La jurado de Protagonistas de Nuestra Tele se confiesa en cuanto a su percepción del programa, sobre su experiencia como jurado y hasta habla sobre quién debe ganar.

Isabella Santodomingo es una de esas personas que nunca están desocupadas. Recién comenzó el 2012, luego de terminar su participación como jurado en un reality en Estados Unidos, pensaba en tomarse un tiempo para supuestamente descansar y terminar de escribir su sexto libro ‘De la ruptura a la sutura’, pero justo en ese momento le propusieron presentar nuevamente en temporada especial su stand up comedy.

La supuesta temporada de un mes se extendió y llegaron invitaciones para que lo llevara en otros países de Latinoamérica. Tres días los dedicaba entera a la escritura y los otros cuatro a presentarse en el teatro. Cuando creía que no tenía un minuto más para dedicarle a otra cosa, apareció la propuesta de ser por segunda vez jurado de ‘Protagonistas de Nuestra Tele’. “Casi, casi que no lo puedo hacer. Pero era algo que no me puedo perder porque es una experiencia en la que me divierto mucho. Fue maravilloso porque se pudieron cuadrar los horarios, pero a la vez fue muy duro porque el tiempo es medido. Me tocó viajar mucho. Había ocasiones en que iba a una ciudad con las convocatorias y volvía allí mismo dos días después para presentar la obra, o viceversa”, cuenta Santodomingo con ese desparpajo y honestidad para hablar, estilo tan conocido y propio como su acento costeño.

Sea como la actriz que ha dejado huella en la pantalla nacional en donde ha participado en reconocidas producciones tanto de televisión como cine, o sea como la escritora que ha vendido más de 320 mil copias de sus libros en Iberoamérica, Isabella confiesa que no tiene otra razón para hacer parte del jurado del reality que la de disfrutar esta experiencia en la que afirma se “divierte como una enana”.

“No necesito mojar prensa, no necesito que mi imagen salga. Lo hago porque es gratificante y honroso participar en un proceso en el que vemos como una persona convierte su sueño en realidad. De todos los realities que han salido, yo le creo mucho a Protagonistas de Nuestra Tele porque no se trata de solo regalarle quince minutos de fama a una persona”, afirma Isabella de forma certera para luego rematar diciendo que “este programa tiene un fin y es darle la oportunidad a un soñador de tener una carrera de verdad. Si la aprovechan o no, es de cada cual. Muchos han pasado, unos ha brillado, unos han pasado inadvertidos, unos se han convertido en estrellas y otros solo han sido estrellas fugaces. Es un reality que muestra los resultados y no solamente de la gente que gana. Aunque no hayan contado con el favor del público, salen de la Casa Estudio con unas herramientas y un reconocimiento que pueden aprovechar para salir adelante en la actuación, la presentación, el modelaje, la música y algunas también optan por estar detrás de cámaras”.

Con la alegría de volver a compartir con una amiga que conoce hace varios años, como lo es Alejandra Borrero, y con un director que admira como Sergio Osorio, Santodomingo habla sobre su papel en esta etapa de Protagonistas de Nuestra Tele, y cuenta de sus deseos de que el ganador sea alguien que realmente se lo merezca.

ENTREVISTA: “HISTORIAS DE LÁSTIMA HAY EN TODOS LADOS Y ESTRATOS, PERO MÁS LÁSTIMA ES NO DARLE LA OPORTUNIDAD DE GANAR A UN PARTICIPANTE QUE LO TIENE TODO MENOS UNA HISTORIA TRÁGICA”

¿Cómo califica a este grupo de participantes que quedó seleccionado para estar en la Casa Estudio?
Este año me precio de que hemos conseguido un buen grupo de participantes en el que cualquiera bien podría ser un Protagonista de Nuestra Tele si se esfuerza, si aprovecha esta oportunidad que el Canal RCN le está brindando y si logra llegar a la final anteponiéndose a los obstáculos de toda índole. Lo que yo siempre busco en los participantes es que además de talento, tengan personalidad, carisma, que atrapen, que llamen la atención, que sepan qué hacer con ese talento, cómo desarrollarlo, cómo evolucionar y de alguna forma, cómo exponerlo cuando salgan. Filtramos lo más que pudimos, siempre es un riesgo y una apuesta, pero me siento muy orgullosa de los elegidos que escogimos este año.

De acuerdo a cómo van las pruebas de talento, ¿se arrepiente de alguna selección?
Hay que tener en cuenta que no solo los elijo yo, pero más allá de eso, no me he arrepentido de ninguno. Lo que si pasa es que me van sorprendiendo unos más que otros. De unos pensé que no tenían mucho para dar y allá adentro han despegado y demostrado su personalidad; de otros que pensé que iban a ser la cosa más chistosa del mundo y resulta que adentro están aburridos. Hay personas que entran con mucha fuerza y se van diluyendo en el camino. En la Casa Estudio todo depende de ellos. Cuenta la afinidad que tengan con los demás participantes y con el público, y finalmente Colombia es la que decide.

