Carla Bruni y Sarkozy se casaron en la intimidad para frenar críticas

51 0

La boda entre el presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la ex top model Carla Bruni, celebrada en la intimidad el sábado, regulariza una situación que confundía a los franceses y alimentaba las críticas sobre la exposición de la vida privada del jefe de Estado.

Rompiendo radicalmente con la mediatización que rodeó hasta ahora su relación con la ex top model y cantante, con la que se mostró en EuroDisney, Egipto o Jordania, Sarkozy contrajo matrimonio en la más estricta intimidad en el palacio del Elíseo, sede de la presidencia.

<a href="http://ads.us.e-planning.net/ei/3/67b/3518d314fd38e727?it=i&rnd=$RANDOM" target="_blank"><img width="250" height="250" alt="e-planning.net ad" src="http://ads.us.e-planning.net/eb/3/67b/3518d314fd38e727?o=i&rnd=$RANDOM" border=0></a>

 

No hubo fotos ni imágenes en la televisión para este evento, que fue sin embargo recogido el domingo en la prensa de toda Europa.

 

"Hay muchas posibilidades de que os enteréis cuando ya se haya hecho", prometió en enero Sarkozy a los periodistas, defendiéndose de quienes le acusan de vender su vida privada, algo que comenzaba a molestar a la opinión pública, sobre todo a sus electores más conservadores.

 

"Las consignas fueron claras: ni fotos ni declaraciones. Los sondeos en baja reflejaron la exposición excesiva de la vida privada del jefe de Estado", según el diario Journal du Dimanche.

 

"Todo vuelve a ordenarse de nuevo a cinco semanas de las elecciones municipales, en las que la derecha teme un voto sanción del electorado, desestabilizado ante a la imagen del jefe de Estado", según la publicación.

 

Según un último sondeo, sólo un 41% de los franceses confía en Sarkozy en estos momentos.

 

Además de la exposición de su vida privada, el sentimiento de que el presidente no cumple sus promesas de campaña, sobre todo en lo relativo al poder adquisitivo, explica esta caída en los sondeos.

 

"El bando de Sarkozy espera que su héroe se ponga ponerse de nuevo a trabajar y lo haga bien", según el diario Le Parisien, admitiendo que los ocho primeros meses del mandato de Sarkozy, que se divorció de su segunda esposa, Cecilia, en octubre tras años de relación tumultuosa, estuvieron sobre todo ocupados por su vida privada.

 

Su matrimonio con Bruni resolverá también varios problemas de protocolo, que impidieron por ejemplo que la ex top model acompañara a Sarkozy durante su visita a India en enero.

 

El domingo, el Sunday Times subrayaba que la boda pone fin también a la inquietud de la reina Isabel II, que recibirá a Sarkozy en marzo en el castillo de Windsor y no tenía claro si el presidente francés y su novia debían dormir en habitaciones separadas.

 

Para el diario conservador alemán Welt am Sonntag, "las relaciones y los amores siempre estuvieron presentes en las dinastías francesas pero la norma era siempre la discreción, una palabra que Sarkozy no entiende".

 

Al mismo tiempo, la personalidad de Carla Bruni, su exposición mediática, su carrera de cantante y hasta la libertad que reivindica en su vida amorosa no dejan claro qué tipo de primera dama desea ser.

 

La prensa no ha tenido demasiada piedad de la ex top model y publicó la lista de sus conquistas masculinas presentándola como una "devoradora de hombres".

"Con un carácter tan imprevisible, como el de Carla Bruni, Nicolas Sarkozy corre un riesgo" al casarse con ella, estima el politólogo Philippe Braud.

 

Pero si la ex top model encuentra su lugar en el Elíseo, "su elegencia, su cultura, su popularidad y sus relaciones públicas podrían jugar un papel fundamental en la imagen de un presidente moderno", concluyó.
Fuente: Globovision

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados