La cantante más prolífica de latinoamérica, la inmortal Chavela Vargas se va para quedar por siempre en los corazones de quienes la recuerdan como la ranchera de México y le rinden homenaje por el bulevar de los sueños rotos.

La noticia se confirmó en su cuenta twitter @ChavelaVargas: “Silencio, silencio: a partir de hoy las amarguras volverán a ser amargas… se ha ido la gran dama Chavela Vargas”.

La dama del Poncho Rojo falleció por un paro respiratorio, luego de sufrir de problemas crónicos en corazón, pulmones y riñones. Durante cinco años tuvo que recibir tratamiento e internarse varias veces en el hospital Inovamed de Cuernavaca.

Los últimos deseos de Chavela fueron que no se le aplique ninguna técnica de resucitación ni se la conecte a un respirador. La artista creía fielmente que la muerte es sólo un paso, y que depués de ella se trasciende a un plano superior.

La mujer de la voz ronca y la guitarra indomable, nació en Costa Rica en 1919 pero su tierra amada siempre fue México. Allí hizo grandes amistades como la de los reconocidos pintores, Frida Khalo y Diego Rivera.

Chavela es una leyenda, con su puro encendido y su trago siempre a la mano, la artista dejó parte de su corazón en España, la tierra de su querido Federico García Lorca, el poeta gitano, el poeta de la luna.

La autora de himnos como La Llorona y Paloma Negra, llegó a grabar más de 80 discos y a participar en obras cinematográficas como Frida y Babel, además de estar siempre presente en la obra de su gran amigo, Pedro Almodóvar.

Los mariachis de la plaza Garibaldi de la capital mexicana recibirán mañana junto a la cantante Eugenia León y los macorinos los restos de Chavela Vargas para acompañarla hasta el Teatro de Bellas Artes, donde se instalará la capilla ardiente, explicó su amiga Mariana Gyalui.

Tras proceder a la incineración de los restos de Vargas, sus amigos procederán a esparcir sus cenizas en el cerro del Chalchi, frente al que ella tenía su casa de Tepoztlán (Morelos).

La música pierde hoy a un genio, a una poeta, pero como su canción decía ‘piensa en mí’, Chavela deja un gran legado. Su talento, su creación más pura, esas quejas y odas a la vida, porque ella fue del amor, ave de paso.

“Yo no me voy a morir porque soy una chamana y nosotros no nos morimos, nosotros trascendemos”.

Opiniones / Comentarios

Otros links relacionados