjeros, son esperados en Rio de Janeiro, orgullosa anfitriona del "espectáculo más grande de la Tierra" como los cariocas denominan a los desfiles del Sambódromo.

 

Las celebraciones comenzarán el viernes en un clima de controversias sobre la seguridad luego de que estallara una crisis en la Policía Militar, principal cuerpo de vigilancia cuyos efectivos reclaman mejores salarios.

 

El gobierno relevó a la cúpula de la Policía Militar por haber tolerado manifestaciones de protesta por las bajas remuneraciones. En solidaridad con los relevados, casi medio centenar de coroneles y teniente coroneles pidieron ser exonerados de sus puestos de comando.

 

Las autoridades del estado, y los propios policías, aseguran que la crisis no afectará el dispositivo de seguridad que prevé desplegar 9.700 Policías Militares en el Sambódromo y en los principales centros turísticos de Rio.

 

"La sociedad puede estar tranquila. Rio tiene una historia de Carnaval calmo", dijo el secretario de Seguridad de Rio, José Mariano Beltrame.

 

Rio de Janeiro tiene elevados índices de criminalidad y los enfrentamientos entre policías y delincuentes, especialmente en las favelas, son cotidianos. Sin embargo, en acontecimientos de gran porte como el Carnaval, parece imponerse una tácita tregua.

 

Más que en los problemas policiales, la cabeza de los cariocas está puesta en el Sambódromo, donde las 12 principales escolas de samba pelearán por el titulo de campeona.

 

Los aprontes finales de los desfiles se vieron sacudidos el jueves por la decisión de una jueza de Rio de Janeiro de prohibir a la escuela Unidos do Viradouro presentar un carro con una alegoría al Holocausto judío y un bailarín disfrazado de Adolf Hitler.

 

La jueza admitió un reclamo de la Federación Israelita de Rio de Janeiro que se declaró agraviada por Viradouro y prohibió presentar esas alegorías en el contexto del Carnaval. La jueza consideró que "banalizaban" la atrocidad del Holocausto judío en la Segunda Guerra Mundial.

 

El clima de parranda reinará en todo los estados de Brasil, cada uno expresándolo a su modo, y luego de Rio de Janeiro las nordestinas ciudades de Salvador y Recife tendrán a millones de personas saltando y bailando todo el día por sus calles.

 

El propio presidente Luiz Inacio Lula da Silva llamó a los brasileños a "divertirse con responsabilidad".

Unos 19,5 millones de condones serán distribuidos gratuitamente en todo el país y para intentar reducir los accidentes de tráfico el gobierno prohibió vender bebidas alcohólicas en las carreteras.

 

En Recife, las autoridades municipales, además de distribuir condones, repartirán gratuitamente la llamada "píldora del día siguiente". La Iglesia Católica intentó sin éxito ante la justicia que la píldora fuera vetada por considerarla una forma de aborto, lo cual sería ilegal según la ley brasileña.

 

Pero la justicia rechazó el reclamo de la Iglesia por considerar que esa píldora es "contraconceptiva y no abortiva".
Fuente: Globovision

Otros links relacionados