De acuerdo a su experiencia en este tipo de programas, ¿cuál la estrategia que una persona debe utilizar para ganar?
Nadie tiene la llave. Hay muchas estrategias y las hemos visto todas, y si se puede observar que en Colombia desgraciadamente lo que ha funcionado bastante es generar lástima. Otra que ha funcionado es ser el elemento disociador, el frentero, el que dice las cosas. Me preocupa que el talento, su desarrollo y su evolución queda como un aspecto secundario, por lo que esta es la oportunidad de decirle al público que historias de lástima hay en todos lados y estratos, pero más lástima es no darle la oportunidad de ganar a un participante que lo tiene todo menos una historia trágica. Algo bueno es que se ha demostrado que la lástima pueda servir para ganarte el programa pero no te garantiza que cuando salgas vas a tener una carrera exitosa.

¿Se fijan como jurados en lo que pasa dentro de la Casa Estudio aparte de las pruebas de talento?
No me gusta ver mucho lo que pasa en la Casa Estudio, aunque a veces es inevitable. Pero trato de no perder la objetividad. No me interesa quién se mete con quién o qué hace. Lo que no me pierdo son las clases de actuación, dicción, expresión corporal y demás, porque son cosas que valoro. Quiero ver cómo están asumiendo esa experiencia.

Estuvo como jurado en Estados Unidos en un reality similar a este, ¿cómo compara estas dos experiencias?
Una cosa que he aprendido a valorar es que aquí en Colombia se esmeran por actuar con naturalidad, sin que se note que esté actuando. Allá es mucho más sobreactuado y creen que eso está bien. Lo bonito es que acá se les enseñen a que se apropien de la escena, la hagan creíble desde su compresión. Este país es muy buena escuela y hay un buen nivel. Lo que si hay allá es que el cuento de votar por lástima creo que está erradicado.

¿Dentro del grupo de jurados, cuál es su papel?
No tenemos papeles. Estoy sentada una de los mejores directores de este país y de la mejor actriz dramática del país. Trato de decir cosas distintas y no pegarme a lo que digan ellos. Pongo de mi personalidad en todo lo que hablo. Somos distintos en muchos sentidos y gracias a eso creo que hemos armado un equipo que tiene un buen balance.

¿Hay en algún momento en que mida sus palabras?
Nací sin filtro mental, lo digo como me sale. En mis libros escribo como siento. Sin pretensiones. Sin el ánimo de posar de novelista. Siempre digo lo que pienso sin intentar agradar o desagradar. Muchas personas no lo digieren tan fácilmente y el público a veces me tiene por cruel, pero nunca es con mala intención. Pero creo que precisamente por eso me han escogido. Me gusta hacer reír a la gente y siempre una dosis de sarcasmo en lo que hablo.

Al ser persona con tanta facilidad para hablar ¿Se ha quedado alguna vez sin palabras?
Algunas de las audiciones lograron eso. No entiendo como una persona hace fila durante todo un día, hasta acampa y cuando llega a la audición no tiene nada preparado; o por ejemplo desnudarse y creer que ese gesto aparentemente valiente sería suficiente para pasar. Viendo noticieros o leer cosas duras, eso también me deja sin palabras y muy horrorizada.

¿Cuándo la volverá a ver el público actuando en televisión o cine?
Este año se estrena una película que se filmó en Venezuela en la que comparto créditos con Paola Rey de Pobres Rico, y con muy buenos actores y de renombre en ese país. Me ofrecen cosas en televisión, pero no he tenido el tiempo para dedicarme por completo a un proyecto, ni he sentido la necesidad de meterme un año entero en un estudio. Me sacó el clavo con mi stand up que es una puesta en escena. Ha sido una experiencia fantástica y en esta nueva gira nacional e internacional me ha ido muy bien. Estoy tratando de cerrar este ciclo dejándole al público una obra bien montada, con escenografía, con música original, absolutamente histriónica y con participación del público.

A lo largo de su vida ha sido activista y ha liderado varias causas sociales, ¿sigue haciendo algo referente a esto?
Estoy calladita pero trabajando. Queremos seguir ayudando a las víctimas del invierno. Ya tenemos 50 casas construidas en La Mojana, Sucre, y la meta es tener el suficiente apoyo para llevar a 150 familias a tierra alta para que no corran más riesgos. Es una obra bonita a la que no le hago mucho bombo, porque la idea nos figurar sino ayudar.

Fuente: rcntv

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados