Cambios en la estructura de los Festivales al Parque en Bogotá

Publicado en at 1:25 pm
119 0
María Claudia Parias y Santiago Trujillo, de la Orquesta Filarmónica de Bogotá.

Cambios drásticos en todos los festivales al parque (rock, jazz, danza, ópera y Colombia al Parque) comenzarán a partir de este año.

La Orquesta Filarmónica de Bogotá, entidad que administra estos eventos desde el año pasado, decidió transformar el modelo de administración para que los programas tengan mayor continuidad durante todo el año.

“No teníamos afianzada una estructura”, explica María Claudia Parias, directora de la Filarmónica de Bogotá, quien encontró que era necesario fortalecer cada área (música, danza, arte dramático) para que la función de los departamentos no se centrara exclusivamente en “programar conciertos masivos”.

“Era muy difícil medir el fomento a la circulación, investigación y apropiación”, afirma la funcionaria, quien apunta que estas decisiones responden a atender la política de la cultura y el desarrollo sostenible de los proyectos que nacen cada año.

Que los programas tengan mayor impacto durante y no solo los días de fiesta en el parque: “Que el coordinador tenga una agenda todo el año”.

Gente más joven

En general, los cambios en cada área convocaron a profesionales jóvenes que asumirán las riendas de cada programa. “La juventud fue algo coincidencial”, afirma Parias, quien asegura que lo que se buscaba era la articulación de la nueva estructura.

En consecuencia, salieron de la coordinación de festivales el periodista y crítico musical Daniel Casas, de Hip Hop y Rock al Parque, y la musicóloga Janeth Riveros, de Salsa y Jazz al Parque. En esos cargos, los dos fueron figuras influyentes en el desarrollo del género y, como afirma Parias, “no fue un asunto personal”.

Así mismo, desapareció el cargo de coordinador de Colombia al Parque, que estaba en manos de Yaneth Reyes, y Danza al Parque, que no tenía una persona concentrada en lograr congeniar las danzas tradicionales con las contemporáneas.

Los cambios

Ahora, en música, esta gerencia permanecerá encabezada por Leonardo Garzón, pero bajo su cargo ingresan Janeth Reyes, quien coordinará el espacio de formación y creación; Giovanna Chamorro, en circulación e investigación; Donny Rubiano -quien había hecho parte del equipo de Rock al Parque en los últimos años- como asistente general.

De esta área depende también la coordinación de los festivales al parque, que quedó en manos de Johanna Pinzón, quien antes trabajaba en el Ministerio de Cultura como coordinadora nacional de circulación musical.

A su cargo queda, entonces, el logro anual de todos estos festivales que, algunos desde hace 15 años, han sido programas bandera de la Secretaría de Cultura del Distrito y, desde el año pasado, de la Filarmónica.

En cada uno (rock, jazz, salsa, ópera, etc) habrá un comité asesor conformado por expertos y que tendrá un responsable. Los nombres aún están por definirse.

Aunque aún no se conocen todos los cambios en cuanto a la logística de los festivales, se sabe que este año ya no habrá tres sino dos tarimas en Rock al Parque.

No fue presupuesto

La directora desmiente que haya habido un recorte presupuestal complejo pero reconoce una reorganización de los recursos, y asegura que todo esto no significará que se reduzca la calidad de los festivales.

“El recorte en el sector Cultura nos afectó muy poco, 800 millones menos, que no perjudicarán los procesos”, afirma Parias.

Por ejemplo, el programa de estímulos -que otorga la Filarmónica anualmente por concurso en cada área a artistas que se postulan por convocatoria- seguirá siendo superior a los 1.400 millones de pesos.

También señala que hicieron eco mensajes que recibían de la gente: “Nos mandaban derechos de petición, nos manifestaban una insatisfacción, así que había que abrir la mirada”, afirma Parias.

Los cambios, según explica Santiago Trujillo, subdirector cultural, artístico y de escenarios, son fruto principalmente de investigaciones realizadas el año pasado que arrojaron ‘estados del arte’.

En casos como el de la ópera, por ejemplo, que fue liderado por autoridades en el género como Martha Senn, el director Lior Shambadal y allegados al bel canto, ese análisis arrojó conclusiones drásticas de falencias en la educación de nuevos cantantes, falta de atención a aquellos que ya no son nuevos y por ende ya no clasifican a convocatorias para jóvenes talentos, y en que no haya espacios suficientes de exposición.

Fuente: vive.in