Carolina y Diego seguirán luchando fuera de la pista de ‘Bailando por un Sueño’

103 0

Una nueva luz se apagó en la tercera temporada de ‘Bailando por un Sueño’. A pesar de haber estado invictos durante las cuatro galas, Diego Andrés Valbuena y la talentosa actriz y cantante, Carolina Sabino, le dijeron adiós a la competencia, pero no a su ilusión.A pesar de haber participado en años anteriores en algunos grupos de baile, Diego Andrés debió despedirse de la pista de ‘Bailando por un Sueño’ junto con Carolina Sabino, su pareja. Sin embargo, estos dos soñadores piensan seguir luchando para que Andrés, el hijo de Diego, pueda recibir su tratamiento.

“Yo decidí entrar al programa por la necesidad de mi hijo, pero ahora que salí pienso aprovechar la oportunidad que me den los medios de comunicación para hablarle a toda Colombia; yo sé que la gente de este país tiene un corazón muy grande y sé que me van a querer tender la mano”, dijo el bumangués.

Para este padre comprometido y responsable era importante su compañera de baile, pues no pensaba tanto en una famosa experta en la pista, sino en una persona que se defendiera y que entregara toda su energía por su hijo.

“Me dio mucha alegría saber que me tocaba con Carolina, pues ella no solo es actriz también baila, canta, en fin, hace de todo. Ella se convirtió en un gran apoyo para mí, pienso que su compromiso, verraquera y empuje nos llevaron tan lejos”, agregó Diego Andrés.

Pero Diego no era el único preocupado por su pareja, Carolina Sabino era consciente del papel que estaba jugando, pues debía escoger la mejor opción de sueño según su criterio. “Desde el primer momento me sentí bien con Diego porque él es papá y porque su sueño tiene que ver con un sentido importante en mi vida, el oído. Yo soy cantante, soy actriz, soy madre, entonces yo decía cómo es posible que un chiquito de tres años y medio tenga este problema, ahí dije, tengo que ayudarlo”, comentó la ex participante.

Aunque hayan tenido que abandonar la competencia, para Diego y Carolina estar en ella fue una gran experiencia. “Me voy contento porque bailando por el sueño de mi hijo me encontré con personas maravillosas y talentosas que me brindaron su amistad; además, aprendí que hay luchar para alcanzar el objetivo, todo en la vida tiene un sacrificio y una recompensa”, afirmó el soñador.

Carolina por su parte se va satisfecha, pues piensa que no sólo lo dio todo como bailarina, sino como persona. Sin embargo, lo que más rescata la actriz de esta experiencia es haber hecho algo por alguien diferente a su entorno inmediato, bailar para ayudar a una persona desconocida.

Los golpes, las rutinas de ensayo, los momentos de tensión, los amigos, pero sobre todo los gratos recuerdos permanecerán en la mente de estos dos soñadores que no darán su brazo a torcer, pues su mayor anhelo es que Andrés reciba el tratamiento adecuado para que pueda escuchar algún día no muy lejano la anécdota que vivió su padre en ‘Bailando por un Sueño’.

Fuente: Prensa Teleset

Opiniones

opiniones y comentarios

Otros links relacionados