Carolina Cruz presentará un nuevo reality del Canal RCN

153 3

La caleña, que pasó de talla 10 a 6, firmará este viernes autógrafos para sus seguidores en Bogotá .

“En la calle no me dicen qué tan buena gente soy, qué tan bonita que me veo o qué tan antipática les parezco, todos coinciden en: ‘pero usted es flaquita, porque en televisión se ve más gorda y vieja; parece una niña”.

Así, entre risas, la presentadora caleña revela que los comentarios que los televidentes le hacen hoy la llenan de orgullo. Con una exigente rutina y con un cambio en su metabolismo alcanzó a ser nuevamente talla 6, medida que recobró luego de diez años de ser coronada como virreina nacional de la belleza.

“A mis 30 puedo decir que logré dar con mi talón de Aquiles. A mí la grasa no se me va para las caderas o la cintura, sino para los brazos y la espalda, y con los planos que me hacían en TV, pues registraba más gruesa. Ahora tengo los brazos marcaditos y la espalda más firme y sí, me enorgullece, la que diga que no se siente mejor al verse más delgada en el espejo, es mentirosa”.

Tres meses para ponerse en forma

Recobra su figura de los 19 años, justo cuando deja la presentación de noticias de farándula (tomó una licencia por tres meses) y debutará como animadora del reality ‘Cita a ciegas’, a mediados de febrero. Mientras, su amor con el actor Lincoln Palomeque se pone cada vez más serio y planea el lanzamiento de sus productos de belleza y su segunda colección de zapatos.

¿Cuándo iniciaste la pérdida de peso?

“Nunca he sido gordísima, pero tampoco flaca-langaruta; sin embargo hice una limpieza mental y me quité esa idea de que como soy tan grande (1,80), nunca iba a lucir más delgada. Hace dos años empecé a entrenar con Alejandra Bernal y Diana Moreno y le cogí amor al ejercicio, también a llevar una dieta más juiciosa”.

¿Cómo es la rutina?

“Entreno todos los días desde las 5:30 de la mañana hasta las 7, realizo media hora de elíptica para quemar grasa, después una hora de pesas y estiramientos”.

¿Fuera de las cámaras también te molestaban esos kilitos de más?

“Claro, menos mal mi entrenadora dio con mi punto débil, pues los entrenadores tienden a ejercitar a todo el mundo igual… yo solo necesitaba circuitos cortos para tener las pulsaciones arriba y lograr quemar la grasa. Ahora adoro el ejercicio, no puedo vivir sin él”.

¿Cómo es la dieta?

“Hago tres comidas buenas al día; al desayuno proteína, frutas y jugo, al almuerzo carbohidratos (arroz, papas, plátano, pasta), proteína y ensalada y en la comida proteína con menos cantidad de carbohidratos y ensalada. El éxito del tema es que los fines de semana soy descarada y como más, para que el cuerpo se acostumbre a recibir de todo: dulces, postres y harinas”.

¿Cambió tu metabolismo?

“Total, ahora como normalmente y no me engordo; antes comía de más el fin de semana y el lunes ya se me notaba: la ropa me quedaba más ajustada. Y se me convirtió en una rutina de vida rica. La felicidad, estar trabajando, con salud, con amor y con todo estable, se nota…”

Del reality

¿Cómo llegó la propuesta?

“Hace un año, exactamente, había hablado con Gabriel Reyes y le dije que si tenía otros proyectos en presentación, que me tuviera en cuenta. En noviembre, me llamó Charria y me contó del proyecto; conseguí el teléfono del productor Juan Maldonado y le dije que quería hacer el casting, me contestó que la única opción era al día siguiente, y yo viajaba a Medellín. Me quedé como triste, sin embargo, un día después me llamó y me dijo: ‘mucha de buenas, extendieron las pruebas’. A los días me seleccionaron”.

¿Te otorgaron la licencia fácilmente?

“Me senté a pensarlo con cabeza fría, hablé con mis jefes: Gabriel Reyes, Eugenio Martínez y Clara Elvira Ospina, la directora, y me dijeron que si quería y si lo veía como una opción de crecimiento, que lo hiciera. Salí al aire hasta el 29 de diciembre y el 5 empezamos a trabajar”.

Es tu segundo reality, ¿cómo lo has vivido?

“Participé en ‘Cambio extremo’, sin embargo ahora convivo con la gente de la producción, veo las cámaras, grabo todo el tiempo; la exigencia de grabación es muy intensa, pero se trata de una edición nunca antes vista”.

¿Cómo es el programa?

“Los concursantes buscan el amor de sus sueños. Todos han sufrido por cachos, por engaños; se trata de gente joven, chévere y vivirán en una casa, separados los hombres, de las mujeres. Su primera cita será en un cuarto oscuro, habilitado con rayos infrarrojos. Allí hablarán de todo, pero no pueden decir la edad ni describirse físicamente, después chatearán y solicitarán otra cita y ahí sí se pueden tocar, oler, besar, lo que ellos quieran…. Al final se verán y descubrirán si se gustan o no”.

¿Cómo has vivido esta experiencia?

“Ha sido increíble; la directora, Claudia Valencia, es muy chévere, la maquilladora, vestuaristas, hemos hecho un parche rico. Me hace falta el noticiero, mis compañeras, los televidentes, pero necesitaba oxigenarme. La versión original es holandesa, en Estados Unidos la hizo ABC y ahora RCN la forja. Los otros dos tienen un contenido más explícito, las mujeres acá somos un poco más recatadas”.

¿Te veremos con nuevo look?

“Soy malísima para hacerme cambios radicales, pero me atreví con iluminaciones en el pelo y el vestuario será más chic, con vestiditos glamorosos, con muy poco maquillaje y sin tacones”.

¿Y que tal te queden gustando más los ‘realities’?

“He pensado en eso, pero sería más factible si estuviera aburrida de presentar en el noticiero, pero no, allá paso feliz y adoro la adrenalina de la noticia diaria”.

¿Quién ha sido tu ángel en este cambio?

“La que me empujó fue Andrea Serna, pues además de ser mi amiga y mi compinche y de admirarla y respetarla, apenas me confirmaron, me aconsejó que no tuviera miedo, que lo hiciera”.

Fuente: El Tiempo

Comments are closed.