brigitte_bardot_

Brigitte Bardot amenazó con seguir el ejemplo de Gerard Depardieu y pedir el pasaporte ruso, en protesta no por las subidas de impuestos, sino por el tratamiento que reciben dos elefantes de circo.

Francia podría perder a su mito sexual. La actriz Brigitte Bardot -famosa defensora de las causas ecologistas- ha amenazado con solicitar la nacionalidad rusa si las autoridades galas deciden aplicar la eutanasia a dos elefantes enfermos en Lyon, según ha anunciado este viernes en un comunicado emitido por su fundación.

“Si aquellos que tienen el poder tienen la cobardía y desvergüenza de matar a los dos elefantes Baby y Nepal (…), he tomado la decisión de solicitar la ciudadanía rusa con el fin de huir de este país que no es más que un cementerio de animales”, escribe la anciana actriz.

Bardot ya expresó públicamente su apoyo a Gérard Depardieu cuando el actor anunció su intención de renunciar al pasaporte francés. Precisamente, este jueves Vladimir Putin anunciaba que había concedido al actor la ciudadanía rusa.

La polémica
La suerte de Baby y Nepal, dos elefantes a los que se va a practicar la eutanasia, ha suscitado el enfado de los defensores de la causa animal desde mediados del mes pasado, entre ellos la Fondation Brigitte Bardot, una ONG creada por la actriz para auxiliar a animales maltratados o en peligro de extinción.

Los abogados del circo Pinder, propietario de los elefantes, han presentado un recurso ante el Consejo de Estado -la más alta jurisdicción administrativa francesa- para solicitar la suspensión de la eutanasia, decidida por la prefectura de Lyon. Esta adoptó la decisión al considerar que los paquidermos, alojados en el Zoo de Lyon, tienen tuberculosis, una afirmación cuestionada por las asociaciones.

La autopsia de otro elefante fallecido de la enfermedad en este zoo concluyó que el animal sufría tuberculosis, una infección transmisible del animal al hombre.

El recurso ante el Consejo de Estado no tiene efectos suspensivos. El 21 de diciembre, el tribunal administrativo de Lyon, al que había recurrido el propietario de los elefantes, dio la razón a la prefectura.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados